19° CRONICA DE LA CIM

PUERTO PRINCIPE, ABRIL 2012

 

Lluvias y más lluvias nos han acompañado a lo largo de este mes, haciendo imposible que en algunos días nos desplacemos a los campamentos, los cuales están prácticamente inundados. Hemos tenido días enteros de lluvia y casi todas las noches tampoco ha parado de llover. Mientras en otros lugares nos saldría una oración espontánea de gratitud por el agua de la lluvia, aquí en Haití, cada vez que llueve nuestro corazón sufre por la cantidad de gente que padece bajo las tiendas, por los destrozos que en las calles y barrancos se produce por el agua que corre abundante pero sin control, por el agua que se desperdicia en un país tan necesitado de ella. Los pozos que hay en los bajos de algunas casas se desbordan y hay que tirar el agua sin contemplaciones.

Cuando nos toca ir a las reuniones con los Grupos de Mujeres y de Jóvenes, en el campamento de Henfrasa nos toca hacer equilibrio saltando en piedras colocadas para evitar pisar el agua o el lodo que se acumula alrededor de la tienda en que tenemos las reuniones; en Palais del’Art, no es posible organizar nada cuando llueve pues todo lo tenemos “al aire libre”; en Automeka son las mismas mujeres quienes nos llaman para que no vayamos pues nos dicen que no se puede caminar por el lodo; en Park Kolofé se desbordan unos canales de agua e inundan y arrasan todo y, además, si llueve los tap-taps ya no hacen su servicio habitual; en la zona de Tijou, con la pendiente que hay que subir, no es posible hacerlo por el agua que baja como un río y hay un gran riesgo de resbalar. Y seguimos con el reto: MUCHA GENTE VIVE TODAVIA EN LOS CAMPAMENTOS BAJO TIENDAS INHUMANAS PORQUE NO TIENEN OTRO SITIO A DÓNDE IR!

ASPECTO DE LA CULTURA HAITIANA DIFICIL DE ENTENDER

El día 3 de abril, Martes Santo, murió en el Hospital General de Puerto Príncipe una señora que participaba en el Grupo de Mujeres del campamento de Automeka. Una mujer muy pobre, siempre manifestó que sólo tenía dos hijos: uno de 23 años y otro de 14. El mayor, no se separó de su madre durante el tiempo de enfermedad, atendiéndola en todo lo que él podía hacer: desde ayudar en las curaciones hasta el lavado diario de la ropa. En el Hospital carecen de gasas (que no hay ni en las Farmacias) y la herida supuraba continuamente porque no tenía ningún tipo de drenaje. Algunas veces Clemencia la fue a visitar y cada vez regresaba impresionada por lo que veía. La señora estaba en una sala de cuidados post operatorios en la que se amontonaban por lo menos 12 enfermos y familiares que llevaban la medicina para que se los aplicasen según la prescripción médica. Si no se lleva la medicación, a los enfermos se los deja morir. Entre la falta de aseo, la aglomeración, los malos olores, EGENYE estaba cada vez más débil porque su hijo no podía comprar los medicamentos. Se preguntó por algún otro familiar, pero nunca se supo que tuviese a nadie más. Como se vio era un caso de emergencia se le compró la medicación que necesitaba (no encontrando en las Farmacias ni las gasas ni los sueros que las enfermeras pedían). Se hizo también las gestiones para facilitarle sangre que necesitaba para someterse a una nueva cirugía. Sin embargo, EGENYE no resistió más y falleció. Como es normal, se la llevaron a la morgue, otro lugar lo más de impresionante. Acompañando al hijo, se le preguntó por el entierro, pensando que sería lo más rápido posible. Pero no fue así. La familia que nunca estuvo visible en vida, ahora exigía se le hiciese un “bello entierro”. Se la llevaron a una morgue privada y después de 20 días en que pedían a uno y a otro lado “ayuda” para el entierro, lo han hecho con todos los detalles con los que-dicen- deben despedir a sus muertos. Difícil de entender: olvidados en vida y honores en el momento de la muerte. Se entiende, por otro lado, el dolor del pueblo haitiano después del terremoto cuando tuvieron que tirar en fosas comunes a cientos de miles de fallecidos.

