DIARIO HOY

Tenemos en la Cancillería

un paquete de ateos agresivos

Publicado el 28/Agosto/2011 | 00:14

Antonio Arregui Yarza

Quién es: presidente de la conferencia episcopal ecuatoriana y arzobispo de guayaquil. Es Doctor en Derecho Canónico y en Jurisprudencia...

 

 

En el comedor de la Curia Arzobispal, Antonio Arregui, presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y arzobispo de Guayaquil muestra dos fotografías: en una aparece junto al fallecido papa Juan Pablo II. En otra está con Benedicto XVI. Ambas se pueden ver en la sala de la Curia Arzobispal.

En su despacho reposan decenas de ejemplares del libro Personajes secundarios del evangelio, escrito por el ex arzobispo de Guayaquil Juan Larrea Holguín (+), un obsequio para todos sus visitantes, al igual que una estampa de Nuestra Señora del Cisne.

Seguidor del Opus Dei, la línea más conservadora de la Iglesia, cuestiona que un ateo (que no cree en Dios) como Pablo Villagómez sea el subsecretario de América del Norte y Europa de la Cancillería, y a la vez firme como el autor de una Ley de Cultos a la que califica como más que un mamotreto.

 

¿Cómo analiza los diversos proyectos que se han presentado sobre la ley de Cultos?

Hay varios. Desconozco el primero que presentó un asambleísta. El segundo es un proyecto que promovió el Ministerio de Gobierno y Cultos al cual la Conferencia Episcopal Ecuatoriana le envió sus consideraciones. Y el tercero que ha aparecido bajo la autoría del subsecretario de Cancillería, Pablo Villagómez.

¿Cómo califica el proyecto de Ley de Cultos presentado por Villagómez?

Es realmente difícil calificarlo. Es un proyecto totalmente inviable en nuestro país y, seguramente, en cualquier otro país. Cuba queda como un oasis de libertad en comparación con lo que estipula este proyecto. Esta ley es tan restrictiva, es tan sofocadora de la más elemental manifestación de libertad religiosa, que resulta una tiranía absolutamente inaceptable.

¿Por qué razones?

El proyecto prohíbe cualquier expresión de la religión en espacios públicos. Prohíbe ostentar señales de pertenencia a una religión. Le niega a una entidad religiosa mantener un medio de comunicación social. Pide que las autoridades de una entidad religiosa deban ser controladas u objetadas por el Estado. Restringe la libertad de religión que es como la libertad de la circulación de la sangre. Algo personal e intrascendente.

¿Qué análisis haría del proyecto de Villagómez?

Esta ley ni siquiera merece un análisis serio, porque es un engendro de tal calibre que resulta excedente cualquier umbral democráticamente aceptable aún a sus niveles más mínimos.

¿Este proyecto viola preceptos constitucionales?

Desde luego. Así lo ha reconocido el presidente de la Asamblea Fernando Cordero.

¿Cuál es el precepto constitucional que viola?

Por ejemplo, el artículo donde se describe el derecho de decidir cada uno sus convicciones religiosas y vivirlas en una forma personal, o también pública y social.

El proyecto apunta a la prohibición de las instituciones religiosas a acceder a los medios de comunicación por motivos de propaganda. ¿En dónde queda el derecho a la comunicación?.

En ninguna parte. Esta es otra violación constitucional.

El proyecto prohíbe la realización de actividades económicas. ¿De qué vivirían las curias?

Del aire. Este proyecto lo que desea es que desaparezca la religión.

¿Cuál es entonces el punto interesante del proyecto?

A la final tenemos en el Ministerio de Relaciones Exteriores un paquete de ateos agresivos, los cuales, por decir así, son los que tienen a su cargo las relaciones con la Santa Sede. Este es el punto más interesante.

¿Le augura larga vida al proyecto?

Este proyecto quizá de suyo no va muy lejos. No creo que tenga algún futuro, pero retrata a su autor. Y él no ha denegado su autoría. Recordemos que este señor (Pablo Villagómez) es subsecretario para América y Europa en donde está el Vaticano. Entonces las relaciones del Vaticano con el Ecuador, cuya población tiene tanto cariño por el Santo Padre, está en manos de un ateo militante.

El proyecto elaborado por Pablo Villagómez, destaca la prohibición de la enseñanza religiosa en espacios públicos, así como en centros educativos de toda clase y nivel. ¿Qué opina?

Significaría una violación del estado laico. El prohibirle a alguien que enseñe la religión a unas monjitas del colegio la Providencia, por ejemplo, es negarle a ese establecimiento su propia razón de ser de una manera increíble, abusiva e inaceptable. Un centro educativo goza de su existencia porque es un derecho el poder enseñar.

El artículo 16 del mencionado proyecto plantea que el repique de campanas de las iglesias se establezca por ordenanza. ¿Cree que eso es posible?

Todavía puedo aceptar que se apruebe una ordenanza para tal sentido, porque es un ruido urbano. De hecho cuando hacemos una procesión en donde ocupamos un espacio público solemos pedir permiso a las autoridades de tránsito y al Cabildo. Para eso sirven las ordenanzas. Nos parece extraordinario que una ordenanza regule las campanas.

