CRÓNICA 51ª DE LA CIM-KEM

Kwadèboukè, Agosto y Septiembre 2015

 

El pasado 9 de agosto tuvo lugar la primera ronda de las elecciones legislativas y con ellas Haití dio un paso esencial hacia una “democracia más sólida”. A pesar de algunos episodios de violencia electoral, la poca participación de los ciudadanos y las diversas irregularidades detectadas la mayoría de los centros de votación pudieron finalizar sus operaciones con normalidad. Los resultados publicados por el Consejo Electoral de Haití no permiten aún extraer ninguna conclusión sobre las mayorías que puedan formarse en el nuevo Parlamento. La segunda vuelta tendrá lugar el 25 de octubre al mismo tiempo que la crucial elección presidencial. Es de desear que la oposición adopte una postura que vaya más allá de la descalificación del proceso. Lo importante es que este ciclo electoral culmine sin intromisión externa y que sean cuales sean los resultados estos no sean excusa para que un bando u otro amenace con desatar protestas que compliquen el panorama político sombrío y fragmentado en numerosos partidos.

 

La crisis diplomática se agrava cada vez más entre Haití y República Dominicana. Con fecha 17 de septiembre el Gobierno dominicano acusó a Haití de violar compromisos binacionales asumidos entre ambas naciones, al anunciar el cierre de su frontera terrestre a la importación de 23 productos dominicanos. La prohibición afecta a productos como la harina de trigo, fideos, aceite comestible, mantequilla, manteca, jugo en polvo, gaseosas, cerveza, snacks, maíz molido, galletas, jabón de lavar, detergente en polvo, agua potable, pintura y productos para carrocerías de vehículos y hierro para la construcción, tubos PVC, colchones, equipos para la construcción y utensilios plásticos. Para las autoridades haitianas esta resolución tiene el objetivo de “mejorar el control de calidad de importación de esos bienes”, aunque permitirán su acceso a través de puertos marítimos y aéreos.

 

NUESTRO CAMINAR PASTORAL Y COMUNITARIO

Del 1 al 8 de Agosto, realizamos los Ejercicios Espirituales en la sede del antiguo Noviciado de los Padres Jesuitas, que están transformándolo en Centro de Espiritualidad. Los Ejercicios Ignacianos los orientó el P. Rogério Mosimann da Silva, S.J., brasileño. Aparte de las 4 hermanas de la CIM, participaron Esthela Chicaiza, de la Providencia, ecuatoriana; Dinah A. Sanchez, Amistad Misionera en Cristo Obrero (AMICO), puertorriqueña; Yenny Gómez Alonso, Misioneras de la Madre Laura, colombiana. Además P. Maxene Joazile, S.J., haitiano. El Espíritu se hizo presente para llenarnos de su alegría y fuerza para continuar en la misión en Haití.

Antes de regresar a casa, sábado 8, visitamos a las Hermanas de la Inmaculada Concepción de Castres (Azules). El reencuentro sencillo y fraterno con Isabel que estuvo algunos meses fuera de Haití nos llenó de gozo; así también conocer de los avances del Centro de Formación Social para la promoción de la mujer y el niño.

 

El 9 de Agosto, recordamos en la comunidad la memoria de Lutgarda Mas i Mateu, fundadora de las Mercedarias Misioneras de Barcelona. El hacer memoria de nuestros fundadores y fundadoras, es motivo para compartir en la comunidad y revitalizar aquellos dones, actitudes y carismas que nos han legado.

 

Del 13 al 21, Vacaciones en la playa. Esta semana viajamos a Okay, al pueblo de Abacou donde los hermanos Capuchinos nos acogieron una año más para pasar estos días de descanso y gozar de la naturaleza y del mar de las Antillas, a pesar de que un fenómeno natural que llaman “barrets” nos impedía algunos días tocar el agua, ya que en la playa había metros y metros de hojas y algas marinas.

