CRÓNICA 34ª DE LA CIM

Puerto Príncipe octubre 2013

 

“Me envió para LLEVAR LA BUENA NUEVA a los pobres, para ANUNCIAR LA LIBERTAD a los cautivos
y a los ciegos que pronto van a ver,
para DESPEDIR LIBRES a los oprimidos
y PROCLAMAR el año de gracia del Señor”.
(Lc: 4,18)

 

En el transcurso de Octubre, mes misionero para toda la iglesia universal y cuyo lema fue” FE + CARIDAD = MISIÓN“, las hermanas de la CIM iniciamos este camino misionero promoviendo unos espacios de integración entre las hermanas que por hoy formamos la nueva comunidad: Clemencia (Mercedaria Misionera), Piedad (Misionera Comboniana), Anita (Misionera de María Corredentora) y Diana (Dominica de la Enseñanza). Participamos en algunos encuentros con el SJM, acogida y despedidas a hermanas... en fin la vida cotidiana con sencillez.

 

“Quien es capaz de ayudar reconoce que precisamente de este modo también es ayudado”

Del 01 al 04 de octubre, las 4 hermanas de la comunidad, compartimos unos momentos para rememorar el caminar de la CIM desde noviembre del 2010 mediante la proyección de unas diapositivas. Realmente fue interesante conocer de forma global los pasos que se han dado durante estos casi tres años, recordar a las hermanas de las 9 congregaciones que han pasado a lo largo de este tiempo, los proyectos que se han realizado y otros que están en vías de ejecución. Fue agradable ver que este sueño gestado por la CER de Ecuador para caminar con este pueblo sufriente, hoy sigue vivo gracias al trabajo realizado con generosidad por las 9 hermanas que dejaron su huella misionera en la CIM y las 4 que por hoy nos encontramos.

Reflexionamos en el tema de la Inculturación, apoyándonos en un documento facilitado por Piedi, el mismo que nos permitió profundizar lo que implica hacer misión en un lugar determinado con diferente cultura, lengua, creencias, costumbres y tradiciones. Ciertamente hay mucho que aprender. Nos dimos un espacio para que cada una presentara a su familia e historia vocacional. Fue interesante ver la creatividad, el esmero y el humor que se puso para presentar a nuestros seres queridos y el proceso de nuestra vocación. Estamos convencidas que Jesús nos ha llamado a ser sus seguidoras y hoy nos ha unido en una misma misión. Matizamos estos encuentros con un momento de relax mediante la proyección de la película “De Dioses y de Hombres” que nos dio más elementos de confianza y fortaleza para esta misión emprendida. Finalizamos este tiempo con un espacio de oración profunda y encuentro con Jesús sacramentado.

Continuamos con el acercamiento a la realidad para involucrarnos en el trabajo con el SJM(Servicio Jesuita al Migrante). Visitamos a las familias de una pequeña comunidad llamada Lileth, que se encuentra asentada a orillas del Lago Azuei en Fonds Parisien. Aquí habitan alrededor de 60 familias que se dedican a la pesca, a la venta de una madera que lo consiguen atravesando el lago en canoas rudimentarias y que luego sirve para elaborar perfume. Nos llamó la atención el ver a mucha gente adulta sentada en sus casas de adobe y techo de ramas de palmera y a un sinnúmero de niñ@s de diversas edades que no tienen la posibilidad de ir a la escuela. Compartimos con ell@s cantos y juegos. Estuvimos con la Hna Marlen, brasileña, de la comunidad de las Hijas del Corazón de María que ya vive en Fonds Parizien y con quien trabajaremos en la misión.

El día 05 de octubre, muy por la mañana, Piedi, Anita y Marlen viajaron a Mombe Crochin en donde estarán por el lapso de un mes y medio. Mombe es una localidad al noreste de Haití y a 4 ó 5 horas de distancia de Puerto Príncipe y ya estuvieron allí anteriormente 4 hermanas de la CIM: Cecilia, Marlene, Socorro y Magus para hacer la experiencia de inmersión y aprender a hablar Kreyòl.

El 09 de octubre, nuestra comunidad como siempre acogedora abrió sus puertas con alegría a Carlina Zambrano, Superiora General de la Congregación de las Mercedarias Misioneras de Barcelona. Fuimos a recibirla al aeropuerto a Clemencia y Diana.
El compartir cotidiano fue una de las riquezas de la que participamos con Carlina, quien con sencillez se integró en cada uno de ellos, por ejemplo preparándonos unos exquisitos patacones: “Se Koupe dwèt”(para chuparse los dedos), como decimos aquí en Haití.

Fueron pocos los días que estuvo con nosotras pero los tratamos de aprovechar bien, visitando a los grupos de mujeres de economía solidaria e incluso Kafoj para compartir una tarde con el P. José, Escalabriniano, y conocer detalles sobre el nuevo proyecto intercongregacional para la reconstrucción personal y social de 60 familias migrantes y desplazadas de los campamentos.