El artículo 65 prohíbe la celebración de ceremonias religiosas en los recintos militares y policiales ¿Le parece correcto?

Habría que preguntárselo a militares y a policías. Cada vez que tienen un aniversario piden una misa y son gente de fe y sencilla. Los militares y los policías son pueblo popular, son gente criada en la fe y en su trabajo. Sería un despojo absurdo el tratar de privarles de lo que es una posesión íntima e inviolable que el Estado debe respetar.

¿La propuesta de Villagómez es un mamotreto como dice José Mario Ruiz, ex presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana?

Es un calificativo muy benévolo. Porque mamotreto significa una cosa indigesta y desbarajustada, sin racionalidad.

¿Y cuál sería el suyo?

Lo calificaría como la expresión de un odio verdaderamente visceral hacia toda religión. En cuanto a este proyecto de Villagómez no hemos hecho conocer nuestros criterios. En mi opinión no merece mi atención. En todo caso esperamos para ver si se trata de una postura oficial. O se trata del ejercicio de libertad literaria que tienen todos los ciudadanos, incluidos los funcionarios. En este caso ellos deberán pronunciarse por ser solidarios con este proyecto, o reconocer la libertad del funcionario para ocupar sus horas de trabajo en producir este tipo de engendro.

¿Hay intromisión política en este proyecto?

Desconozco. No sé si hay la intención de lanzar un globo sonda o si hay la intención de crear criterios para manipular a la opinión pública.

El expresidente Gustavo Noboa considera que el articulado está hecho a imagen y semejanza de Ricardo Patiño y Kintto Lucas, canciller y vicecanciller. ¿Concuerda con él?

Él debe conocer a esas personas más a fondo de las que yo las conozco. Es una opinión que me merece respeto.

¿La comparte?

No sé. Eso sería introducirme en el mundo de valoraciones personales. Pero cuando alguien declara públicamente que es un ateo como el señor Villagómez, y cuando alguien produce una cosa como ese proyecto (de Ley de Cultos), solo podemos calificarlo de ateo agresivo. Él no es el adecuado para llevar las relaciones con la Santa Sede.

Un tema que también aparece en el espacio público es la enseñanza del islamismo. ¿Cuáles son, sus comentarios?

Es un poco particular, ciertamente. Porque el mundo árabe adquiere cada vez mas importancia en nuestra realidad actual. Sin embargo, siempre ha sido un mundo periférico respecto del nuestro. No ha sido cercano ni hemos tenido grandes contactos. En todo caso es una realidad cultural que no cabe despreciar.

¿Está de acuerdo que para el nuevo bachillerato se proponga el estudio de la religión islámica como materia obligatoria?

Me llama la atención que se ponga como obligatorio el estudio del islamismo (Nota: se enseñará cultura islámica) se haya prohibido el estudio de la fe cristiana. Porque por último esta es la fe que tienen la mayoría de los ciudadanos y tienen derecho a que en la escuela, según los deseos que expresen sus progenitores, reciban también un planteamiento de lo que sucede en relación con la cultura que los rodea. Un diálogo entre fe y cultura siempre es propiciado por la iglesia y por la propia dinamia de la fe, y ciertamente el que se privilegie al islamismo en este sentido, me llama mucho la atención.

¿Estudiar la religión islámica permitirá a los alumnos que tengan una visión crítica y plural del mundo?

Seguramente ayudaría a que tengan una visión más completa del mundo.

¿Cree conveniente el estudio comparativo entre la religión cristiana y la musulmana, como complemento de la cristiana? ¿Lo acepta?

Los creyentes tenemos derecho a prestar atención al núcleo de creencias que son nuestras, no de las que se entreguen en manos de personas que tienen otros enfoques y tendencias que se dedican más bien a denigrarlas.

¿Acepta que la enseñanza de la religión islámica no sea desde una perspectiva teológica, sino cultural para evitar que se diga que estamos en un proceso de adoctrinamiento?

Ahí se manejan varias palabras que revisten no se sabe qué intenciones. El tema islámico es una cuestión de especialistas que no podemos envolver en propaganda sino en conceptos teológicos claros.

¿Si se exige el estudio de la religión islámica, entonces debería también ser parte del pensum la enseñanza del Cristianismo, Islamismo, Budismo, Taoísmo e Hinduismo como materias obligatorias?

Yo diría que con preferencia el Cristianismo.

¿La Conferencia Episcopal Ecuatoriana ha tenido la oportunidad de hacer propuestas a este proyecto o solo se trata de sugerencias?

Nadie nos ha consultado sobre el tema de la Ley de Cultos. No existe en este régimen una tradición de intercambio de consultas con la Iglesia.

¿Cuál es el trasfondo, según usted, de presentar este proyecto a la comunidad?

Lo desconozco. Tal vez es un laberinto y un cálculo político que de pronto muestran algunas autoridades

¿Defenderán su derecho de exponer sus criterios en caso de que este proyecto se concrete por parte del Gobierno?

Vamos a insistir en el derecho que la Constitución reconoce a los padres de familia para dar a sus hijos la educación conforme a sus convicciones y su cultura. Y eso hasta el momento no está siendo respetado, y eso es un mandato constitucional.

Hora GMT: 28/Agosto/2011 - 05:14

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265