Nuevo Arzobispo para la Atenas de Ecuador

 

Con la presencia de 2.500 personas, fray Luis Cabrera fue ordenado como el V Arzobispo de Cuenca, en una ceremonia que no se realiza desde hace 50 años.

 

La ordenación del presbítero Luis Gerardo Cabrera, fue toda una fiesta en la ciudad de Cuenca. Varios grupos parroquiales de la ciudad como de diferentes partes del país, se congregaron muy temprano en las afueras de la Catedral de la Inmaculada, que lucía en su fachada las banderas del Ecuador y de la urbe. Miembros del grupo Juan XXIII llevaban en sus manos pañuelos blancos y globos de diferentes colores. El interior del templo lucía impecable, el coro de la Arquidiócesis alistaba sus voces para preparar una ceremonia que duró tres horas y media.

 

Ceremonia

 

El canto del coro daba inició a la ceremonia “Señor toma mi vida nueva, antes de que la espera desgaste años en mí”. La entrada del los obispos llevaba a la cabeza al nuevo pastor, Fray Luis Cabrera. Con la humildad que lo caracteriza saludaba a los presentes que entre aplausos lo conocían.

 

El representante del Santo Padre en Ecuador, Mons. Giacomo Guido Ottonello inició la ceremonia, concelebrada por el Presidente de la Conferencia Ecuatoriana y Arzobispo de Guayaquil. Mons. Antonio Arregui y el Arzo. de Quito, Primado del Ecuador Mons. Raúl Vela, el P. Guillermo Andrade, Vicario General de la Arquidiócesis de Cuenca, hizo la petición de la ordenación episcopal al nuncio apostólico, numerosos obispos y presbíteros.

 

El nuncio apostólico en la homilía, saludó a Fray José Rodríguez Carvallo ministro general de la Orden Franciscana, el cuál en menos de un mes ha dado dos servidores de su congregación. También señaló: “el obispo es fundamento visible de unidad en la iglesia, enseñando a todos los fieles a amar a sus hermanos, fomentar la construcción espiritual de fe, guiar el pueblo que se le ha encomendado." También dijo: "querido Luis, el pastor ante todo tiene que ser un hombre de oración, hay que fortalecer la misión de los seminaristas que serán sacerdotes, la participación y formación de los grupos para que sean claves en la gran misión nacional.” Al finalizar la homilía Mons. Guido señaló: “Padre Santo, tú que conoces los corazones, concede a este siervo tuyo, que sea buen pastor de tu santa grey, y ejercite ante ti el sumo sacerdocio sirviéndote sin tacha día y noche; que por la fuerza del Espíritu,  que recibe como sumo sacerdote y según tu mandato, tenga el poder de perdonar pecados; que distribuya los misterios y los oficios según tu voluntad…”con estas palabras el hermano Luis Gerardo fue nombrado nuevo Arzobispo de la Iglesia Católica.     

 

Gratitud y Compromiso

 

El nuevo arzobispo Mons. Luis Cabrera dejó conocer que su nombramiento le causó sorpresa, pero al ser la voluntad de Dios expresó:  “en mi corazón tengo sentimientos de estupor, por la iniciativa de Dios en mi vida, gratitud por su infinito amor y misericordia, de dolor por el cambio importante del estilo de vida que me espera, temor ante las grandes responsabilidades, el día de hoy 4 de julio con profunda humildad y gratitud asumo este nuevo ministerio que el Señor me acaba de confiar a través de sus pastores. Es hora ,hermanos y hermanas, de trasformar nuestras parroquias, los colegios, universidades,  movimientos laicales, santuarios, universidades, comunidades religiosas en auténticos centros misioneros; es hora queridos niños, jóvenes, familias, ancianos y todos los sectores de la iglesia de Cuenca, de asumir con entusiasmo y audacia la gran misión continental, propuesta por los obispos de América". Además señaló que se debe construir una cultura de paz, basada en la justicia y la solidaridad, en la verdad, en la libertad. Al finalizar expresó su agradecimiento: “a mi madre que está en el cielo, a mi padre a la distancia, a mis hermanos franciscanos de toda la orden del Ecuador, todo lo que soy como religioso y sacerdote se los debo a ellos, mis gracias especiales para esta querida ciudad de Cuenca, que desde que llegué me abrió sus puertas y sus brazos con tanta generosidad”

 

Sentimientos

 

“Es una alegría compartir con todos los cuencanos esta gran festividad donde Mons. Luis pastoreará  la diócesis con la ayuda de Dios,  la iluminación del Espíritu Santo, y bajo la protección de María Santísima.” Comentó la hermana Patricia, Delegada del monasterio de Loja de la congregación de las Hermanas Clarisas Franciscanas. 

 

“Es motivo de alegría y también un compromiso, una gran responsabilidad, porque sabemos lo que significa para  Mons. Luis dirigir esta grey, en momentos tan complicados de la sociedad” añadió la hermana Martha Vásquez  de la Congregación de los hermanas Dominicas de la Inmaculada.

 

“Yo agradezco a Dios, soy amigo de Mons. Luis y agradezco a él por invitarme, he venido desde Quito, seguro que como nuevo Obispo hará un buen trabajo en la Arquidiócesis", añadió Pedro Maaluf de origen Libanes.

 

“Altamente complacida y agradecida, porque una vez más comprobamos que Dios mira la humildad de una persona, Luis Cabrera dentro de la orden ha sido una de los frailes más sencillos y fraternos. Creo que Cuenca necesitaba un arzobispo como Mons. Luis Cabrera”, comentó la hermana Ana Patricia Parra Franciscana Misionera de la Inmaculada, de Quito.

 

Mons. Walter Heras recientemente nombrado Obispo de Zamora, al finalizar la Eucaristía dijo: “muy contento con la ordenación, sabiendo que esta Iglesia de Cuenca continúa un camino de tradición que ya tiene. Creo que la Diócesis va a tener un pastor eficiente, humilde, sencillo y con mucha bondad.”

 

 

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265