Vicariato de Zamora con nuevo obispo

VICARIATO DE ZAMORA CON NUEVO OBISPO

En una solemne Concelebración Eucarística se realizó el día de hoy la ordenación episcopal y toma de posesión del Mons. Walter Heras Segarra como nuevo  Obispo Vicario Apostólico de Zamora.

La ceremonia en la Catedral de Zamora, fue presidida por el Señor Nuncio Apostólico, Mons. Giacomo Guido Ottonello y concelebrada por el episcopado ecuatoriano, sacerdotes del Vicariato de Zamora y de la Orden Franciscana

En la homilía Mons. Giacomo Guido Ottonelo, dirigiéndose a Mons. Walter Heras – nuevo Obispo de Zamora- dijo: “como Buen Pastor tendrás que defender la fe de tus fieles (…) alimentarlos con la verdad de la Palabra de Dios, con la enseñanza de la Doctrina Católica, con el testimonio de una vida santa y generosa entregada sin medida al bien y al servicio de los hermanos en la fe”.  “Te invito –agregó -  a conducir a la grey, carga con la oveja que está débil, tú tienes la responsabilidad de estar al cuidado de los demás,  de todos los demás. Los otros para salvarse solo tienen que salvarse a si mismo, para ti Walter,  para el Pastor, la salvación consiste en  salvar a los otros, a todos los otros, sin que tú puedas resignarte  de antemano a que alguien se pierda”.  

El Señor Nuncio hizo referencia también a todos lo males que aquejan a la sociedad y a los que particularmente un miembro de la Iglesia debe enfrentar  y exhortó al nuevo Obispo a  no tener miedo ya que como “Obispo y Pastor configurado con Cristo en la santidad de la vida su misión es mantener  un solo rebaño bajo un solo pastor” y esta misión que Dios confía a los pastores de la Iglesia debe durar hasta el fin del mundo.

El representante del Papa  destacó además que  el nuevo Obispo, a través de la imposición de las manos- recibe el don espiritual de los apóstoles  y hoy dijo: “llega a ti querido Walter, la consagración episcopal, Jesucristo te ha elegido y te envía a regir el Vicariato Apostólico de Zamora como el Buen Pastor y por medio de tu Iglesia te consagra hoy en sucesión apostólica, para continuar con la misión y  actuar en su nombre, constituido embajador suyo, te conviertes para la Iglesia que se te confía en signo vivo del Señor Jesús” .  Destacó  los rasgos del Buen Pastor: caridad, solicitud con todos (en particular los pobres, pequeños indigentes y alejados).

Concluyó la homilía señalando “Acompañado de la mística franciscana ayudarás a tu pueblo a discernir los signos de vida y de bien, capaces de derrotar el mal; ayudarás así a transformar los conflictos (…),  con tu corazón lleno de la compasión del Buen Pastor podrás acercarte al dolor de cada hombre, aliviar sus padecimientos, transmitirle los bienes de la gracia divina, siendo cada vez, más signo vivo de Cristo.

En su intervención, antes de  concluir la ceremonia, Mons. Walter Heras Segarra  señaló algunas de las acciones  concretas que, junto con el presbiterio de Zamora y  equipo de religiosos, emprenderá en el Vicariato. destacó que es necesario poner más empeño en formación permanente y acompañamiento de sacerdotes, ya que hoy más que nunca la iglesia y el pueblo los quiere coherentes y formados para promover una Nueva Evangelización; es necesario –dijo- vivir una espiritualidad profunda, con confianza plena en Dios que nos llamó a este ministerio.

Puntualizó la necesidad de trabajar por las vocaciones nativas, de crear en cada bautizado la conciencia misionera,  teniendo a la familia  como eje transversal de toda la actividad misionera. Se refirió además a la necesidad de atender prioritariamente a los ancianos,  hogares divididos, migrantes y a los jóvenes.

El Vicariato Apostólico de Zamora dijo el Nuevo Obispo debe potenciar una pastoral educativa,  que marque la vida y acción social en niños, jóvenes, universitarios y en todos los agentes de pastoral, creando conciencia crítica capaz de saber discernir ante situaciones cambiantes.  Para cumplir nuestros propósitos - dijo - tenemos que ponernos en manos del Señor ya que el Santo Padre nos ha confiado esta misión, queremos llevarla siempre con amor, bajo la protección de María santísima.

Después de expresar su agradecimiento a los Señores Obispos por acogerlo en el colegio episcopal, al clero, religiosas y laicos de Zamora, así como  a los misioneros franciscanos; Mons. Walter Heras pidió a todos los presentes lo ayuden con sus oraciones para permanecer fiel a la misión a él encomendada.

OFICINA DE PRENSA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ECUATORIANA