Comunicado de la CLAR

sobre la intervención a la LCWR

 

La Presidencia de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas/os, CLAR, reflejando el sentimiento de las Religiosas y Religiosos del Continente, recibió con pena la noticia de la intervención de la Congregación para la Doctrina de la Fe, CDF, a la Conferencia de Religiosas Líderes de Estados Unidos, LCWR. Conocido su comunicado de prensa, manifiesta que: 

1. Hemos estado viviendo y leyendo el hecho a la luz de la consigna del actual trienio, “Escuchemos a Dios donde la vida clama”, y de la narración de los Hechos de los Apóstoles que precisamente estuvimos leyendo durante el tiempo litúrgico de Pascua. Allí nos hemos fijado en:

1.1. Cómo vivían los primeros cristianos: ‘A la escucha de la enseñanza de los apóstoles, unidos y  participando en la eucaristía y las oraciones, todo lo tenían en común y lo compartían alegremente, sobre todo con los más necesitados’ (2,42-47; 4,32-35; cf 2Cor 8-9); ‘sin hacer acepción de personas’ (10,34); ‘con una gran libertad’ (4,19; 4,29), y ‘convencidos de la obra de Dios’ (5,38-39).

1.2. Cómo resolvían sus dificultades internas, por ejemplo cuando la predicación del evangelio se abrió a los gentiles y la corriente judaizante se oponía, ya en el caso de Pedro (11,1-18), ya en el caso de Pablo (15,1-31), o cuando ambos se confrontaron en Antioquía (cf Gal 2,11-14) donde precisamente “comenzaron a llamar a los discípulos cristianos” (11,26): dialogando, debatiendo, tolerando, abriéndose... para asegurar la unidad y la coherencia.

1.3. Cómo era el papel de las mujeres: “Los apóstoles solían reunirse de común acuerdo en compañía de algunas mujeres” (1,14); ellas daban testimonio martirial de la fe (9,2) y apoyaban a los pobres y la acción evangelizadora con generosidad (9,36-42); eran importantes en las comunidades de Jerusalén, Filipos (16,3-15.40), Tesalónica (17,4; cf Flp 4,2), Berea (17,2), Atenas (17,34), Corinto (18,2.18; cf 1Cor 16,19; 2Tim 4,19), Tiro (21,5), Cesarea (21,9), Cencreas (cf Rom 16,1-4); aún más, algunas de ellas fueron diaconisas y profetisas (21,9); los Hechos y las Cartas de Pablo conservan algunos de sus nombres: Tabita, Lidia, Evodia, Damaris, Priscila, Febe.

De esta manera la primitiva comunidad cristiana ‘predicaba valientemente la Palabra’ (4,29.31; 8-25) y hacía que ésta ‘creciera y se robusteciera poderosamente’ (11,19-20; 12,  24; 13, 19; 19, 10) y “fuera conocida, y así el número de discípulos aumentara” (6,7).

 

2. A la luz de este testimonio paradigmático, esperamos que:

2.1.El viaje de la directiva de la LCWR a Roma, nuevamente, para el diálogo con la CDF, sea como el de ‘Pablo y Bernabé y algunas y algunos otras y otros, a Jerusalén, para tratar estos asuntos con los apóstoles y los responsables’ (15,2), produzca los mismo resultados en bien de la comunión eclesial, gracias a que se tomen decisiones “de acuerdo con el resto de la comunidad” (15,22).

2.2. Estas circunstancias ayuden a la Iglesia a conservar los valores del diálogo, la tolerancia, el respeto y la apertura de sus primeros tiempos y de los nuestros, que fueron inaugurados por el Concilio Vaticano II.

2.3. Las medidas tomadas no ignoren el papel de la mujer en la construcción de “la civilización del amor y la esperanza”, de las Religiosas en la llegada del Reino, y de las que pertenecen a la LCWR en la Iglesia y la sociedad de Estados Unidos, a favor de los pobres.

Confiamos en la intercesión de ‘la Virgen María, que acompañaba a los apóstoles y a las mujeres en sus reuniones’ (1,14).

 

Hno. Paulo Petry, FSC                                                                                                            

Presidente de la CLAR                                                                                                           

 

P. Gabriel Naranjo Salazar, CM

Secretario General de la CLAR

Bogotá, D.C., 13 de junio de 2012

Comentarios   

 
# SORMARTALUCÍACORREAL 19-06-2012 20:46
Por compartir este hermoso comunicado que, basado en las enseñanzas de Jesús, nos invita a la oración, reflexión y acompañamiento de nuestras Hermanas y a clamar al Espíritu Santo por la unidad, el diálogo y el mutuo entendimiento.

Que el Señor y Nuestra Madre del cielo, bendigan los esfuerzos de la CLAR. Muchas gracias Hermano Paulo Petry y Padre Gabriel Naranjo.

Sor Marta Lucía Correal, O.P.
Superiora General
Dominicas de Santa Catalina de Sena
Colombia
 
 
# Mariana Marguery 01-07-2012 02:06
Gracias por la clarisima carta que envío la conferencia de la Clar, y gracias a las religiosas norteamericanas por su sabido compromiso a favor de la vida, y sobretodo de los más pobres en tantos lugares. Sigan así!, dando lo mejor de ustedes
Hna. Mariana
Misionera Franciscana del Verbo Encarnado (desde Uruguay)