MENSAJE DE LA PRESIDENCIA

Hermanas y Hermanos:

Nosotros, la nueva Presidencia de la CLAR, acabamos de tener en Bogotá nuestra primera reunión ordinaria, para hacer el empalme con la anterior y planear el trienio 2009-2012. Lo hemos hecho en la Casa Provincial de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José. Nos apresuramos a compartirles esta experiencia porque la hemos vivido solo en función de la animación y coordinación de la Vida Religiosa que peregrina por la geografía de América Latina y El Caribe.

Ante todo queremos resaltar la comunión que hemos vivido entre nosotros seis y con el Presidente y la Secretaria General salientes. La acogida de las Hermanas de casa y el contacto con la Conferencia de Religiosos de Colombia (CRC) han hecho presente la sintonía de todas y todos ustedes y de las Conferencias Nacionales, que se había manifestado antes en los muchos mensajes de solidaridad que nos han hecho llegar con motivo de nuestra elección. Este abrazo lo hemos extendido a las Conferencias de Canadá y Estados Unidos e incluso a las de Europa y África cuyos planes hemos ido cruzando con los nuestros. Aún más, hemos experimentado el beneficio de la relación con la Iglesia a través de nuestras visitas al Cardenal de esta ciudad – Mons. Pedro Rubiano, al Nuncio Apostólico en Colombia – Mons. Aldo Cavalli y al Secretario General del CELAM – Mons. José Leopoldo Rodríguez. Estamos seguros de que estos lazos avivarán el papel profético de la Vida Religiosa en el Continente.

El trabajo de estos días ha estado alimentado por el doble pan de la Palabra y de la Eucaristía e iluminado por la doble luz de los 50 años de la CLAR y de la Asamblea. Así hemos comenzado a delinear el nuevo Plan Trienal que consultaremos con el ETAP en noviembre y que someteremos a la aprobación de la Junta Directiva en marzo del año entrante. Queremos seguir el viaje de Jesús de Nazaret desde su encuentro con la sirofenicia hasta la trasfiguración enrutándolo  hacia la pascua, y el de la CLAR hacia nuevos rostros de la Vida Religiosa, con una hoja de ruta armada sobre las 5 actitudes del Horizonte Inspirador: escucha, discernimiento, compasión, revitalización y trasfiguración. Hemos visto con claridad que ésta ha de estar centrada en la Palabra de Dios y ha de hacernos caminar por los senderos de una formación renovada y renovadora.

Les compartimos dos palabras que nos han hecho decir las voces del equipo de la secretaría, con el que nos encontramos y al que visitamos y, aún más, las de la realidad de nuestros pueblos, que nos han llegado no solo a través de los medios sino también de los comunicados de algunas de las Conferencias Nacionales.

La primera es de reconocimiento y gratitud con el Padre Ignacio Madera, la Hermana María del Socorro Henao y el Hermano Oscar Elizalde y sus compañeros de Presidencia, por su dedicación generosa, responsable y visionaria durante este trienio, y con las colaboradoras y colaboradores de la oficina por su sentido de pertenencia y la red metodológica que han ido diseñando.

La segunda es de compromiso solidario con la suerte de Honduras y de prácticamente todos los países de América Latina atravesados por conflictos que afectan sobre todo la suerte de los pobres. Desde el Evangelio y desde nuestros carismas fundacionales nos identificamos una vez más con la defensa de la vida, con la participación en el destino de nuestros países, con la misión de Aparecida, luchando porque los últimos sean realmente los primeros en el Reino de los cielos.

Encomendamos este viaje y este itinerario a la Estrella del mar, nuestra Señora de Guadalupe – Aparecida.

Cordialmente,

 

Hno. Paulo Petry, FSC

Presidente

 

P. Gabriel Naranjo, CM

Secretario General