Preparación para la Semana Teológica de la Vida Consagrada del Ecuador

ORACIÓN

Quito del 23 al 26 de noviembre de 2009

 

 

 

Gracias, Jesús, por llamarnos como consagrad@s,

a ser don de tu amor para la Iglesia y el mundo,

especialmente para los pequeños y últimos.

 

Gracias por darnos, en la próxima semana de la Vida Consagrada,

la posibilidad de repensar nuestra identidad,

encarnada en el hoy de nuestro Ecuador,

con sus desafíos y sus esperanzas.

 

Acompáñanos a vivir tu experiencia del Padre Dios,

para renovar nuestra espiritualidad como sentido de nuestra consagración.

Sentimos la urgencia de reencontrarnos contigo,

de recomenzar una vez más desde Ti,

para no caer en “el gris pragmatismo”

que desfigura nuestra vocación.

 

Ayúdanos a apasionarnos cada día más por ti y por tu Reino,

para poder responder a la misión que Tú nos confías:

ser, con nuestra vida, parábola viviente

de que es posible otro mundo, otra Iglesia,

intentando nosotr@s vivir

otra experiencia de vida consagrada.

 

Queremos devolver a nuestra vida de consagrad@s

el encanto que llenó de fuerza y de esperanza

a nuestr@s fundador@s.

Ayúdanos, para esto, a vivir con valor, alegría y creatividad,

en la cotidianidad de la vida, nuestra fidelidad vocacional.

 

Oh María, primera e incondicional discípula de tu Hijo Jesús,

contamos con tu ayuda materna:

que, con nuestra vida, podamos cantar contigo

nuestra gratitud a Dios y nuestro sueño de un mundo distinto,

como Él lo quiere.

 

Amén