EXPERIENCIAS SIGNIFICATIVAS

EN NUESTO TIEMPO DE INMERSION

EN “MOMBIN CROCHU”

25 de Noviembre 2010 a 5 de Enero de 2011

Marlene Caisaguano y Cecilia Guarderas

 

ACOGIDA:

Es 25 de Noviembre de 2010; dos señoras Teolen y Adu, encargadas de la casa parroquial de los Padres de Sket (de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús y de la Inmaculada Concepción de María), nos recibieron muy amablemente, sonrientes, acogedoras, mostrando ya de entrada, algunos de los valores característicos de este pueblo.

Nos hablaban en Kreyòl. No les entendíamos nada, pero sus gestos y señas eran elocuentes.

Más tarde vinieron el Hno. Anaclet y el Padre Sylvain – los dos Congoleños. Muy atentos pusieron a nuestra disposición la casa. También llegó el cooperante Belga Jef Swerts.

En la Eucaristia de la tarde, porque era jueves, el día entre semana que se la celebra, el Padre Sylvain (Silvé) nos presentó a la comunidad del pueblo de Mombin Crochu

 

COMPARTIENDO LA VIDA:

En los dias posteriores las señoras de la casa fueron nuestras primeras maestras de las costumbres del pueblo: .... Se lava la ropa en una lavacara sobre el suelo y se plancha con una planchita a carbón… No hay T.V. ni radio, ni periódico… ni calles pavimentadas… Sí hay celulares para los que pueden comprar en Puerto Príncepe cuando alguien va por allá.

El compartir la vida con la gente sencilla nos trajo un sentimiento de profunda gratitud a Dios que en esta oportunidad se nos revela que sí es posible vivir pobremente y aun sin lo necesario, pero con la alegría que nos viene del gozo de acoger en el corazón el fuego del Espíritu que nos impulsa a estar con los pobres.

Nos hemos sentido de verdad DISCIPULAS DE LOS POBRES. Nosotras no damos casi nada. Ellos nos enseñan casi todo.

La falta de la práctica del kreyòl nos ha hecho sentir impotentes y necesitadas de comunicarnos y de acercarnos más para conocerles y amarlos más...

Pero como el lenguaje universal es el amor, la ternura, hemos hecho todo lo posible por participar de su vida cotidiana en la que haciendo esfuezos mutuos, se ha dado el “encuentro”

 

ALGUNAS REALIDADES DONDE ¡¡¡ “LA VIDA CLAMA”!!!

El niño de las sandalias rotas:

Miro que un niño se pone la sandalia rota para cubrir parte de su pie y no sentir toda la dureza de las piedras del camino. Y él sonríe! ... Te preguntaba Señor, dónde encontrarte, cómo encontrarte. Hoy te encontré caminando con las sandalias rotas...

El mayor peso sobre las mujeres:

Niñas, jóvenes, adultas y ancianas...llevando sobre sus cabezas tremendos potes de agua, de ropa lavada en el río, de productos para vender... Siempre las mujeres...

No hay servicios básicos:

Ni pensar en agua potable, ni siquiera en agua entubada en todas las casas. Tampoco pasa un tanquero porque no hay caminos. Para proveerse de agua deben ir al río la mayoría de la gente, unos pocos niños y mujeres acuden a uno de los tres grifos existentes para todo el pueblo...

Una débil luz eléctrica ilumina algún poste bajo el cual acuden niños a hacer los deberes. Es motivo de alegría los días jueves y algún otro día de 18 HOO a 21HOO cuando el motor de la Iglesia parroquial ilumina el sector y se celebra la Eucaristía.

La canasta familiar:

Con un promedio de un dólar diario (US$ 1,oo =40 Gurdes) van al mercado. Cómo es el mercado? Què encuentras allí?

Es mièrcoles o sàbado... hace frío... en una pequeña esplanada, más o menos unos 50 puestos sobre la tierra, las señoras han traído a vender sus productos cultivados allí junto a su “casita”: un puñado de arvejas, unos pocos camotes, un racimo de plátanos; otra señora ofrece unos casabes (tortillas de yuca); otra unas 25 libras de arroz importado, unas 4 botellas de salsa de tomate, también del extranjero; otra unas 10 piñas; la siguiente unos 6 pescaditos fritos; la de más allá unas cebollas paiteña y un poco de perejil; la señora que vende los huevos pequeñitos los da a 210 Gs por una cubeta de 30.

Pensamos hacer aquel día unas tortillas de papa, no encontramos, tuvimosque hacer de camote.