SEMANA SANTA EN HAITI

A pesar de que durante todo el año estamos en contacto directo con situaciones de muerte y de dolor y se vislumbran también “chispas” de resurrección, en Haití se vive con profundidad la Semana Santa. A nivel de los grupos de jóvenes se vivió el Triduo Pascual con actividades que animaron su compromiso como cristianos (tanto católicos como protestantes). Buena participación de 85 jóvenes de Henfrasá y de Automeka que dedicaron la tarde del Jueves y del Viernes Santo y todo el Sábado Santo a reflexionar con dinámicas propias lo que significa el misterio Pascual en la vida de cada persona. En los locales de la Escuela dirigida por los hermanos de la Instrucción Cristiana, cedida generosamente para estos encuentros, se desarrollaron temas de gran interés y momentos de animación con un partido de fútbol, teatro, cantos, danzas. Carmen Rosa, Patty y Edward (Maestrillo Jesuita) estuvieron de lleno dedicados a esta actividad que, después de la evaluación realizada, se ve que fue todo un éxito.

En lo que se refiere a nuestra participación como CIM, tuvimos oportunidad de estar en las celebraciones de Jueves Santo que se hicieron en Automeka; el Viernes Santo en el Via Crucis con un recorrido de tres horas desde la Parroquia a la que pertenecemos, la casa de las hermanas de Sant Paul de Chartres, la capilla de los Hermanos de la Instrucción Cristiana y regreso a la Parroquia; en la Vigilia Pascual con la asistencia de mucha gente y con un hermoso coro en esta misma capilla en la que habitualmente participamos. La Vigilia Pascual se caracterizó también por una fuerte lluvia que nos acompañó durante toda la celebración pero que pasó para que nosotras podamos llegar a casa pasadas las 11:00 de la noche. Es de destacar las “corales” que en esta temporada se multiplican para comunicar con música el gozo y los ALELUYAS de la Resurrección. Iglesias católicas y protestantes organizan sus conciertos musicales a las que asiste mucha gente, elegantemente vestida, que vive de esta manera tan particular la fiesta de Pascua.

CONGRESO DE VIDA RELIGIOSA

Los días 10, 11 y 12 de abril, la Conferencia Haitiana de Religiosos/as organizó unos días de encuentro que lo denominó Congreso de Vida Religiosa. No pudimos estar presentes toda la CIM, pero fueron como delegadas Carmen Rosa y Patricia. En un primer momento se nos dijo que deberíamos compartir nuestra experiencia como CIM y también lo referente al Seminario sobre Cambio Sistémico que se celebró en Santo Domingo en el mes de febrero. Nos preparamos y estábamos listas para el miércoles 11 pero, llegado el momento, no se nos dio oportunidad ni tampoco ninguna explicación del porqué se omitía esta participación.

En el Congreso se reunieron 328 religiosos/as de 58 Congregaciones religiosas presentes en Haití. Quienes participaron no vinieron satisfechas, pues primero el gran inconveniente de la lengua y después el que no se hubiese abordado la problemática que más debería interpelar a la Vida religiosa haitiana: el hecho de la cercanía concreta a la realidad de pobreza que aqueja a la mayoría de población y en el cómo lograr un cambio que repercuta en su vida y que luego sea capaz de influir radicalmente en toda la sociedad haitiana.

VISITAS QUE NOS HAN ALEGRADO E INVITACION A CENAR

Con ocasión del Congreso vinieron a nuestra casa Eugenia Silva y Claudine Petit Jack, las dos hermanas de la Providencia que están en Plassak en la experiencia Interprovidencia. Muy animadas nos compartieron su valiosa experiencia y en el cómo están iniciando su integración en el pueblo. Con alegría las escuchamos y deseamos de corazón continúen siendo esa voz profética en esos lugares tan olvidados y escondidos. La gran dificultad que tienen es en el asunto de las carreteras: están en tan malas condiciones que ni los camiones pueden entrar, así que los desplazamientos los deben hacer en moto o a lomos de burro. Aprovecharon esta salida a Puerto Príncipe para arreglar los asuntos del Permiso de Residencia en las oficinas de Migración y, Eugenia especialmente, aprovechó también para visitar a nuestro pequeño DAVENS en el orfelinato. Le encontró más delgado, pero ahora sí con gran agilidad para caminar.

