23º CRÓNICA DE LA CIM

COMPARTIENDO VIDA Y SUEÑOS

EN EL MES DE DICIEMBRE 2012

 

 

“CUANDO LA PERSONA SE LIBERA DE LA MISERIA, JESUS NACE”

Con un trozo de tienda recogida en el campamento de Automeca por la Hna. Dionella y con imágenes de personas concretas que han vivido experiencias dolorosas y que todavía siguen un “éxodo” sin esperanza, tenemos el pesebre en la capilla de nuestra comunidad. Allí hemos depositado los deseos para estas Navidades. Descubrimos a Jesús pobre y marginado que nace en situaciones de injusticia y muerte, pero QUEREMOS VER a JESUS que nace principalmente en esas luchas de liberación de toda injusticia y marginación. Su mensaje LIBERADOR es en Haití un grito que se alza con fuerza. Miles de personas han sido desalojadas de los campamentos, pero sus condiciones de vida poco o nada han cambiado. Muy de cerca estamos acompañando a Fabianne y sus gemelos de dos años; años; a Sonìs y su hijo de 8; a Yvette con su embarazo de riesgo y que sueña con una casita digna para su familia; a Kerline que salió de un campamento para plantar una tienda en otro más lejano; a Lamercie Nerval que vive en una habitación en peores condiciones que en el campamento en el que permaneció bajo una tienda por cerca de tres años… Y así, la lista sería triste e interminable. Estamos asistiendo ya al tercer campamento desalojado de los siete que hemos acompañado. Impresiona ver salir a la gente con TODAS sus pertenencias, lo mínimo que podríamos imaginar y que interpela a nuestra conciencia, acostumbrada quizá a la abundancia y al despilfarro.

EN “ESPERA” DE TRASLADAR TODAS SUS PERTENENCIAS DESPUÉS DE DESALOJAR SU TIENDA

Y una mezcla de que era necesario salir, pero también de tristeza y preocupación, se apodera de nuestro corazón. Es verdad que deseábamos que esta situación de vivir bajo tiendas se acabe de una vez, pero interiormente teníamos el convencimiento de que la situación de la gente mejoraría. De las más de 1.300 familias establecidas en Automeca, sólo a unas 30 se les favoreció con la posibilidad de una casa en la zona de Zoranjè en un proyecto promovido por la O.I.M.. ¿Y todo el resto? La realidad, nos ha descubierto una evidencia muy grave: la miseria endémica en la que Haití vive desde hace años! La gente, en su gran mayoría, ha salido a vivir en barrios a los que les es accesible una habitación de alquiler por un mínimo de dinero que la Cruz Roja les ha entregado como ayuda, pero las condiciones de habitabilidad en estos sectores son inexistentes: sin luz, sin agua, sin ventilación, amontonadas las familias en corredores estrechos con una única separación de un canal por el que corre el agua sucia. Los lazos de compañerismo y solidaridad que se crearon a lo largo de estos tres años, nuevamente se han roto al separarse para ir a vivir cada familia donde se han podido acomodar. El 16 de diciembre, en el campamento de Automeca hubo una sentida celebración de la Eucaristía presidida por el P. Lazard, Director del SJR. Fue una despedida definitiva del campamento y quiso ser una acción de gracias por la vida, la ayuda recibida y la resistencia que han tenido desde el terremoto del 2010 y petición de bendiciones para la nueva etapa que las más de 6.000 personas comenzarán a vivir a partir de este Adviento-Navidad del 2012.

BIENVENIDA Y DESPEDIDAS

La CIM en este mes ha tenido mucho movimiento. Comenzó Soco marchando a México el 22 de noviembre para sus vacaciones familiares. El 2 de diciembre llegó la Hna. Dionella Faoro, Franciscana Isabelina, enviada especial de la CER para acompañar a la comunidad, pues el 6 de diciembre marchó definitivamente a Ecuador Magdalena Nieves y el 16 Patty Villacrés. Una mezcla también de alegría por recibir y tristeza por despedir. Vamos experimentando que los lazos de amistad y fraternidad son una fuerza en nuestra comunidad, algo que nos impulsa a vencer contratiempos y dificultades. Ahora mismo sólo hemos quedado “un pequeño resto” de la CIM: Carmen Rosa, Dionella, Clemencia. Y “un pequeño resto” frágil, limitado, sin posibilidades de desplazamientos rápidos. Clemencia sufrió una caída el 1 de diciembre y todo este mes debe estar en “obligado reposo”, con una pierna enyesada y con la otra también limitada.

PEQUEÑOS PROYECTOS DESDE LA C.I.M.

Como CIM no podemos aún emprender grandes proyectos. El gran proyecto de la vivienda está como una prioridad pero en Haití se debe caminar muy lentamente, más todavía si es cuestión de adquisición de terrenos. Hemos visitado alguna posibilidad en Kwa de Boukè, hemos planteado ya al grupo con el que, si Dios quiere, trabajaremos en red: Escalabrinianos, Jesuitas, CIM y se lo ha aceptado, pero con la recomendación de “ir con cuidado” y despacio.