 

El 15 de agosto República Dominicana inició de manera oficial las repatriaciones a los inmigrantes indocumentados que no se acogieron al Plan Nacional de Regularización para Extranjeros. Desde esa fecha hasta el 30 de septiembre el SJM Fonds Parisiens acogió y apoyó económicamente a 1.450 personas deportadas por la frontera de Jimani/Malpaso. Según testimonio de los deportados, los agentes de migración y el Ejército Nacional realizan en algunos municipios dominicanos redadas indiscriminadas, persecuciones arbitrarias, los arrestan de camino al trabajo o paseando por la calle, no toman en cuenta si son mujeres o niños. Esta práctica ilegal viola los derechos humanos y todos los protocolos y reglamentos migratorios, entre ellos la separación de familias (padres e hijos menores). Lo único que se nota del protocolo es que las autoridades consulares haitianas están informadas y conocen la lista de las personas repatriadas algunas horas antes. En la frontera son entregados a los agentes de migración quienes siempre llaman al SJM para avisar. Por el momento del lado de Haití, el Servicio Jesuita a Migrantes, es la única organización que está presente para ofrecer una acogida humanitaria a los repatriados. El número de repatriados que llega a la oficina del SJM diariamente oscila entre 35 y 70 personas. Salimos a su encuentro con un toque de humanidad, cercanía y afecto. Llenamos una ficha con el objetivo no sólo de obtener una base de datos que permita hacer incidencia en los medios de comunicación por los abusos o violación de sus derechos, sino con el fin de devolverles un poco de esperanza.

 

El 26 de agosto, recibimos en la comunidad la visita de P. Lissaint, S.J. Director del SJM y nuestro “jefe” directo. En un ambiente agradable tratamos los asuntos que teníamos pendientes en la vida de la comunidad y particularmente sobre la reinserción de Clemencia en la actividad pastoral. P. Lissaint nos puso al corriente sobre la situación de las deportaciones de los otros puntos fronterizos.

“KONPLIMAN POU W, PIEDI, NAP DI BONDYE MÈSI POU LAVI W”. El 29 de agosto nos vimos sorprendidas por la tormenta tropical Erika que produjo fuertes lluvias y vientos a su paso por Haití y que nos impidió poner en marcha el plan A, “soti lakay la”, “salir de casa” para celebrar el cumpleaños de Piedi. Asumimos con alegría el plan B “rete nan kay la”. Comenzamos el día con la tradicional serenata, luego la oración muy sentida dando gracias a Dios por su vida y sus dones. El transcurso del día estuvo lleno de gestos fraternos, comida especial, regalos, en las que Dios se hizo presente.

 

Inauguramos septiembre con un viaje a Anse-a-Pitres, al sur este del país, los días 5 y 6, para celebrar una Eucaristía con ocasión del día mundial “del Migrante” que en Haití se celebró el día 6. Viajamos con P. Lissaint, y otros compañeros del SJM; Maglene, Piedi, Carmelita y Ana. Mons. Lauren Saturney, Obispo de Okay y encargado del área de migración de la Conferencia Episcopal Haitiana; presidió la celebración de la Eucaristía en medio de los campamentos de deportados.

Anse-a-Pitres acoge en estos momentos en 4 campamentos alrededor de 3.500 personas. Muchos son víctimas de deportaciones por las políticas migratorias en República Dominicana aunque la mayoría son desplazados internos del propio Haití en busca de una oportunidad para salir de la pobreza. Quien conoció los campamentos después del terremoto, comentan que estos campamentos están en peores condiciones.

En nuestra visita pudimos acercarnos un poco a estas difíciles y precarias situaciones de vida de estas familias, entre las cuales hay muchos niños con un futuro incierto… El SJM llevó a los campamentos lonas para poner encima de los cartones que les hace de casa. Esto que contemplaron nuestros ojos lo llevamos en el corazón y le presentamos al Señor cada día, tratando de paliar un poco de lo que de nosotros depende; en un problema que atañe a las autoridades nacionales, a la sociedad haitiana y también a la estructura mundial injusta en que vivimos.

 

El 8 de septiembre fiesta de la Natividad de la Virgen, la congregación de Carmelita: Maestras Católicas del Sagrado Corazón de Jesús celebró sus 83 años de fundación, agradecimiento al que nos unimos la comunidad. Nos alegramos también por la entrada de jóvenes que inician su camino formativo en este carisma, así como de las jóvenes que entraron en la congregación de Misioneras de María Corredentora, de las que también celebramos el paso al Noviciado de otras formandas y la Profesión Perpetua de Hna. Priscila Macas.

 

El 10 de septiembre, Clemencia y Piedi participaron en la reunión mensual del PIM (Pastoral Intercongregacional Migrantes). El grupo se alegró con la reincorporación de Clemencia en las actividades y seguidamente se visualizó la situación de los deportados en el país. En un segundo momento se analizaron los varios aspectos del “Proyecto de las casas” que el grupo está llevando adelante, y que el mayor impedimento que hasta ahora se tiene es la falta de recursos económicos para continuar. Si ésta crónica llega a algún lector, lectora que puede echar una mano le agradecemos.

