P. Benito Blanco, S.J.

 

El P. Benito Blanco nació el 15 de enero de 1928, en Santillán de la Vega, Palencia, España, pero pasó la mayor parte de su vida en América Latina y el Caribe. Ingresó a la Compañía de Jesús el 30 de junio de 1943, en Salamanca; de inmediato fue enviado a Cuba donde hizo el noviciado y el juniorado entre 1944 y 1948; volvió luego a España a adelantar estudios de filosofía entre 1949 y 1952, en la Universidad Pontifica de Comillas; fue enviado de nuevo a La Habana para la etapa de magisterio, entre 1952 y 1954. Entre este año y 1958 adelantó estudios de teología en el Heythrop College, de Londres, Inglaterra. La tercera probación la hizo en Paray - Lemonial, Francia, entre 1958 y 1959. Adelantó estudios de doctorado en la Sorbona, Paris de 1959 a 1961. De inmediato regresó a América Latina y más concretamente a Los Teques, Venezuela, donde estuvo de 1962 a 1968 como profesor y rector del juniorado. Luego fue nombrado provincial de las Antillas, por lo que pasó a vivir en Santo Domingo, República Dominicana, de 1968 a 1974. Terminado su mandato fue enviado a Roma como rector del Collegio Belarmino, hasta 1976, fecha en la cual regresó a República Dominicana para quedarse allí hasta el momento de su muerte: de 1976 a 1979 fue rector del juniorado – filosofado de las Antillas, de 1979 a 1981 rector del Seminario Pontificio Santo Tomás, de 1981 a 1983 operario de la Casa de Ejercicios Espirituales, 1983 a 1988 profesor y vicerrector del Colegio Loyola, de 1988 a 1995 volvió a ser provincial de las Antillas, de 1995 a 1996 disfrutó de un año sabático, de 1996 a 2003 rector del Colegio Loyola, de 2003 a 2011 superior de la Comunidad Manresa Loyola. Falleció a las 11.00 de la noche del 25 de agosto de este 2011; sus honras fúnebres se celebraron al día siguiente en Santo Domingo.

Fue Presidente de la CLAR de 1991 a 1994, por nombramiento expreso de la Santa Sede, junto con los otros miembros de la Presidencia: Mons. Héctor Julio López Hurtado, SDB; H. Elza Ribeiro, HPG; H. Arturo Chávez de la Mora, FMS; P. Julio Navarro Román, AA; H. María Josefina Castillo, ACI. Durante más de 30 años se desempeñó como Vicario Episcopal de Religiosas de la Arquidiócesis de Santo Domingo. De hecho, se caracterizó siempre por un agudo sentido de la Vida Consagrada, sobre todo de las Religiosas, tanto que llegó a ser co-fundador de la Congregación de las Hijas de Altagracia. Tuvo un hermano de sangre también jesuita y una hermana religiosa.

No obstante sus importantes cargos, el P. Benito fue durante toda su visa un hombre humilde y sencillo, con una gran capacidad pare el dialogo; tenía un agudo sentido del humor pero era al mismo tiempo discreto, silencioso; fue siempre un sincero buscador de la voluntad de Dios, guiado por la recta intención; era de mucho trabajo, piadoso y sensible por la devoción mariana; tuvo siempre una gran capacidad de escucha, la seguridad de que todos los problemas tenían solución y un ejemplar sentido de pertenencia a la Iglesia, a su Congregación y a la Vida Religiosa.

De su tiempo como Presidente de la CLAR escribió él mismo que: “Fueron tres años muy felices para mí, gracias sobre todo a las personas que me acompañaron en la Presidencia; éramos un grupo de verdaderos amigos en el Señor, nos pusimos en una actitud de humildad y de verdadero servicio a la Vida Consagrada, gracias a lo cual la CLAR siguió adelante”.

 

Bogotá, 29 de agosto de 2011

Comentarios   

 
# Milagros M Fernandez 01-07-2012 02:08
El Padre Benito Blanco, S.J. fue mi Guia Espiritual durante 26 anos y realmente puedo decir: el FUE un verdadero Angel de Dios que siempre busco el hacer la voluntad del Padre Celestial, fue un ser humano excepcional, un verdadero Hijo de Dios, y un gran puente del Amor y la Misericordia de Dios aqui en la tierra para todo el projimo necesitado. Fue un gran ejemplo de Humildad, Sencillez, Prudencia, Honestidad, Fe, Esperanza y JAMAS dejo una mano tendida a quien busco ayuda de Dios y el Padre Benito pudo darle alguna ayuda. Conoci muy de cerca al Padre Benito, el fue una gran fortaleza Espiritual en mi camino Espiritual, el Padre Benito con su muerte de verdad que se llevo una parte de mi alma, y Dios sabe que he conocido a muchas personas y a muchos sacerdotes, pero como el Padre Benito no he conocido a un ser tan lleno del Espiritu Santo de Dios como era el Padre Benito, el fue un ser creado, tocado, guiado y dirigido directamente por Dios. Padre Benito JAMAS le olvidare.