Poderes eclesiásticos presionan contra la obra y orquestan otra desautorización del obispo emérito de San Sebastián

 

La editorial PPC ha pedido a las librerías diocesanas y religiosas de España que devuelvan los ejemplares de la novena edición del libro 'Jesús. Aproximación histórica', del teólogo vasco José Antonio Pagola, perseguida desde hace casi tres años por los sectores más conservadores de la Iglesia. Se trata de la versión corregida del ex vicario de José María Setién, que contaba con el aval de Juan María Uriarte, lo que supone un nuevo varapalo al obispo emérito de San Sebastián y un aviso para navegantes en la teología progresista.

 

La última versión de la polémica obra, de la que se han vendido más de 60.000 ejemplares, llegó al mercado el pasado mes de diciembre, una vez que ya se había anunciado, el 21 de noviembre, el nombre del sustituto de monseñor Uriarte al frente de la diócesis guipuzcoana. El libro revisado había permanecido en los almacenes de PPC durante meses tras los ataques recibidos, pero una vez resuelto el relevo de Uriarte, la editorial lo envió a las librerías.

 

PPC ha recibido fuertes presiones por parte de poderes eclesiásticos oficiales contra la obra, que sí se había distribuido en Argentina, y traducida al catalán (Editorial Claret) y euskera (Idatz). En esta ocasión, las indicaciones habrían venido de la jerarquía de la Iglesia, según la agencia de noticias Infocatólica, para evitar una intervención directa e inmediata del Vaticano. PPC pertenece al grupo SM, impulsado en los años cuarenta por la familia marianista, con un fuerte liderazgo en España y una potente implantación internacional, sobre todo en Latinoamérica. El grupo ha sido valiente en la publicación de obras que no han gustado al núcleo más conservador del Episcopado español.

 

Uriarte se convirtió en uno de los más firmes defensores de Pagola, a quien le une una gran amistad, cuando su libro, convertido ya en un auténtico bestseller, comenzó a ser cuestionado en algunos círculos eclesiales. El primer ataque serio vino de la mano del entonces obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, que acusó a Pagola de «hereje» y «arriano» y de presentar un Jesús «que no es el de la Iglesia». Le siguió un duro dictamen de José Rico García Pavés, director del secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, que acusó al teólogo vasco de presentar a un Jesús «irreconocible».

 

El propio Pagola salió al paso de las críticas con un extenso escrito en el que aseguraba sentirse «perseguido» por algunos sectores de la Iglesia que «quieren acallar mi voz y apagarla». En sólo seis meses la obra conoció ocho ediciones y vendió más de 35.000 ejemplares, algo insólito para una publicación religiosa de este tipo.

 

Uriarte se reunió con Pagola para convencerle de la necesidad de algunos «retoques» en la obra para zanjar el asunto. El autor accedió y presentó un nuevo manuscrito. El texto fue sometido por el entonces obispo de San Sebastián a una comisión cualificada, integrada por dos reconocidos teólogos y un obispo-teólogo, que elaboraron un peritaje. Con tales argumentos, monseñor Uriarte hizo suyo el 'Nihil obstat' (Nada que objetar) y emitió un decreto personal, un 'Imprimatur', con el que bendecía la obra.

 

Ejemplares en euskera

 

De acuerdo con la información de algunas fuentes, el aval de Uriarte no gustó en Roma. Tampoco en Madrid, en la Conferencia Episcopal, donde no se había revisado la «relectura» de la obra. Uriarte, posiblemente con información de lo que se cocía en algunos despachos del Episcopado, se adelantó e informó de su 'Nihil obstat' el 18 de junio de 2008. Con esa misma fecha, pero algunos días más tarde, la comisión episcopal para la Doctrina de la Fe difundió una dura 'nota de clarificación' sobre el libro, por contener «deficiencias metodológicas y doctrinales», con la conclusión de que es «dañino» para la Iglesia.

 

La edición revisada del libro permaneció desde entonces en los almacenes de PPC por indicación del propio Juan María Uriarte, que entonces negociaba un relevo sin traumas en su diócesis, en espera de que las aguas volvieran a su cauce. Mientras, la obra revisada se publicó en lengua portuguesa y en Argentina. En España realizó una edición el sello Claret en catalán. En Euskadi, Idatz, la editorial diocesana de San Sebastián, puso en el mercado, a finales de octubre, una edición en euskera de un millar de ejemplares.

 

Las presiones para la retirada de la edición bendecida por Uriarte se produce tras la toma de posesión de José Ignacio Munilla en San Sebastián, un territorio en el que Pagola goza de gran predicamento entre el clero. La iniciativa, que encadena una nueva desautorización al obispo de Fruniz, supone echar sal en las heridas de una diócesis en la que todavía las aguas bajan revueltas.

 

http://www.elcorreo.com/vizcaya/v/20100223/politica/retiran-mercado-edicion-libro-20100223.html