Testimonios de la situación de Venezuela

 

Hermanas Franciscanas del Sagrado Corazón de Jesús

“Aquí estamos pidiendo a Dios que no haya más derramamiento de sangre. Pero la gente está cansada y llega un momento en que no se puede más. Es una bomba de tiempo que en cualquier momento puede estallar. La situación de inseguridad es muy grande: asesinaron a dos salesianos en su propia casa (Valencia), por robar, y la escasez de comida y de elementos primarios (papel higiénico, no se consiguen las medicinas, ni tinta para imprimir, etc.) colocan a la gente en situaciones límite. Aún más sucede con la forma grotesca e insolente de los representantes del gobierno, cuando salen por la televisión a decir que no está pasando nada, que se trata de grupos fascistas que quieren desestabilizar. De verdad que esto es intolerable. No tenemos noticias de nada por la radio, ni la televisión; nos mantenemos informados por internet (WWW.NTN24VENEZUELA.COM); el único canal que nos mantenía informados era Globovisión, que prácticamente ya es del gobierno.

Hay orden de detención contra Leopoldo López y contra el padre Palmar, que es un sacerdote que ha cuestionado la gestión de Chávez y ahora, de frente, con Maduro: los tienen escondidos y protegidos por grupos de la oposición.

No se firmó el convenio de AVEC, pero ayer depositaron el dinero y hoy llegará a los colegios. Toda la semana pasada estuvimos de hecho sin clases, y esta semana va igual.

Como vivimos detrás del Palacio de Gobierno (Miraflores), tenemos las tanquetas, la guardia nacional bolivariana y los agentes motorizados por todos lados, en todas las esquinas. Hoy tienen montada una tarima a todo dar, con música, esperando a que lleguen los de la marcha.

Desde cuando regresé al país ha habido protestas, avenidas cerradas, una situación tétrica, y no solo en Caracas sino también en las principales ciudades de Venezuela. Nos encomiendan en sus oraciones, porque se acerca el momento de grandes confrontaciones” (Hna. Judy Mora Castillo, FSCJ, Superiora General y Vicepresidenta de la CONVER).

 

Religiosas de San José de Tarbes

“Acabo de regresar a Venezuela y, aparte de asumir todas las responsabilidades prontamente, me encuentro frente a un país que no conozco. No fue lo que dejé hace 6 meses.

A raíz de una serie de actos de inseguridad donde casi violan a una joven de la Universidad Católica en San Cristóbal, Estado Táchira, los jóvenes venían con diferentes protestas, las cuales se agudizaron el miércoles 12, día de la juventud, cuando lamentablemente asesinaron a dos estudiantes y a un dirigente de esos grupos armados que instauró el gobierno de Chávez, denominados "colectivos".

Esa situación se agravó mucho más cuando el dirigente político Leopoldo López fue bajado arbitrariamente del avión que lo iba a conducir al Estado Táchira, para solidarizarse con los jóvenes que protestaban. Leopoldo con María Corina Machado declararon que no era posible seguir aguantando esta situación y que la solución era la calle. Esa situación fue el detonante para que gran parte de la población se lanzara a las calles y eso trajo las diferentes manifestaciones de represión que seguramente han visto por la televisión.

Los excesos del régimen han llegado a extremos realmente alarmantes. En este momento nos encontramos totalmente incomunicados: los canales y emisoras de radio que transmitan cualquier noticia de lo que está pasando están amenazados de ser clausurados. Tal fue la situación que, el día de la juventud, el canal colombiano NTN24 fue retirado del aire por orden de Maduro; así lo reconoció el propio Maduro en cadena nacional, lo que demuestra el estado de coacción en el que nos encontramos.

A todo esto se suma el asesinato de dos sacerdotes salesianos, en la ciudad de Valencia, por cierto, muy cercanos a nosotras, las Hermanas. Realmente fue una masacre lo que hicieron con esos dos "viejos" de 83 y 84 años. Al Director del Colegio, lo hirieron considerablemente, lo operaron pero como es un sacerdote joven, parece que su edad lo ayudará. Todo eso fue realizado con cuchillos. Estamos de acuerdo en que esa masacre fue realizada por el hampa común, pero da una idea de cómo la impunidad reina en Venezuela.

Las autoridades competentes, en vez de asumir sus responsabilidades y de reconocer que la violencia está generalizada, comienzan a mentir y levantar sospechas; por ejemplo, el ministro declaró que llamaba la atención que jóvenes hubieran entrado a los dormitorios de los Padres, como dando a entender que pudiera ser un caso de pedofilia. Los asesinos fueron dos jóvenes de 14 y 16 años. Todo eso se lo dijeron ellos mismos al padre que no le hicieron nada, porque tal como lo expresaron ellos, el padre los ayudó.

En fin, oren mucho por mi país. Personalmente siento esta situación muy compleja y sin el apoyo de los militares venezolanos; más bien han aceptado que los cubanos vengan a reforzar las fuerzas armadas y a agredir a nuestra gente” (Hna. Judith Mercedes Osorio Wagner, SJT, ex-provincial de Venezuela, ex-miembro de la Junta Directiva de la CONVER, actual rectora del Colegio de La Florida).

Caracas, 18 de febrero de 2014