También vinieron a nuestra casa durante los días del Congreso, dos hermanas de Jackmel: Ramona, Mercedaria de la Caridad, y Patricia, Religiosa del Perpetuo Socorro. Una buena oportunidad para abrir aún más nuestro sentido de Intercongregacionalidad. Pasamos unos buenos momentos compartiendo sentimientos y experiencias y respondiendo a las inquietudes que a veces surgen por nuestro “estilo” de vida religiosa.

Y finalmente, el domingo 22 de abril, Matilde vino a nuestra casa para presentarnos a la nueva hermana que se integrará en la comunidad de Berel de las Religiosas del Sagrado Corazón. Se llama Bibiana y es de nacionalidad congolesa. Ha acabado su servicio como Provincial en su país y se ha ofrecido a venir a Haití para reforzar la presencia de sus hermanas en esta zona tan necesitada. Ha venido en un momento muy preciso pues justamente en estos días Josefa, otra de las hermanas de la comunidad de Puerto Príncipe, sufrió una fuerte caída en la calle y está muy adolorida aunque en proceso de recuperación.

Pili, nuestra buena amiga que pertenece a “Entre Culturas” de España y que trabaja en “Fe y Alegría” Haití desde octubre del 2010, nos invitó a todas las que formamos la CIM y aprovechando también los días que Eugenia estuvo con nosotras, para una cena en su casa. Nos impresionó ver el hermoso jardín, con piscina incluida. Un verdadero oasis en medio de tanta pobreza y abandono!

En realidad, todas estas visitas e invitaciones son muestras de cercanía que nos alegran y nos ayudan a seguir con entusiasmo en nuestro proyecto de vida y de servicio misionero en Haití.

ORGANIZACION DE LAS CONSULTAS DE BIOMAGNETISMO

Como habíamos quedado después del Curso de BIOMAGNETISMO con Lilí, los campamentos debían hacer su propia organización para atender con la técnica de los imanes a la gente que lo solicitase. Magdalena está acompañando a los campamentos de Haut George, Bas George, La Grotte y Cité Gabriel quienes han decidido atender en un solo lugar, en una carpa acondicionada y que le llaman “la Clínica”. El equipo está trabajando muy bien y hasta han decidido tomarse unos días de descanso por el trabajo que, van experimentando, es agotador. Carmen Rosa y Patty continúan atendiendo a la Comunidad de las Pequeñas Hermanas de Santa Teresa y luego se han organizando para atender en Automeca, Pak Kolofé, Henfrasa, Palais del’Art. Martha, de la Comunidad de las Religiosas del Sagrado Corazón, se ha ofrecido también a colaborar y se integrará en el mes de mayo, después de que regrese de su experiencia de inmersión para aprender el créol.

En general, la gente que está en tratamiento solicita se le atienda. Los días que hemos tenido lluvia y ha sido imposible hacer ninguna consulta, los “pacientes” sienten esta ausencia y hacen su demanda para que no se falte la semana próxima. Lilí nos ha ofrecido nos mandará más imanes desde Ecuador y esperamos que también nos llegue la cinta maskintape pues aquí es imposible encontrarla.

