FALLECIÓ MONSEÑOR JAIME PRIETO AMAYA

OBISPO DE CÚCUTA

 

El Obis250x290-monseor-prieto-colp-26082010po de Cúcuta, Monseñor Jaime Prieto Amaya, falleció en Bogotá en la noche del 25 de agosto de 2010, luego de padecer una dolorosa enfermedad.

Mons. Prieto Amaya nació en Bogotá, el 27 de marzo de 1941. Hizo sus estudios de bachillerato en el Seminario Menor de Bogotá y luego de Filosofía y de Teología en el Seminario Mayor de esta misma ciudad capital. Fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Facatativá el 14 de agosto de 1965. Realizó los cursos del Centro Internacional de Sociología en Roma (CISIC), donde consiguió el diploma en Sociología Pastoral. Luego obtuvo la Licencia en Ciencias Sociales en el Instituto Católico de París.

Entre otros cargos, se desempeñó como Capellán del SENA, Director diocesano para la Pastoral Social, Vicario de Pastoral y Vicario General. Fue Secretario Ejecutivo del Departamento de Pastoral Social del CELAM, en Bogotá, de 1987 a 1991. Después de regresar a su Diócesis, de 1991 a 1993 fue Párroco de la Catedral de Facatativa.

El 11 de noviembre de 1993 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de Barrancabermeja; recibió su ordenación episcopal el 11 de diciembre de 1993. Como Obispo de Cúcuta asumió el 7 de febrero de 2009. Era el Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y Caritativa, al igual que miembro del Consejo Episcopal de Paz.

La Diócesis de Cúcuta hizo conocer su dolor y pesar por la muerte de Monseñor Jaime Prieto Amaya, Obispo de esa Iglesia local. En un comunicado difundido en el sitio web de esta Jurisdicción, informa que el fallecimiento del pastor se produjo a las 10:00 de la noche del miércoles 25 de agosto y destaca su servicio en "especial con los más pobres y desprotegidos".

En el mensaje se encomienda las oraciones del Pueblo de Dios para el "descanso de su alma, por su familia para que el Señor les conceda la fortaleza en este momento y por toda la Diócesis que hoy llora su partida a la casa del Padre."

Durante 15 años, Monseñor Prieto Amaya acompañó al pueblo de Barrancabermeja. Se desempeñó como presidente de la Junta Directiva del Consorcio Desarrollo y Paz del Magdalena Medio; fue Director Diocesano de la Pastoral Social, Director de las Granjas Infantiles del Padre Luna, Vicario Diocesano de la Pastoral, Vicario General; Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de Colombia; Presidente de la Comisión Episcopal de Seguimiento del Proceso de Paz con el ELN; Administrador Apostólico de Bucaramanga, Administrador Apostólico de Nueva Pamplona. Impulsó el Grupo Motor Binacional de la frontera colombo-venezolana. Además fue Presidente de la Corporación Nueva Sociedad Región Nororiental de Colombia (Consornoc).