Organizar la caridad

Iglesias hermanas

 

Nos damos cuenta de que en 2-3 semanas la gran ayuda solidaria de tanta buena gente poco a poco se apagará. Aunque las necesidades de las familias y comunidades  afectadas serán fuertes para años.

Además entendemos que como Iglesia no tenemos fuerzas para resolver todos los problemas de reconstrucción física, humana, social, económica… a veces nos resulta difícil desde nuestras parroquias y diócesis dar una continuidad  estable a la ayuda.

Por esto nos permitimos hacer una propuesta que nos podría ayudar a estar presentes por un año y medio de manera sostenible y sin agotar fuerzas y buena voluntad.

Una propuesta para el mediano-largo plazo de organización de la ayuda para el terremoto:

  • Calcular cuántas parroquias seriamente afectadas tenemos[1]
  • Averiguar cuántas diócesis tienen fuerzas y disponibilidad para poder ayudar[2].
  • Hermanar a cada  diócesis cierto número de parroquias y/u obras sociales, considerando las distancias, la grandeza de las diócesis.
  • En cada diócesis que ayuda organizar un par de reuniones de organización y coordinación y algunos  encuentros formativos para las personas que irán en ayuda a la parroquia afectada  hermanada.
  • Después cada diócesis verá con “sus parroquias hermanadas” qué tipo de ayuda llevar, qué tipo de presencia tener, qué cosas organizar con ellos.

Esto va a permitir ayudar de manera continuada: la vicaría de Durán, por ejemplo, puede tranquilamente garantizar a su parroquia “hermanada”  5-6 voluntarios/as cada semana por un año en autonomía para hacer, por ejemplo, actividades con los niños de tal parroquia: somos 16 parroquias y a cada parroquia nos tocaría 2 o 3 veces  al año enviar voluntarios para actividades, o 2-3 veces al año el envío de un camión de verdura o lo que sea… o una colecta al año por parroquia (o una pequeña cuota semanal… 5-10 $ por parroquia de la jurisdicción ayudante) para el sostenimiento del párroco[3]

 

Què tipo de ayuda: dejamos algunos ejemplos, seguros que su generosidad y creatividad sabrán discernir cómo resolver problemas y activar recursos

  • Ayuda primaria: Concordar con cada parroquia las necesidades y garantizar por un año- año y medio apoyo (víveres, carpas, ropa, materiales de aseo y limpieza,…)
  • Ayuda psico-social/pastoral: Campamentos para niños o actividades dirigidas, deporte, juegos, deberes, cursos de manualidades, guitarra, Apoyo escolar, etc. …
  • Salas comunitarias (carpas, o en estructuras anti-sísmicas, para comedor, capilla, reuniones, etc.)
  • Centros de escucha: garantizar voluntarios formados para escuchar a la gente,
  • Buscar formas para vender lo producido en las zonas afectadas en nuestras parroquias “ayudantes” (pescado, artesanías, etc.)
  • Celebrar Misas juntos
  • Organizar paseos o encuentros en las diócesis que ayudan
  • Apoyar en la catequesis, pastoral juvenil, …
  • Garantizar un tiempo de vacaciones para los sacerdotes que desde hace un mes están allá sin descanso y con fuerte carga emotiva y de trabajo pastoral (coordinar con ellos y sus obispos sustituciones y ayuda de sacerdotes)
  • Experiencias de misiones populares…

 

Criterios:

  • Voluntarios: en autonomía logística… no podemos pesar sobre las comunidades afectadas en cuanto a comida, agua, … es fundamental pero coordinar con la parroquia hermana las condiciones de hospedaje (que los voluntarios que se movilicen sepan ya dónde se hospedarán y qué necesitarán…)
  • Concordar con los párrocos hermanos y con las comunidades la ayuda que ellos mismos necesitan
  • Comprometerse a la continuidad: Cada semana enviar algo o alguien por un año y medio. Es fundamental mantener el vínculo y las relaciones. Que cada diócesis que ayuda nombre a un/a coordinador/a que mantenga los contactos con la parroquia ayudada.
  • coordinarse directamente con  las parroquias pero enviar una memoria-acta sencilla al centro diocesano (Portoviejo: Gustavo Yugsi Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ; Esmeraldas: Isabel Padilla Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ) para que sean informados sobre lo que se hace en cada parroquia

 


[1]Al final una tabla para poner las parroquias-recintos afectados

[2]En la tabla que sigue una propuesta de Diócesis ayudantes y parroquias ayudadas...

[3]Este punto específico se puede coordinar directamente con los obispos monseñores Lorenzo Voltolini y Eugenio Arellano