Margarita Bofarull Buñuel

r.s.c.j

 

 

"Todo lo que hicisteis a uno de estos pequeños, a mi me lo hicisteis"  (Mt. 25, 40).

"Llamadas a descubrir y manifestar su Amor, respondemos dejándonos transformar por el Espíritu". (Const. nº 4).

 

 
Nacida en Barcelona el 2 de febrero de 1961.

Profesión: 12 de Junio de 1994: Religiosa de la Sociedad del Sagrado Corazón de Jesús

Ha sido provincial de la Provincia de España Norte de la Sociedad de Sagrado Corazón desde el 2005 al septiembre de 2011.

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona en 1985. Licenciada en Teología, especialidad Moral, por la Facultat de Teologia de Catalunya, 1994. Postgrado en Medicina Tropical por la Universidad de Barcelona (Hospital Clínico) 1995.

Vicepresidenta de CONFER España (desde noviembre de 2009).

Profesora de la Facultat de Teologia de Catalunya y de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) de El Salvador.

 

 

PARTICIPACIÓN EN LA JUNTA DIRECTIVA DE LA CLAR -HAITÍ-

Hay realidades donde dolor y esperanza se confunden, Haití es una de ellas.

Participar, respondiendo a su invitación, en la reunión de la Junta Directiva de la CLAR en Port au Prince ha sido una ocasión privilegiada para “escuchar a Dios donde la vida clama”, que era el lema del encuentro.

Después del 12 de Enero de 2010 la vida cambió radicalmente para nuestros hermanos haitianos, y desde ellos cambió para todos nosotros. El terremoto mostraba la cara más amarga de la pobreza a la vez que se erigía en clamor por la justicia.

Los escombros presentes en toda la ciudad, las casas derrumbadas, las tiendas de campaña, los campos de refugiados, la falta de acceso al agua potable, son evidencias, quince meses después, de la injusticia y la corrupción que han creado tanta muerte en este pueblo.

La vida religiosa de América Latina y el Caribe hacía una apuesta por “escuchar a Dios dónde la vida clama”.

Tuvimos el privilegio de compartir una tarde las reflexiones del excelente teólogo haitiano William Smarth, que nos habló de nuevos escenarios y sujetos emergentes hoy en Haití. Cito textualmente algunas de sus aportaciones: “En Haití, en medio de las causas de muerte, de desaliento, de tristeza, de desunión, de mediocridad, de fracaso, cuento la Vida Consagrada entre las realidades que tienen como tarea ser la palanca que ayude a levanta las toneladas de piedras de cemento que mataron a tantas personas humanas, de ser la voz de Marta y de María que mueva la compasión de Jesús para que resucite a todos los Lázaros de nuestra tierra, de ser instrumento del Espíritu Santo para dar vida nueva a este país magullado. Eso depende, ciertamente, de la gracia de Dios, pero eso se hará posible también si los religiosos y las religiosas lo desean, lo quieren. (...)

No se trata de repetir lo pasado, pero tenemos que dejarnos habitar por el mismo Espíritu de cambio para ayudar en la victoria de la vida sobre las fuerzas de la muerte. En Haití , los sacerdotes y los miembros de la Vida Consagrada somos, como institución, las personas más privilegiadas. A quien mucho se le da, mucho se le puede pedir. (...)

Así que la Vida Consagrada en Haití hace un trabajo significativo, pero está llamada a una misión más sobresaliente para ayudar a que los pobres de toda suerte empiecen de nuevo a esperar, según la palabra del Papa Juan Pablo II en su visita a Haití, en 1983.”

Un momento significativo fue el encuentro con la vida religiosa haitiana. Celebramos la Eucaristía, presidida por el Nuncio, Mns. Bernardino Auza. La esperanza de un pueblo y una Iglesia joven nos daba la bienvenida.

Nos ayudó también a contemplar la realidad Matilde M ª Moreno, religiosa del Sagrado Corazón. Partió de “ cuatro verbos imprescindibles ”: ver, escuchar, fijarse, bajar, en referencia al texto de Ex. 3,7.. Con ella nos acercamos al clamor de los empobrecidos de la Tierra. Nos compartió la apuesta por “ la reconstrucción de tantas personas traumatizadas aún por los desastres del terremoto, del cólera, de la crisis política y de los males viejos del hambre, la dependencia, el desempleo y la orfandad. Apostamos por cuidar y hacer crecer la vida”.

Un País que cuenta con casi 10 millones de habitantes, casi todos en estado de extrema pobreza, urgía la revitalización de la mística y la profecía de nuestra vocación como Consagrados.

Celebrar la Eucaristía el domingo en uno de los campos de refugiados de Puerto Príncipe nos evidenció que Dios camina con su pueblo, le fortalece y envía.

En asamblea el último día expresamos que todo lo visto y oido nos movía a la compasión.

Ante la pregunta de qué Dios se nos manifiesta en estos clamores, a mi se me hizo presente el Dios que tiene entrañas de misericordia, el Dios fiel que nunca abandona a su pueblo, el Dios que promete justicia y escucha nuestros clamores, el Dios que continua enviando hermanos y hermanas para liberar a Su pueblo, el Dios presente en el hermano, el Dios crucificado por el pecado, el Dios de la esperanza.

Como dice el mensaje final de la XLI Junta Directiva de la CLAR: “ Haití nos coloca frente a la verdad y a la necesidad vital de un CAMBIO, de una TRANSFIGURACIÓN de mente, de actitudes, de posturas. Una segunda oportunidad para la vida religiosa, para llegar a ser “palanca de esperanza” *, para levantarnos de los escombros de la indiferencia y comodidad, con una actitud de humildad y de búsqueda sincera. Una oportunidad para fortalecer procesos y experiencias intercongregacionales que favorezcan la comunión con la CHR, con la Clar, con las conferencias de América Latina. Con el pueblo haitiano, Dios nos regala un Kairós para releer el presente y proyectar otro futuro posible donde seamos “testigos de la presencia de Dios en medio de su pueblo, verdaderos centinelas de la venida de Cristo, verdaderos portadores de la esperanza (…) las manos de Cristo y hasta el corazón de Cristo que se compadece de la miseria de su pueblo”.

CONFER nos unimos a la CLAR para tratar de responder a Dios “allí donde la vida clama”.

 

* Palabras de P.William Smarth: “ En Haití, en medio del desaliento y tristeza, la VC debe ser la palanca que ayude a levantar las toneladas de escombres, la voz de Marta y María para suscitar la compasión y provocar la resurrección de Lázaro. Esto depende de la gracia de Dios, pero también del deseo de la VR ” (10 de abril del 2011)

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265