 

Los días 11, 12 y 13, la comunidad participó en la sesión de formación bíblica en el CEFOI (Centro de Formación Intercongregacional). El tema que nos ocupó fue el Evangelio de Lucas. El contenido, las celebraciones, la vivencia grupal y el kreyól que vamos gustando y comprendiendo mejor, nos enriquece y anima siempre.

 

Volviendo del curso de Biblia el día 13 de septiembre participamos con mucha alegría de la boda de Mesidye Bienneme y Modlene, que se celebró en el patio común de nuestra casa. Apreciamos la sentida liturgia del sacramento desde el rito protestante que presidieron los pastores. En todo momento fue un ambiente familiar, bonito, festivo.

Unos días antes nuestra comunidad quiso celebrar con Mesidye, Modlene y los padres de ambos que llegaron para la fiesta una pequeña recepción para desearles puedan amarse como nos dice la Palabra de Dios en 1 Corintios 13 y ofrecerles nuestro regalito.

El día 20 de septiembre la comunidad lo escogió para hacer el retiro mensual que fue sobre el documento del Papa Francisco, “Alegraos”. El compartir nuestra experiencia de fe nos ayuda a ir recreando la comunidad y la misión.

 

El día 21 de septiembre recibimos la visita de algunas señoras que venían con gozo y agradecimiento a visitar a Clemencia quien les acompañaba directamente en los grupos de Economía Solidaria, los cuales les han ayudado en la autonomía de sus pequeños negocios y a mejorar su situación. Nos ha llenado de alegría el gesto agradecido que han tenido compartiéndonos algunos productos comestibles.

 

El día 22 Clemencia empieza su vuelta a la pastoral en la oficina del SJM de Tabarre para ir tomando visión de la situación y las nuevas actividades que se están desarrollando.

 

Como de víspera se conoce la fiesta…Clemencia comenzó a preparar la liturgia del día 24 de septiembre, Nuestra Señora de la Merced, inspiradora del Carisma Mercedario y que nos motivó a la comunidad a celebrar y continuar en la misión liberadora de las nuevas cautividades. También acompañó esta fiesta una comidita especial que incluía la celebración de los dos años de llegada a Haití y a la CIM de Piedi y Anita.

 

En agosto y septiembre respectivamente comenzaron los tiempos de preparación de los Capítulos Generales de las Congregaciones de las Misioneras de María Corredentora que se celebrará en julio del 2016, y de las Misioneras Combonianas que se tendrá en septiembre de ese mismo año. En la comunidad lo vivimos acompañando con la oración y compartiendo reflexiones y la diversidad que descubrimos desde lo intercongregacional.

 

El último sábado de mes, día 26, es el día permitido de visita al orfelinato donde se encuentra nuestro querido Davens. Clemencia y Piedi con Carriel, llegaron con la expectativa de si Davens reconocería a Clemencia después de un año largo de ausencia. Vivieron la alegría de este reconocimiento cuando Davens corrió a los brazos de Clemencia; el amor entregado marca.

También se llevaron la sorpresa de que el pequeño Davens y sus compañeros han sido trasladados a otro centro perteneciente a la misma institución, para dejar paso a los más pequeños que van llegando, mismos si la quinta de Davens tiene 5 años…

 

En los meses de agosto y septiembre, también realizamos la visita al joven Trezil, que ya conocen está en la penitenciaria de Puerto Príncipe. Siempre es una alegría estos encuentros y Trezil nos comenta que “sólo ve el cielo directamente los momentos que le llaman para venir a encontrarnos”. También vimos que estos meses de elecciones han suspendido las visitas de familiares a los presos por cuestión de prevención; lo cual significa para ellos un tiempo de soledad y más dureza de sus situaciones.

 

A todos y todas ustedes mil gracias por acompañarnos con sus oraciones por nuestra presencia en Haití.

 

Con cariño y afecto las hermanas de la CIM-KEM.

 

Clemencia Rodríguez (Mercedaria Misionera) 

Piedad Aldaz (Misionera Comboniana)

María del Carmen Santoyo (MCSC)

Ana Arias R. (MMC)

Kwadèboukè, Octubre 2015