El 11 de octubre, Clemencia y Carlina compartieron un momento con el P. Lazard Director del SJR para agradecerle por su cercanía y acompañamiento a la CIM. Por estar cerca la celebración de un aniversario más de su vida, fue una oportunidad para compartir las experiencias positivas del caminar de la CIM, del SJR, de Haití, de sueños y esperanzas para el futuro.

Fue el mismo P. Lazard quien nos propuso hacer una salida comunitaria para que Carlina conociera los rincones maravillosos que encierra Haití. Él mismo nos

facilitó el carro para este paseo. Así pues, el domingo 13 nos dirigimos con Pili y Kariel (amigos nuestros) hacia las cascadas de “Sodo”, un espacio natural, donde el agua y la vegetación verdaderamente nos dieron vida por su frescura y color.
Posteriormente nos dirigimos a “Moulin Sur Mer”, unas playas
muy hermosas, jardines preciosos, un hotel de lujo y un museo que, a pesar de estar en reconstrucción, lo pudimos visitar y admirar la dura historia de la esclavitud que pesa sobre este pueblo haitiano.

“L@s misioner@s, han de ser personas cuyo corazón ha sido conquistado por Cristo con su amor, despertando en ell@s el amor al prójimo”

El 14 de octubre fuimos a visitar a Hna. Isabel, argentina, de las hermanas de la Inmaculada Concepción y junto con ella a las hermanas que conforman la comunidad que son de 2 nacionalidades: Brasil y Argentina. Fue muy lindo sentirnos acogidas por ellas y conocer la casa donde viven inserta en un barrio sencillo.

Nuestra vida cotidiana siguió. Y así como se recibe, llega la despedida. El día 15
de octubre despedimos a Carlina quien después de todos estos días compartidos,
regresó a Barcelona para continuar con su misión de responsable de la congregación. Gracias Carlina por toda tu entrega, tus palabras de ánimo y tu impulso misionero al palpar la necesidad de este pueblo haitiano, convencerte de la necesidad de la presencia de la CIM y permitir que Clemencia continúe en esta misión.

 23 de octubre. Realmente cada acontecimiento es significativo e importante para nuestra vida y Dios nos bendijo nuevamente con la presencia de Socorro López, Misionera Comboniana, quien llegó para una breve visita a nuestra comunidad y para hacer la segunda parte del curso de Justicia y Paz comenzado en el mes de abril por Caro , su Provincial. Fue muy emocionante volvernos a ver después de casi dos meses de ausencia. Después recibir algunos detalles de parte de sus hermanas, compartimos experiencias vividas en su nueva misión y la nuestra. Llegaron también a saludarle Jacky y Alexandra, amigos cercanos con quienes compartimos agradables momentos.

El día 25 de octubre por la noche, disfrutamos de un encuentro fraterno entre amig@s de la comunidad: Pili, Matilde Moreno Religiosa del Corazón de Jesús, Rosmery, Ma. Isabel y Fabián, Gerad, Kariel, P. Lazard y Esthelita, religiosa de la Providencia, que en esos días se encontraba hospedada en nuestra comunidad. Compartimos un sencillo ágape de acogida a Socorro y no pudo faltar el brindis al estilo mexicano.

Los días 26 y 27 de octubre participamos del 2do. Taller de Justicia y Paz
impartido por Socorro a los representantes de las diferentes zonas de
Delmas, Tijo, Kazal y religiosas de 3 comunidades intercongregacionales:
del Brasil, de la CER y la Interprovidencia Plassac. Un total de 25 personas.
Trabajamos los temas de la dignidad del trabajo y la explotación que se da
con las personas más débiles y vulnerables; la migración en el mundo y la
realidad en Haití: la trata de personas para la prostitución y tráfico de niñ@s
para la explotación sexual y el comercio de órganos. Entre espacios de reflexión de la Palabra de Dios con un carácter ecuménico, la simbología que ambientaba el lugar, el trabajo grupal para profundizar estos temas de impacto social que esclavizan y hacen sufrir a muchos hombres, mujeres, niñ@s y adolescentes, nos comprometimos a no ser observadores pasivos o cómplices de estas injusticias sino a organizarnos en grupos o equipos de lucha por la justicia y la paz y en involucrarnos más en la denuncia de estos atropellos. Es un trabajo de cambio de mentalidad que, consideramos, es lo más fuerte en el ambiente en el que estamos por estar mezclada con la cultura.

Con el corazón agradecido por todo lo vivido y compartido, el día 31 de octubre despedimos a Socorro y ya desde la oración de la mañana dimos gracias a Dios por su presencia entre nosotras, por toda su vida desgastada en este pueblo de Haití durante los casi 3 años de servicio a los herman@s más vulnerables y olvidados. ¡Soco siempre te recordaremos!.

