Crónica de la beatificación de Sor María Troncatti

Introducción.

El día 24 de noviembre de este año 2012 ha sido un día de gracia y de gloria para la Iglesia de Ecuador, para la familia salesiana y para la Amazonía misionera: en Macas, de la provincia amazónica de Morona Santiago, ha tenido lugar un acto que raramente se da en la historia de estos pueblos: una religiosa salesiana ha sido elevada al honor de los altares. Ha sido un día esplendoroso hasta en el clima, pues un sol radiante ha acompañado la celebración.

Viaje Coca a Macas

Para unirnos a esta gran fiesta eclesial de la Amazonía viajamos cinco misioneros, vía terrestre, la víspera de la celebración: dos Obispos: Mons. Paolo Mietto, Mons. Jesús Esteban Sádaba con su hermana Mariasun y dos capuchinos: Jesús García y el cronista. Hicimos la primera etapa hasta Puyo, capital de la provincia de Pastaza; y a la mañana siguiente, tempranito, salimos para Macas. Recorrer la selva amazónica ecuatoriana con sol esplendoroso es turismo de primera; además las carreteras están en muy buenas condiciones.

Entrevista con su Eminencia el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de las causas de los santos.

Además de participar en la beatificación de Sor María Troncatti, tanto Mons. Jesús Esteban Sádaba como el Vicepostulador de la causa de canonización de Mons. Alejandro Labaka y Hnas. Inés Arango, tenían el deseo de entrevistarse con el Cardenal. Y nada más llegar a la ciudad de Macas, se dirigieron a la residencia de los Salesianos, donde estaba hospedado. Fuimos recibidos muy atentamente, con largo diálogo. Se le hizo entrega de la Crónica Huaorani, libro escrito por Alejandro Labaka. El Cardenal agradeció y se interesó por la causa de otros dos misioneros de la Amazonía, al igual que la Beata María Troncatti.

¿Quién fue Sor María Troncatti?

La ciudad de Macas tiene actualmente unos 20.000 habitantes. La llaman la orquídea del Oriente. Es de fundación española en el siglo XVI. Y es el centro de la misión salesiana de Méndez y Gualaquiza, donde trabajan los hijos de Don Bosco desde finales del siglo XIX. Desde 1922 se unieron a ellos las Hijas de María Auxiliadora, entre ellas Sor María Troncatti, que llegó a la misión en 1925, donde permaneció 44 años, sin regresar nunca a Italia, su patria, donde había nacido el 16 de febrero de 1883. En años en que el Oriente era una región sin vías de comunicación, le tocó vivir los tiempos heroicos de la misión, hasta su muerte el 25 de agosto de 1969, en accidente de avioneta, a los 86 años de edad. Toda su vida la dedicó a los pobres, a los Shuar, ejerciendo de enfermera, de educadora, de madre universal de todos.

La Misa de beatificación

Los organizadores de la fiesta calculaban que asistirían a ella unas 7.000 personas. No hay iglesia en la ciudad que dé cabida a tal número. Por eso se preparó la celebración en un coliseo con capacidad para 5.000 personas y se adecuó una gran pantalla para quienes lo siguieran de afuera. Presidió la Eucaristía el Card. Angelo Amato, rodeado de casi la totalidad de los Obispos del Ecuador. Participaron un centenar de sacerdotes e incontables Hijas de María Auxiliadora, Presididas por su Inspectora General. Muchas otras religiosas venidas de toda la geografía ecuatoriana se hicieron presentes. Y hubo delegaciones de Perú, Brasil y otros países. La Eucaristía fue una gran fiesta comunitaria, durante la cual se leyó la Carta apostólica del papa Benedicto XVI declarando Beata a Sor María Troncatti: “Concedemos que la Venerable Sierva de Dios María Troncatti, del Congregación de Hijas de María Auxiliadora, incansable misionera en tierra amazónica, fiel testimonio de la misericordia divina, valiente obrera de reconciliación y de paz, ese ahora en adelante sea llamada Beata”.

Un estruendoso aplauso resonó en el coliseo, agradeciendo este don para la Iglesia misionera de la Amazonía ecuatoriana y para la Familia Salesiana.

Es de destacar que se hallaban presentes en el acto familiares de la Beata María venidos de Italia y también la Sra. Josefa Solórzano, madre de cinco hijos, nacida en Manabí, benefici9aria del milagro realizado en ella por la Beata María Troncatti.

Terminada la Eucaristía hubo una procesión con las reliquias de la Beata hasta la Catedral de la Purísima de Macas.

Ágape multitudinario.

En otro coliseo había preparado un comedor inmenso, al que fueron invitados todos los participantes. En medio de músicas autóctonas y discursos fueron comunicándose los comensales sus impresiones de La celebración.

Y los viajeros de Coca emprendimos nuestro viaje de regreso>: 7 horas de carretera hasta Coca. Tuvimos una parada en Tena, ciudad de la que fue Obispos durante 17 años Mons. Paolo Mietto, que nos invitó a un descanso.

Y así concluyo un día histórico que quedara en las crónicas de la Iglesia misionera de la amazonia.


José Antonio Recalde

Comentarios   

 
# Sor Jimena 12-12-2012 22:16
Gracias por esta crónica, que hace memoria de la bondad de Dios para la Iglesia, para la familia salesiana y especialmente para Morona Santiago, que respiró la santidad de Sor María Troncatti por 44 años. Agradecemos a los hermanos y hermanas que de diferentes lugares del Ecuador, de América y del mundo participaron a este acontecimiento.