VISITA DEL DIRECTOR INTERNACIONAL DEL SJR Y DE LA DIRECTORA REGIONAL SJR LAC

Del 25 al 28 de abril, hemos tenido la visita del P. Peter Balleis SJ, Director Internacional del SJR y de Merlys Mosquera, Directora Regional del SJR LAC (Latinoamérica y el Caribe). El jueves 26 vinieron a nuestra casa y, con mucha sencillez, nos preguntaron cómo nos sentíamos en el trabajo que cada una realizamos dentro del SJR Haití. Tuvimos oportunidad de expresar nuestros sentimientos, acompañados de reflexiones por aspectos a mejorar. El asunto que en esta temporada nos ha creado un cierto malestar es la no integración del trabajo pastoral con los jóvenes que llevan Carmen Rosa y Patty en el Proyecto General de los Jóvenes que lleva poniéndose en práctica desde el mes de noviembre. Hay falta de comprensión de lo que significa “pastoral” y es por esto que han sido prácticamente excluidos en la programación de actividades que necesitan recursos económicos. El P. Peter y Merlys han dejado claro que no podrá seguir ejecutándose el proyecto general de los jóvenes si no se incluye claramente el trabajo que ya se hace desde el año pasado en el campo de las pastoral juvenil en los campamentos. Hemos vivido momentos de tensión por la reacción suscitada frente a este aspecto.

Por otro lado, nos han dado la noticia de que el SJR no podrá continuar con su servicio en Haití. Solamente permane

cerá hasta mediados del próximo año pues entienden que el tiempo de emergencia después del terremoto de hace más de dos años, ha terminado ya. Los proyectos de Mujeres, Jóvenes y Educación tienen garantizado solamente un año más. Expresan que la filosofía del SJR es de mantener la itinerancia, atentos siempre a ACOMPAÑAR, SERVIR Y DEFENDER a aquellas personas refugiadas o desplazadas que son forzadas a vivir al margen de la humanidad. Pero siempre atentos a lugares y circunstancias en las que la emergencia es un momento circunstancial.

Como CIM vemos que quizá esto afectará al estilo de la renovación del Convenio por dos años que la CER hizo con el SJR y que terminará el próximo mes de noviembre. Merlys ha quedado que se pondrá en contacto con Ma. Eugenia para tratar de este asunto. Pensamos también en las hermanas nuevas que vendrían a integrarse en la CIM en el mes de octubre. Nos preguntamos, ¿no sería más conveniente que se prolongase la permanencia de las tres hermanas que ya están integradas en los diferentes Proyectos hasta finalizar su ejecución? No sabemos qué rumbo tomarán las decisiones. Una vez más nos convencemos que ESTAMOS EN MANOS DE DIOS y que este pueblo haitiano necesita todavía se le acompañe en su caminar hacia una vida más digna, como lo hizo Jesús lleno de compasión y amor por los pobres y excluidos. Haití es un país que vive en una “emergencia continua” y su proceso de reconstrucción como toda la vida en general necesita de tiempo y de mucha paciencia para asumir esta lentitud en su ritmo.

Se nos ha pedido que en este año nuestro trabajo se oriente a ayudar a la gente a salir de los campamentos. Se debe pensar en estrategias para SALIR CON DIGNIDAD DE LOS CAMPAMENTOS, teniendo contacto con organizaciones que están en Haití con una visión de perdurabilidad.

LOS PROYECTOS CAMINAN

A pesar de las dificultades, vemos que los proyectos llevados en coordinación con el SJR tienen buena marcha. El Proyecto financiado desde Ecuador para que 55 mujeres del campamento de Automeca participen en la gestión de los microcréditos o de la Economía Solidaria, va llegando a su fin. Hay alegría de ver, sin embargo, que aunque la ejecución del proyecto termine con la fecha que se determinó, la cantidad de mujeres beneficiadas va en aumento, pues la misma devolución del dinero promueve que otras puedan acogerse al programa.