Necesitábamos unas pilas para la linterna. En un puesto compramos 2 y en otro 4.

Al fondo del mercado están unas pocas pollitas vivas, más abajo un cerdito y un cabrito para ser sacrificados, allí en medio de toda la gente.

Cómo duele ver la realidad de nuestros hermanos pobres, cómo nos cuestiona la vida... Cómo una familia subsiste así? Visitando algunas familias constatamos que no hay comida cuando los niños llegan de la escuela. Tienen que ir allá lejos a traer agua del grifo.

Aproximadamente a las 3 de la tarde se servirán la única comida del día. Los casabes serán los que más conribuyan a llenar sus estómagos.

 

Caminan 1-2 horas para llegar a la escuela - SIGNO DE ESPERANZA

Es que en la escuela les enseñan a expresarse a través del teatro, de la danza, de la música, del canto... es lo suyo y no hay problema en caminar 1 ó 2 horas para llegar a la escuela.

Un signo de esperanza: Los niños y jóvenes quieren estudiar. Los padres de familia anhelan que sus hijos se eduquen, que lleguen a tener un oficio, una carrera,... los tendrán que enviar a la capital – a Puerto Príncepe, pero no hay dinero, no hay trabajo...

 

LA CRUZ ¿SIN CRISTO?

En Haití, las cruces que hemos visto están solas; sin Cristo. Nos hemos preguntado, una y otra vez: ¿Cómo?, ¿por qué aquí hay cruces pero no tienen Cristo? He preguntado a varias personas, la respuesta: no hace falta...

Volvemos a preguntarnos: Se puede llevar la cruz sin Cristo? -¡Imposible!. Si es precisamente El quien da sentido a las cruces que se nos presentan en la vida. Nos repetimos una y otra vez: somos seguidoras de Cristo, seguimos sus huellas... El va con nosotras/os y estamos convencidas/os que el final de la cruz no es la muerte, sino la vida; que Jesús venció al mal y a la muerte, que el mal y la muerte no tienen la última palabra, porque JESÚS RESUCITÓ Y ESA ES NUESTRA ESPERANZA.

Yseguimos profundizando ... por qué todo un pueblo no tiene al crucificado en sus cruces?

¡¡¡AH!!! Es que los crucificados son cada uno de ellos!!!. Llevan sus cruces bien pesadas a cuestas... sobre sus espaldas, sobre sus cabezas... son las víctimas de este mundo, los excluídos, los olvidados, los abandonados, los que no cuentan... y también los que no comen y por lo tanto son los desnutridos, los que no estudian y por lo tanto los que no tuvieron oportunidad de que sus capacidades intelectuales,volitivas… se desarrollaran...

Son los crucificados de hoy y son poquísimos los que reciben ayuda, acompañamiento para salir adelante, la mayoría tiene que cargar sola esa cruz tan pesada.

¿No será que el dolor de sus pequeños, de los pobres, es Su mismo dolor?

¿No será que el Bondye (el Buen Dios) confía su dolor a los hombres, sus otros hijos, sus seguidores/as. A ti, a mí, a nosotras/os?

Quisieras tú, ser Verónica, y enjugar las lágrimas de estos crucificados de hoy?; Ser el Cirineo que ayuda, que alivia el peso de la cruz de los crucificados de Haití? Jesucristo en ellos ya no puede más...!!!


SEÑOR ¿QUÉ TENEMOS QUE HACER?

SAL A SU ENCUENTRO... Sal de tu comodidad, de tu indiferencia, de tu quemimportismo... Tus/mis hermanos/as necesitan encontrar a los hemanos que se han olvidado de ellos y esperan su solidaridad manifestada en oportunidades de trabajo, de estudio..., de tener buena salud, de vivir en una casita decente...; de vivir con dignidad de hijos de Dios, hermanos de todos los hombres de este mundo, de este siglo... donde la fraternidad sí sea una realidad; donde la casa y la mesa sea para todos; donde, entre todos se vaya construyendo la civilización del amor, de la justicia, de la libertad, de la paz....

(Se requieren entre otras cosas: Capacitación a todo nivel y en todas las áreas, becas de estudio; Seminarios taller, trabajo en equipo, aprender a organizarse, fomentar la corresponsabilidad y la interdependencia, crear fuentes de trabajo... proyectos productivos... y sobre todo: hacerles experimentar que sí son útiles para el hoy de este mundo... y que Haití también es tierra sagrada, tierra bendita, amada por el PADRE DE TODOS.