Continúa la XVII Asamblea de la CLAR

Bogotá, martes 23 de junio de 2009

 

La región bolivariana anima la oración de la mañana con la invocación al Espíritu, acogiendo la experiencia del Congreso, compartiendo la lectura orante de Hch 1,3-11 en grupos y escribiendo algunos compromisos: “con la realidad profética”, “de confianza”, “dejar de mirar al cielo”, “caminar en comunidad abierta al Espíritu”, “asumiendo la incertidumbre”, “en actitud de escucha, diálogo, sin miedo, con audacia, en consciencia…”.  María nos acompañará desde la mañana, durante todo este día, al reanudar la XVII Asamblea General, tras los tres días de iluminación teológica en el Congreso.

Tras presentarse los nuevos asambleístas de Puerto Rico y Colombia que acaban de llegar, agradecemos el acompañamiento fraterno, cercano y entusiasta de Mons. Ignacio Gogorza (responsable del CELAM para la Vida Consagrada).

Según el plan aprobado el primer día de la Asamblea, este día 23 de junio debemos “contextualizar e iluminar” con la ayuda de los doctores Adriana López y Néstor Sanabria (de la Universidad de la Salle de Bogotá), que nos presentaron con novedad, profundidad y destreza el “contexto socio-político-económico de América latina y el Caribe”. Nos dijeron que la razón del “pensamiento religioso” (solidaridad), del “mercado” (oferta y demanda) y la “estrategia de estado” (arte de gobernar por/para los poderosos) están en conflicto desde 1873 (gracias al barco de vapor y la democracia de la fábrica) hasta el 1973 (la información acerca la oferta-demanda, con la democracia de la diversidad). Además de USA, hoy existen los tigres asiáticos (especialmente China), los nuevos contendores (narcotraficantes y de armas), las cortes internacionales penal, de comercio, ONU, etc), y otras realidades emergentes.

América Latina y el Caribe hemos copiado modelos sociales, políticos y económicos de otros contextos mundiales, pero sin tener en cuenta nuestra realidad peculiar, la cultura propia y sensibilidad latina. De hecho, hemos pasado del “consumir información a la información como consumo”, y del modelo de participación de Roma 1947 a la participación donde el mercado actúa con total libertad. Más que vivir en la solidaridad, hemos pasado al individualismo, donde el mercado es protagonista y la persona es sujeto pasivo de los grandes medios. Pasamos de las elecciones a las re-elecciones, es decir “la misma gata pero revolcada”. No necesitamos ajustes por abajo (donde sufren los más débiles) para asegurar la inversión, sino por arriba para asegurar la justicia.

Los modelos de desarrollo que estamos implementando en América latina y el Caribe han ayudado a acrecentar la pobreza y a concentrar la riqueza en estos últimos años, y los “Objetivos del Milenio” se quedaron en deseos imposibles de cumplir, porque en nuestro continente contamos con un 34% de pobres (con menos de dos dólares por día para todas sus necesidades) y, de ellos, un 13% que viven en la indigencia (un dólar diario), y la mayoría están entre los 5 y 18 años de edad.

Ante esto, ¿cómo comprometernos todos?... porque hay que superar eso de que “mientras la crisis no me toque a mí, no existe”. Estamos llamados/as a construir modos peculiares de ser y responder a esta realidad, a buscar un tipo de democracia participativa y no coercitiva, desde nuestra cultura y ser (vida religiosa) agentes de cambio e interlocutores con la fuerza política de la solidaridad. Más que preocuparnos de la deuda económica o social, hoy estamos llamados a ir pagando la “deuda de oportunidades para las mayorías” caminando como ciudadanos en red para ser hombres y mujeres libres.

Por la tarde seguimos “contexualizando e iluminando” en cada una de las tres “regiones” (Centroamérica y Caribe, Bolivariana y Cono Sur) con las “Experiencias de vida nueva” en cada una de las 21 Conferencias presentes. De estas exposiciones y diálogo sacamos algunos desafíos.

Y después… ¿se acuerdan de las Cartillas de la CLAR?, ¿ustedes aportaron algunas ideas?. Recordarán que se respondieron a una serie de preguntas sobre “La Palabra de Dios”, “Dimensión Místico-profética”, “Nuevos escenarios” y “Nuevas relacionalidades”. Con la exposición, en sendos paneles, de los cuatro temas por parte de las conferencias, los teólogos del ETAP nos ayudaron a buscar “líneas inspiradoras” y a ir oteando el “horizonte inspirador” para el trienio que vamos a iniciar.

Con los últimos rayos de sol, serenos y acogedores, iniciamos la Eucaristía cantando: “entremos a la asamblea de los hijos del Señor, con sonrisas en los labios y unidos en el amor”. Es cierto que Mons. Ignacio Gogorza nos presidió, pero fue el P. Sergio Juan Bertram, de Cuba, quien aprovechó la homilía para pedir perdón por los religiosos y religiosas que no caminaron en este proceso de la CLAR, y para animarnos a mirar hacia el futuro de puertas estrechas pero con la generosidad que las abre.

Ha sido un día para escucharnos unos a otros, para compartir y aprender, para dejarnos desafiar y para mirar hacia adelante… porque no podemos quedarnos mirando al cielo ni al suelo, sino a Jesucristo, a los/as hermanos/as, a los pobres y a la creación… con ojos de fe, porque “le Seigneur nous a aimés comme on n´a jamás aimé” (uniendo nuestras voces a los/as hahitianos/as).

 

Nota: para ver fotos CLAR de este día, abrir en: http://picasaweb.google.com/jegalhe/CLAR23JUNIO09#