Con el resto de los Proyectos continuamos con entusiasmo, dando fin a un nuevo Trimestre de recorrido. 65 mujeres han recibido ya el préstamo dentro de la gestión de los Microcréditos o de la Economía Solidaria y algunas ya tienen más de la mitad del dinero pagado puntualmente. De manera muy cercana vamos haciéndoles el seguimiento y constatamos con satisfacción cómo este proyecto les está ayudando a salir de su estado de miseria. No nos conformamos, sin embargo, que esto quede en un simple comercio ambulante, el cual, siendo un estilo de trabajo seguido por la gran mayoría de las mujeres haitianas, es en sí una actividad perseguida por las autoridades municipales, que sin dar otra alternativa, destruyen con violencia los pequeños puestos de negocio y requisan los productos que, con tanto sacrificio, las mujeres lo han conseguido. Es mucha la violencia que hay a estos niveles. En los tres primeros meses del año se han incendiado 4 mercados, destruyendo todo lo que con sacrificio, las vendedoras tenían guardado. Y dicen que el fuego fue quizá provocado. Así pues, sin lugar para vender, la vida de las mujeres es una continua lucha, pero que no desmaya en ningún momento. Con razón se dice que son ellas la columna que sostiene firme a toda la familia.

Dentro del Proyecto de Mujeres están incluidos los Talleres de Salud. Se ha concluido ya en todos los 7 campamentos el 5° Módulo de Salud Comunitaria y Soco está comenzando con un nuevo Seminario dirigido especialmente a las mujeres embarazadas. Hay buena participación y expectativa. Las experiencias compartidas en el Seminario es un magnífico instrumento para adentrarnos más en la cultura haitiana y en los tabúes que envuelven toda la realidad del embarazo y del parto. Y es además una plataforma importante de formación en el área de la Educación Sexual y Reproductiva.

Con respecto al Proyecto de Educación, las dos escuelas móviles de Automeca y de la zona de Tijou que abarca a cuatro campamentos continúan con su recorrido. Es una buena respuesta dentro de este Proyecto, insistiendo sin embargo que no será un recurso permanente en los campamentos. Se tiene la esperanza que para el próximo año los más de 200 niños atendidos podrán continuar su proceso de aprendizaje en alguna escuela de la zona. La satisfacción de los padres y madres de familia es algo evidente: sus niños/as ya no están tirados todo el día en el barro del campamento sino que asisten a una escuela para aprender las primeras letras y todo lo que implica una educación integral.

CON VISTAS AL MES DE MAYO

La CIM ha recibido unos donativos de México y de Ecuador con una intencionalidad bien clara: dar alimentos a las personas que lo necesitan. Esto en Haití es una tarea muy difícil pues casi es imposible discernir quién es el más necesitado en este aspecto. Es por eso que para respetar la intención de los donantes hemos decidido volver a repetir el gesto que ya realizamos el año pasado: aprovechar el mes de mayo para hacer un regalo de un kit de alimentos a 525 madres de los 7 campamentos. En este año hemos dicho se escoja a las madres ancianas, generalmente olvidadas, para homenajearlas de una manera especial. Los diferentes Comités en los campamentos ya están trabajando en elaborar las listas. Lo que nos ha sorprendido es que aquí en Haití, una persona que pasa de los 50 años ya es considerada anciana! Sabemos que el trabajo que nos espera es muy fuerte, pero confiamos en que podremos salir adelante. En la próxima Crónica ya os participaremos el desarrollo de esta actividad. Se nos pide que pensemos que dentro de los alimentos se puede incluir también el agua. Concretamente dos campamentos: el de Automeca y el de Pak Kolofé han hecho su solicitud de tanqueros de agua pues carecen de este precioso líquido. Se piensa en hacer un primer donativo y luego estimular para que sea la misma gente del campamento quien tenga la responsabilidad de gestionar la compra y distribución del agua, organizándose en el trabajo de manera comprometida y solidaria.

Y por hoy terminamos, encomendándonos en la oración de todos/as nuestros amigos/as que siguen el caminar de la CIM a través de esta crónica mensual. GRACIAS POR VUESTRA CERCANIA Y AMISTAD!

Patricia Villacrés

Providencia

Carmen Rosa Peñaranda

Religiosa de La Asunción

Magdalena Nieves

Esclava Sgdo. Corazón

Socorro López

Misionera Comboniana

Clemencia Rodríguez

Mercedaria Misionera


Puerto Prìncipe, 30 de abril de 2012