Congreso de Vida Religiosa y Teología Latinoamericana

Segundo día

Bogotá, domingo 21 de junio de 2009

 

Comenzamos esta segunda jornada del Congreso con la Eucaristía presidida por el obispo responsable del CELAM para la Vida Consagrada, Mons. Ignacio Gogorza, celebrando la intención especial de la llegada de los Hermanos Claretianos a la Misión del Chocó (Colombia) hace 100 años.

La primera de las conferencias magistrales de hoy estuvo a cargo del P. Víctor Codina, que nos habló del “Camino de la CLAR y aporte a la Teología de la Vida Religiosa”. Su “fijación de escribir antes de hablar” ha ayudado a puntualizar sobre el método teológico, el ícono de la Vida Religiosa y la CLAR y las nuevas perspectivas para el futuro. Nos ha propuesto reflexionar con el método narrativo e histórico, el creyente, el propio de América Latina y el Caribe, y el simbólico. El ícono de ”El camino de Emaús”, con la pareja de discípulo y discípula (Cleofás y su esposa), nos lleva a salir al encuentro del pueblo y escucharle, iluminar su realidad con la Palabra de Dios, partir-compartir-repartir el pan en inserción, inculturación e interculturalidad, pero con la relectura porpia de América Latina, donde el sacramento es el pobre (“…en la fe cristológica está implícita la opción por los pobres, pues no se puede hablar de Cristo sin la referencia a los pobres”, DA 392-393).

Hoy, la Vida Religiosa de América Latina y el Caribe está llamada a dejar el protagonismo, asumir el anonimato, colaborar con los otros y sin tanta preocupación por nuestro futuro; más bien hemos de preocuparnos por el futuro de nuestro pueblo. Nos dice Víctor que “la vida religiosa es el rostro amoroso de Dios en medio de los pobres”.

Lucia Weiler nos ofreció, en power point, la segunda conferencia magistral con el ícono de la mujer que barre la casa en búsqueda de la moneda perdida (Lc 15, 8-9) con el acróstico de CELEBRAMOS: Comunión - credibilidad, Eclesiología - fidelidad creativa, Libertad - lucidez, Esperanza - escucha, Buscando - trayectoria, Revitalizar - refundar, Alegría - espíritu, Mística - apasionada, Opción por los pobres, Sabiduría - presente desde la creación. (Cfr. Prov 9,1-6). Nos invita a celebrar estos 50 años agradecidos por todo el empeño de la CLAR por ayudar a que la vida religiosa se reencuentre con la Palabra de Dios, y por insistir en que “no dejemos que la pobreza se transforme en paisaje”.

Nos ha invitado a no estar preguntando porqué se interrumpieron los proyectos sobre ”Palabra y Vida” en diversas ocasiones; más bien hemos de reconocer que los conflictos y las crisis provocan más creatividad y profetismo en fidelidad creativa y creatividad fiel, aunque sea con dolores de parto (Cfr. Jo 26,20-22). Constata que la fuerza está en la Palabra (más que en las palabras) y en las parábolas (más que en las doctrinas y dogmas) y que “las mejores preguntas son las que, después de tratar de responderlas, permanecen como preguntas”.

Nos llegó al corazón el saludo y felicitación de Mons. Casaldáliga con ocasión de los 50 años de la CLAR, indicando que es la institución con más aporte a la Iglesia de América Latina, y motivando a seguir testimoniando –incluso “bautizado con la sangre del martirio”- la austeridad, acogida fraterna, identidad transparente, libertad de la cruz, diálogo y diaconía pascual. Acabó con voz firme diciendo “les abrazo a todos y todas en la paz subversiva del Evangelio·

La banda “Blanco y negro” de los frailes dominicos de Colombia, con la capa y hábito que hacen honor a su nombre artístico y Orden, pusieron música, baile, palmas y alegría a todos los congresistas, antes de continuar el trabajo de la tarde.

La tarde estuvo bien aprovechada por las cinco mesas de reflexión y trabajo de Pedro Trigo, Roberto Oliveros, Luis Patiño, Marco Fabri dos Anjos y Carmen Margarita Fagot. Los diversos temas tratados nos van ayudando a vislumbrar las líneas inspiradoras de la Vida Religiosa del Continente, y vamos viendo que los suelos ya se empiezan a vivir en la cotidianidad, en el conflicto, con esperanza y sabiendo que Dios está siempre con su pueblo abierto al futuro.,

Con los primeros rasgos de la noche hemos podido disfrutar de la riqueza cultural y festiva de Colombia. Nos hemos dado cuenta que además de dolor y muerte, de violencia y malas famas… Colombia tiene ritmo, alegría, baile, música, tres razas, muchas tradiciones… El Ballet de Colombia de Sonia Osorio se ha encargado, de esta manera, de hacer el homenaje a la CLAR, por sus cincuenta años de presencia y acompañamiento a la vida religiosa latinoamericana y caribeña. Ha sido el colofón espectacular del reconocimiento y agradecimiento de la CLAR a cada uno/a de sus presidentes/as y sus secretarios/as. Damos agracias a Dios!!!