Visita del rector mayor de los salesianos a Ecuador

 

ABRIR: AGENDA OFICIAL DE ÁNGEL FERNANDEZ

 

El Rector Mayor de los Salesianos, Don Ángel Fernández Artime, fue declarado, Huésped Ilustre de la Ciudad de Cuenca, cuyo reconocimiento fue entregado por la Vicealcaldesa, Ruth Caldas, mientras que el Alcalde Marcelo Cabrera le entregó las llaves de la ciudad en un acto cumplido en el Salón Auditorio de Editorial Don Bosco. En su discurso, el Burgomaestre cuencano, dijo, "Esta es una ciudad salesiana, porque los salesianos han hecho una gran obra en nuestra ciudad y es un gran orgullo poder entregarle las llaves de la ciudad a nombre de sus conciudadanos".

El Padre Fernández, agradeció el gesto, y dijo que este es un reconocimiento sobre todo a Don Bosco y aquellos de sus hijos e hijas que han hecho posible todo lo que se han realizado en décadas en favor de los niños y jóvenes de Cuenca. Agregó que los recibe en nombre de Don Bosco y de quienes han dado tanta vida, agradeciéndoles por tanta generosidad.

En la mañana, el Rector Mayor de los Salesianos, cumplió una agenda apretada: tras llegar al aeropuerto cuencano, se dirigió a la Universidad Politécnica Salesiana, en donde fue recibido por los estudiantes de las escuelas y colegios salesianos, que formaron una calle de honor. Llegando a la UPS tuvo un pequeño encuentro en la capilla universitaria, seguidamente en el Museo del Teatro Universitario P. Carlos Crespi, se reunió con los padres salesianos de la provincia, para luego pasar al teatro y tener un conversatorio con la familia salesiana: salesianos, salesianas, educadores, cooperadores, exalumnos, exalumnas, voluntarias, entre otros. En esta reunión, hizo varias reflexiones sobre la vida de Don Bosco y la vida salesiana. En este encuentro, los niños de PACES le entregaron un presente.

En la tarde y con un coliseo Jefferson Pérez Quezada colmado de miembros de la familia salesiana cuencana y azuaya, el Rector Mayor, oficio la Eucaristía en la que participaron los obispos: Alfredo Espinoza y Gerardo Cabrera Arzobispos de Loja y Cuenca respectivamente, y además de los sacerdotes; Jorge Molina Inspector de los Salesianos en Ecuador, Juan Cárdenas y Robert García.

En el momento de su homilía y desde el centro de la cancha del Coliseo, Don Ángel Fernández Artime, envió un mensaje a los salesianos y particularmente a los jóvenes: Dijo que al Papa Francisco en una ocasión un Obispo le preguntó "¿Qué consejo me da usted para que los jóvenes puedan plantearse su vocación y su vocación cristiana?" y el Papa, le respondió "Pregúntele a Jesús, sencillo, que le pregunten a Jesús". "Yo quería dejarles este recuerdo, para que tengan la valentía de encontrarse algún día ante el Señor y decirle: Señor, ¿qué quieres que haga? Señor, ¿qué es lo que esperas de mí?, porque sabes que soy tu hijo". Más adelante señaló: "Con mucha frecuencia dejamos a Dios para un ratito de una misa juvenil o un encuentro como este y luego la vida va por otro camino, yo tomo mis decisiones, decido como quiero estar". "Saben, porque muchos jóvenes no se han hecho esta pregunta, porque les da miedo la respuesta, que lo que está en el corazón sea diferente a lo que le apetece en este momento". Finalizó, reflexionando, "Ojalá mis queridos y queridas jóvenes se atrevan a preguntarse, porque en la medida que dejemos que el Señor también nos responda encontraremos un camino de felicidad".

Concluidas estas actividades, Don Ángel Fernández Artime se trasladó a la ciudad de Macas para seguir con la visita a las obras salesianas del Ecuador.