VI ENCUENTRO LATINOAMERICANO Y CARIBEÑO DE VIDA CONSAGRADA

Ciudad de Panamá, Panamá 16- 20 de Agosto de 2010

COMUNICADO DE PRENSA

Reunidos en Panamá, del 16 al 20 de agosto en el VI Encuentro Latinoamericano y Caribeño de la Vida Consagrada, Obispos delegados del CELAM, miembros de la CLAR y CISAL, representando a 17 de los 22 países de Latinoamérica y el Caribe, les enviamos un saludo fraterno y afectuoso a todos los Obispos, Religiosas, Religiosos y miembros de Sociedades de vida apostólica, de la Iglesia que peregrina en este continente de la esperanza.

En un clima de respeto, diálogo y fraternidad, el encuentro nos ha permitido reflexionar, discernir y proponer caminos conjuntos, haciendo nuestras las propuestas de la Asamblea de Aparecida, que nos invita a favorecer iniciativas de comunión y participación.

Se retomaron intuiciones de la Mutuae Relationes sobre la conversión pastoral y la misión. Hemos dado gracias a Dios por el inefable don de la vida consagrada a la Iglesia y hemos puesto en sus manos nuestra modesta, pero efectiva, colaboración para la Misión Continental, desde nuestra propia identidad y desde nuestros carismas, para testimoniar el seguimiento radical al Señor en nuestra opción por los pobres.

Somos conscientes de las dificultades que existen, pero nos anima la convicción de seguir apostando por la comunión.

A nuestros obispos, reunidos en las Conferencias episcopales y a los Pastores de las iglesias particulares, les renovamos nuestra adhesión evangélica, y nuestra modesta colaboración en la misión evangelizadora; pero, les pedimos también su cercanía, comprensión y colaboración para la vivencia de nuestra consagración, en una sociedad cada vez más alejada de los valores evangélicos.

A las Directivas y organizaciones de Vida Consagrada ofrecemos nuestro afecto y servicio para vivir la comunión y participación en y con la Iglesia. A todas las Religiosas, Religiosos y miembros de sociedades de vida apostólica, nuestra admiración, apoyo y oración para ser siempre y en todas partes testimonio vivo de la presencia de Cristo en nuestros pueblos y el corazón que escucha a Dios donde la vida clama.

Agradecemos a la Iglesia de Panamá por la acogida fraterna y signos de amistad que nos ha brindado.

Mons. Ignacio Gogorza

Hno. Paulo Petry

Sra. Lucy Flores

Pdte. Comisión del CELAM

Pdte. De la CLAR

Pdta. De CISAL