SACERDOTES DIOCESANOS MISIONEROS EN ECUADOR

EN LA VANGUARDIA DE LA EVANGELIZACION AD GENTES

Acabamos de terminar como cada año, los ejercicios espirituales para los sacerdotes diocesanos de los Vicariatos del Ecuador en la ciudad de Macas, feliz iniciativa que iniciamos hace mas de 6 años, donde cada año, la primera semana de Cuaresma, junto a la reflexión y meditación que nos acompaña cada día en el silencio y la oración, se siente la alegría de la fraternidad, volvernos a encontrar, compartir nuestra experiencia, de compartir una misma vocación, la vocación sacerdotal misionera. Dentro de un mismo ambiente de trabajo, la amazonia ecuatoriana, una fuerza y un regalo de Dios para su Iglesia misionera en el Ecuador.

altSon 8 jurisdicciones eclesiásticas las que conformamos esta realidad de territorios misioneros ad gentes dentro del país, las 6 provincias amazónicas: Lago Agrio, Orellana, Napo, Pastaza, Morona Santiago, y Zamora, mas la provincia de Esmeraldas y las islas Galápagos.

Casi un tercio de las jurisdicciones eclesiásticas de todo el Ecuador que son 25 .Una riqueza y un desafío para la Iglesia. Nos sentimos con sano orgullo, ser los pioneros de la vanguardia misionera en Ecuador, en esa entrega generosa de servir a estos pueblos que día a día van creciendo y fortaleciendo su fe, a pesar de las muchas dificultades que se encuentran para llegar hasta donde viven las minorías de los pueblos indígenas, donde en algunos lugares solo atravesando el aire en frágiles avionetas o surcando los ríos en frágiles embarcaciones se puede llegar.

Acabo de recibir al kuraka Jaime Flor, pidiendo ayuda para construir una capilla de hoja de palma y madera , su comunidad Kichua de Lorocachi, está a una hora de vuelo , no hay carreteras ni caminos en la impenetrable selva y solo les visita el sacerdote una o dos veces al año, pero allí está el catequista servidor de la comunidad , que reúne cada domingo a su comunidad para celebrar la fe, y está preparando a los niños para cuando entre el padrecito poder recibir los sacramentos , él me comenta “ tengo una hija de 11 años que no falta un domingo a la catequesis para poder hacer la primera comunión”. y quizá horas de camino por las trochas desde su casa para llegar al centro poblado y celebrar su fe.

Allí el diagnostico de la realidad no es el materialismo, ni el hedonismo ni el relativismo que existe en nuestra sociedad postmoderna. Allí sobreviven con los medios que la creación de Dios les ha dejado en la exuberante naturaleza amazónica, pero ellos en su "pobreza" material ,hambrientos de vida en el espíritu están recibiendo la riqueza la fe incipiente que poco a poco va creciendo ,lo que otros pueblos quizá van perdiendo sin valorarlo de verdad.

Es en estas minorías de pueblos a las que servimos, donde ellos nos dan una gran lección que aprender, a una sociedad egocéntrica y ambiciosa de tener, personas que no acaban de entender donde está el verdadero valor del trabajo misionero y el sacrificio que supone servir a los pobres para recibir de Dios la mayor de las recompensas: “lo que hicisteis con estos mis hermanos más pobres conmigo lo hicisteis “

Cuando el Papa nos convoca a trabajar por la Nueva evangelización para la que creó un nuevo Dicasterio, decía: “El mundo hoy necesita personas que anuncien y testimonien que es Cristo quien nos enseña el arte de vivir, el camino de la verdadera felicidad, porque Él es el camino de la vida, personas que tengan ante todo ellas mismas la mirada fija en Jesús el Hijo de Dios”

Pero ¿donde tenemos hoy los sacerdotes y los cristianos puesta la mirada hoy? En una sociedad instalada en la comodidad , falta de sacrificio y falta de valores permanentes, queriendo entrar a la salvación por la puerta no angosta sino ancha y el camino fácil que no lleva a la autentica vida, sino a una vida vacía y sin sentido.

A los 50 años de la celebración del concilio VTII .y en el inicio del año de la fe, que comenzará el próximo mes de octubre, Pedimos a Dios que el mismo Espíritu que suscitó aquel concilio, nos dé un sacudón, para preguntarnos ¿cuál es mi fe? Escuchando las palabras del apóstol Santiago: “yo por mis obras te demostraré mi fe”¿y nosotros como lo demostraremos ?