EN LA CASA QUE SE ACABÒ DE CONSTRUIR

Para no quedarnos con la sensación de que el proyecto de vivienda no ha sido apoyado durante el año 2012 y viendo la urgencia de atender a tantas necesidades, como CIM decidimos atender a las demandas de familias de los campamentos que tenían terreno en propiedad pero sin posibilidades de rehacer sus casas deterioradas por el terremoto. Un ingeniero, recomendado por los Hermanos de la Instrucción Cristiana nos ayudó visitando y dando su informe técnico sobre la posibilidad o no de posible reconstrucción. Con asombro fuimos viendo cómo se descartaban una tras otra: por estar el terreno sobre una acera y en una vía muy transitada; por haber desaparecido casi todo el espacio al haberse construido un canal abierto para el agua de lluvia y querer luego construir haciendo una especie de puente; porque la casa estaba sobre una fuente de agua de la que no cesaba de brotar: porque el espacio para hacer cualquier reparación era muy pequeño.

Finalmente, de doce propuestas, nos quedamos en cuatro. Y de las cuatro a dos les llegó la suerte de la O.I.M.

Así que decidimos emprender primero con una de un matrimonio de Park Kolofè quienes, con mucho esfuerzo, comenzaron a construir su casa pero no tenían dinero para acabar con el techo. En este mes de diciembre hemos acabado con la ayuda y es una satisfacción ver la evolución del trabajo y el que, finalmente, puedan tener su casita terminada como un sitio digno para salir del campamento.

Otra ayuda que desde la CIM hemos hecho en este campo de la vivienda ha sido a FABIANNE, una joven de 21 años con sus dos pequeños. Por estar siempre como sirvienta (aún en los campamentos) no tuvo nunca la titularidad de una tienda. Por esta razón, no accedió a la ayuda para alquilar una habitación y corría el riesgo inminente de quedarse en la calle. Desde la CIM hemos podido financiar el alquiler para que pueda vivir con sus pequeños y ya le ponemos en la lista de los futuros beneficiarios de los proyectos de las casas.

AGRADECEMOS desde estas líneas a todas aquellas personas que nos ayudan con sus donativos a la CIM para llevar adelante estos proyectos concretos con las personas más pobres y vulnerables.

VISITAS QUE AGRADECEMOS

Con motivo de la limitación de Clemencia, las visitas de las mujeres han sido frecuentes. Y es enternecedor ver cómo llegan con algún detalle para compartir desde su pobreza. Una señora hasta nos trajo un gallo “vivo”!! Después de vencer los primeros interrogantes de quién lo prepararía, finalmente pudimos saborear un sabroso caldo de pollo del país.

También estuvieron con nosotras, una semana antes del viaje, Eugenia Silva y María Claudine Petit Jean, las dos hermanas de La Providencia que han estado en Plassac desde el mes de marzo pasado y que ahora regresan a sus respectivos países, Ecuador y Francia, mientras se madura el proyecto de la Comunidad Interprovidencia y se ayuda en la preparación de las nuevas hermanas destinadas a esta misión.

El 18 de diciembre tuvimos la alegría de recibir a dos hermanas de la Congregación de las Ursulinas, muy interesadas por conocer nuestro estilo de vida, la misión que realizamos, los proyectos para el próximo año. La realidad de una comunidad Intercongregacional es lo que más les impactó y, a pesar de encontrarnos muy reducidas en número: Dionella, Carmen Rosa y Clemencia, creo que disfrutaron intercambiando impresiones y experiencias. Nos hicieron el regalo de dos últimos libros de Pagola, “El Camino Abierto por Jesús” sobre los evangelios de Mateo y Marcos, a los cuales les sacaremos un buen “jugo” pues Pagola es uno de los grandes referentes en nuestra comunidad.

NUESTRO DISCERNIMIENTO VA POR BUEN CAMINO

Continuamos en el proceso de discernimiento, pero parece que nos hemos orientado a trabajar en “red” con los Escalabrinianos, Jesuitas y las Hermanas de Esket (dos hermanas indianas muy comprometidas en el área pastoral y con quienes hasta ahora hemos trabajado en los campamentos). Hemos tenido ya dos reuniones con el fin de clarificar ideas y ver qué líneas tendríamos que seguir para estructurar un proyecto para trabajar en el campo de la movilidad humana, tanto con personas desplazadas internas (todas las personas desalojadas de los campamentos y que por miles se han asentado en otros lugares) como con las personas repatriadas o con la gran problemática de la frontera. Partimos de que todos los que queremos implicarnos en esta misión tenemos experiencia de acompañamiento a estas personas y de tener conciencia que en Haití no hay nada estructurado para dar respuesta a este desafío sangrante y muy actual.

La CIM espera que con este proyecto se pueda clarificar su continuidad en Haití, definiendo su lugar de residencia, la delimitaciòn de su campo de acción, el número de personas que se pueden implicar en el trabajo y la manera de hacerlo sin que la CIM pierda su motor principal de compromiso con las personas más débiles y desfavorecidas en este nuestro país caribeño que no cesa de clamar por un cambio de estructuras en el que broten la justicia y la dignificación de la persona como tal.

En estas fechas, el “pequeño resto” de la CIM da un SALUDO NAVIDEÑOY DESEOS DE FELICIDAD A LO LARGO DEL 2013 a todas las personas que nos acompañan con sus oraciones. A nuestras respectivas Congregaciones, a nuestras hermanas que han pasado por la CIM como un verdadero regalo de Dios y que ya han regresado a integrarse en sus nuevas misione les decimos FELIZ NAVIDAD! MÈSI ANPIL POU NOU FÈ YON KADÒ POU N!

Carmen Rosa Peñaranda

Asunción

 

Dionella Fioro

Franciscana Isabelina

 

Clemencia Rodríguez

Mercedaria Misionera