“Caminando hacia un mundo justo y hospitalario”

Por invitación del P. Lissaint Antoine, Director del SJMH(Servicio Jesuita al Migrante en Haití), del 27 al 30 de octubre en Puerto Príncipe participamos las hermanas de la CIM, Clemencia y Diana, del Encuentro Anual de la Subregión del Caribe de la RJM (Red Jesuita con Migrantes) que trabaja con centros sociales, parroquias, escuelas, universidades, centros de espiritualidad de los jesuitas en América Latina y el Caribe especialmente en el acompañamiento a personas en situación de refugio, desplazamiento o migración en la sociedad. En este encuentro estuvimos presentes 28 personas, representantes de los países de Estados Unidos, Republica Dominicana, Haití: Wanamed, Puerto Príncipe y Fonds Parizien y el P. Rafael Moreno, mexicano, Presidente de la Red.
Con la ayuda del P. Kawas y el Excónsul de Haití en República Dominicana se analizó la situación de l@s migrantes haitian@s vulnerables a sus derechos antes y después del terremoto del 2010, su situación sociopolítica, económica y algunos retos que este país presenta para su desarrollo en cuanto a población, vivienda, trabajo, desempleo y migración.

En el transcurso de este encuentro cada representante presentó el trabajo que van realizando en defensa de los derechos de los migrantes en Estados Unidos, República Dominicana (Dajabón y Jimaní) y las zonas de Wanamed y Fonds Parizien en Haití.
Para finalizar este encuentro, se llevó a cabo una rueda de prensa el día miércoles 30 de octubre con miras a hacer un llamado de atención a las
autoridades de la isla y sociedad en general y una invitación a buscar
estrategias de solución ante la sentencia del Tribunal Constitucional y
respaldada por el gobierno de la República Dominicana que viola los
derechos de miles de dominican@s descendientes de haitianos en
situación irregular remontándose hasta 1929. Se pretende despojar de la
nacionalidad adquirida a cuatro generaciones de descendientes de inmigrante en situación irregular. Se trató también de tomar conciencia de todas las violaciones de los derechos humanos en la frontera de estos dos países en relación al tráfico de niñ@s, trata de adolescentes y jóvenes mujeres para la prostitución, abusos de la autoridad y estafas.

Se manifestó también la inquietud ante la situación socioeconómica y política de Haití, que sigue provocando un problema migratorio masivo de su población, sobre todo del sector rural, quienes al no tener ningún tipo de documentación se hacen más vulnerable para la violación de sus derechos. Finalmente se solicitó a la sociedad y organizaciones de ambos países a que se fortalezca los lazos fraternos y a seguir luchando por los derechos humanos. Al gobierno haitiano se pidió elabore un diseño e implementación de una política migratoria integral que facilite a l@s haitian@s en el país y en el extranjero la dotación de los documentos de identidad. Al gobierno dominicano se demandó que reconozca los aportes de los inmigrantes haitian@s y asegure el ejercicio de sus derechos laborales y que acoja el proceso establecido en el derecho internacional para las detenciones y deportaciones.

Con estos encuentros no hemos ambientado para iniciar nuestro trabajo en el SJM. Continuamos también con las reuniones con el Grupo Intercongregacional para un trabajo pastoral con migrantes y, trabajando en red, queremos hacer realidad el sueño del proyecto de la construcción de casas para 60 familias desplazadas de los campamentos y migrantes repatriados. No podemos terminar esta crónica sin enviar nuestro agradecimiento concreto a quienes se han hecho presente con un gesto solidario para este proyecto en este mes de octubre: Congregación de las Hermanas Ursulinas, Misioneras Combonianas, Mercedarias Misioneras y a nuestra inolvidable Hna. Dionela. Que nuestro buen Dios bendiga su generosidad y les haga crecer en esa apertura misionera escuchando la voz de los más desfavorecidos de nuestra sociedad.

Como CIM damos gracias a Dios que nos acompaña día a día, fortaleciéndonos y animándonos en este caminar misionero.
Que María Nuestra Madre interceda por los nuevos proyectos emprendidos y por los que vendrán. Pedimos nos acompañen con sus oraciones para que sea verdaderamente el Espíritu de Dios Padre – Madre el que nos enseñe y nos empuje a hacer lo que debemos hacer.

Con cariño y afecto las hermanas de la CIM-KEM.

Piedad Aldaz (Misionera Comboniana)

Clemencia Rodríguez (Mercedaria Misionera)

Ana Arias (Misionera de María Corredentora)

Diana Méndez (Dominica de la Enseñanza)

 

Puerto Príncipe, Octubre 2013