OCTUBRE MISIONERO ESPECIAL

Julio D. Botía A.

 

Se llegó Octubre, un mes muy querido para Ud. Y para todos. Un mes especial para el corazón misionero de muchos jóvenes, de muchísimos niños, de muchas familias, de muchos laicos comprometidos, de todos los sacerdotes y de las religiosas.

Lo primero que hacemos en este mes es escuchar de nuevo la llamada de Jesús: “Venga y sígame” y asumir la misión que nos ha dado: “Vayan y hagan discípulos a todas las gentes” (Mt, 28, 19-20). Ud., yo y todos los cristianos hemos sido llamados a ser buenos discípulos de Jesús, discípulos que hagamos discípulos para Jesús. Nuestra vida es para ser “discípulos misioneros”, vivir en comunidades de discípulos misioneros e ir a hacer discípulos misioneros a todas las gentes. Por eso, lo más grande que hacemos en este Octubre misionero es hacer, o renovar, nuestra consagración misionera, ofreciendo a Dios ser sus misioneros todos los días, en donde estamos y, desde allí, misioneros para el mundo entero.

Nuestro querido Papa Francisco, en el Mensaje para a Jornada Mundial de las Misiones, 2014, nos habla al respecto:

  • Nos hace sentir las necesidades de nuestros hermanos en el mundo: “Hoy en día todavía hay mucha gente que no conoce a Jesucristo. Por eso es tan urgente la misión ad gentes, en la que todos los miembros de la Iglesia están llamados a participar, ya que la Iglesia es misionera por naturaleza: la iglesia ha nacido “en salida”.
  • Nos recuerda que es Dios quien nos ha enviado a llevar con alegría el Evangelio de la salvación. “La humanidad tiene una gran necesidad de aprovechar la salvación que nos ha traído Cristo. Los discípulos son los que se dejan aferrar cada vez más por el amor de Jesús y marcar por el fuego de la pasión por el Reino de Dios, para ser portadores de la alegría del Evangelio.”
  • Nos explica lo que celebramos y el significado de nuestra ofrenda por las misiones en este Octubre Misionero: “La Jornada Mundial de las Misiones es un momento privilegiado en el que los fieles de los diferentes continentes se comprometen con oraciones y gestos concretos de solidaridad para ayudar a las Iglesias jóvenes en los territorios de misión. Se trata de una celebración de gracia y de alegría. «Dios ama al que da con alegría» (2 Co 9,7). La Jornada Mundial de las Misiones es también un momento para reavivar el deseo y el deber moral de la participación gozosa en la misión ad gentes. La contribución económica personal es el signo de una oblación de sí mismos, en primer lugar al Señor y luego a los hermanos, porque la propia ofrenda material se convierte en un instrumento de evangelización de la humanidad que se construye sobre el amor.

Cómo vivir y celebrar este Octubre misionero? La propuesta es que durante el Octubre misionero hagamos una cooperación misionera grande y completa. Por eso:

  • La primera semana se dedica a la oración por y con la Iglesia misionera;
  • La segunda semana, dedicada al ofrecimiento de sacrificios;
  • La tercera semana para recolectar la ofrenda económica y tener una bella celebración del Domingo mundial de las misiones, Domund, el 19 de Octubre;
  • La cuarta semana, dedicada a la oración por las vocaciones nativas.

Ya conoces los Materiales misioneros para este Octubre? Son bellos y muy interesantes. Nos apoyan para lo que hemos de hacer las cuatro semanas. Están en el despacho parroquial: el “Mensaje del santo Padre para la Jornada mundial de las Misiones”; el folleto “Octubre misionero, 2014”; el afiche: Periferias del mundo, corazón de la misión; el folleto “El dolor es misionero”; Oraciones y Estampas misioneras; el sobre para depositar la ofrenda económica personal o de la familia.

Colaboremos a nuestros hermanos sacerdotes y a los Animadores misioneros, quienes se proponen hacer vivir bien a toda la comunidad este Octubre misionero. Ayudémosles a difundir los materiales y a explicar a otros el sentido de ayudar con testimonio de vida cristiana, oraciones, sacrificios, ofrenda económica y servicios a las misiones y a los misioneros. Compartamos con otros sobre la forma de vivir el Octubre misionero. El centro de este mes misionero es la Jornada mundial de las Misiones, el 19 de Octubre. Ese día, en la Eucaristía hagamos nuestra consagración misionera y entreguemos nuestra generosa ofrenda para las misiones. Ayudemos, también, a recoger en las familias, en el comercio y en las Eucaristías del día una buena ofrenda económica para las misiones.

Que San Francisco Javier y Santa Teresita, Patronos de las misiones, intercedan por toda nuestra diócesis, por nuestra parroquia, por nuestras familias y por cada uno de nosotros, para que seamos todos los días fieles discípulos misioneros en donde estamos y, desde ahí, seamos misioneros para el mundo entero.

Gracias por tu corazón misionero y por tu generosa cooperación en este Octubre misionero.