CONFERENCIA DOMINICANA DE RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS – CONDOR

 

INFORME DE LA VISITA A HAITÍ DURANTE LOS DÍAS 15,16 Y 17 DE ENERO DE 2010

 

 

 

Hay una realidad a nivel de la vida religiosa haitiana de estar metida en un choque ante el drama acontecido. Los religiosos  y las religiosas que encontramos haciendo algunas cosas, tales como,  realizando curaciones, organizando los pocos medicamentos que llegan hasta ellos, son sobre todo los religiosos y las religiosas extranjeras.

 

Nuestra visita tuvo como prioridad encontrar la mayor parte de las congregaciones religiosas como una manera de decirles que nosotros y nosotras, como Conferencia Dominicana de Religiosos y Religiosas, estamos con ellos y ellas y  que habíamos ido a canalizar a través de ellos y ellas, las ayudas. De ahí que quedé con la Hna. Gloria Inés González, Dominica de la Presentación y Vice-Presidenta de la CHR que cualquier ayuda que llegase de nuestra parte, llegaría a la casa de la Conferencia Episcopal, a la Croix des Bouquets, Lilavois. Esta ayuda va desde personal de enfermería, personas que puedan bañar, limpiar los enfermos que están recibiendo las curaciones con los pocos medios que tienen a mano hasta alimentos y medicamentos.

 

Lo que vimos es que cada comunidad religiosa ha sido afectada, unas a nivel de sus edificaciones, las cuales han quedado totalmente aplastadas, otras a nivel de sus miembros y sus edificaciones. Hemos encontrado varios miembros de la Junta Directiva de la CHR en medio del recorrido que hicimos. Las Hermanas Carmelitas Descalzas de Clausura, están bien, tanto ellas como sus edificaciones.

 

Tanto la Hermana Gloria como la Secretaria General y el mismo Presidente de la Conferencia fueron afectados. Hay dos compañeros del Hermano Auguste Dufreine, de la  Instrucción Cristiana, que fallecieron debajo de los escombros en  la Casa Provincial. En los alrededores de la Casa Provincial y en las inmediaciones del Monasterio de las Carmelitas de Clausura, hay un área verde donde se habilitaron casas de campañas, sólo en ese lugar hay unas 5, 500 personas, según informaciones de uno de los compañeros del Hno. Dufreine. A él no lo vimos ya que se encontraba en la Embajada de Francia diligenciando el asunto de los dos compañeros muertos que eran franceses.

 

 Las religiosas de la Congregación de la  Hermana Gloria no les sucedió nada a nivel personal, pero sí su casa en donde ella vivía, en la inmediaciones de la Catedral, quedó destruida. La hermana Maryse, Hermana de San Francisco de Asís, Secretaria General de la CHR, no tuvo nadie de sus compañeras heridas ni muerta, pero el colegio, de cuatro plantas, y la casa en donde vivían quedaron totalmente destrozados por el terremoto.

 

Muchas otras casas religiosas, de las tantas visitadas sólo desde fuera, quedaron en condiciones deplorables. Esto da mucha pena, golpea duramente… pero hay que seguir acompañando. Creo que como Conferencia nos queda un gran trabajo de cara al acompañamiento a nuestros hermanos y hermanas religios@s  haitian@s y desde ellos y ellas al pueblo de Haití.

 

La Hermana Gloria Inés y yo quedamos en que nos focalicemos en las ayudas y que no nos dispersemos, que acompañemos al pequeño resto en torno a ellos que han quedado y desde aquí ir haciendo camino. Es bueno que sepamos que en esa visita encontramos al Señor Nuncio Apostólico de Haití y nos dijo que el entierro de Monseñor Miot será el próximo sábado a las 9:00 de la mañana, aunque se desconocía hasta ese momento donde sería enterrado.

 

 

 

Hna. Altagracia Ortiz, ss.cc. 

 

Presidenta de la CONDOR