10° CRONICA

COMUNIDAD INTERCONGREGACIONAL MISIONERA (CIM)

JULIO 2011

 

Preparando cajas y maletas para hacer ya la mudanza a un piso que finalmente hemos conseguido, hemos acabado el mes de julio. Damos gracias a Dios porque en esta temporada no ha llovido fuerte y no hemos tenido que sufrir ninguna inundación. Cada vez que el cielo amenazaba tormenta nos poníamos a temblar, pero gracias a Dios, la lluvia se alejaba a descargar en otros lugares.

El piso que hemos conseguido no está lejos de donde ahora vivimos,  es una segunda planta y parece no tener problemas de humedad. La primera semana de agosto pensamos estar en la otra casa. Todas las personas que vengan a visitarnos tienen  ya en Puerto Príncipe un lugarseguro donde alojarse. ¡ Seràn bienvenidos/as!

Y hablando de visitas, adelantamos la alegría grande que tenemos con el anuncio de la visita de Carolina Angulo, Provincial de México de las Hermanas Misioneras Combonianas. Vendrá el domingo 7 de agosto. Y luego, el día 28, tenemos la noticia de que vendrá la Provincial de las Hermanas de la Providencia, Hna. Ma. Isabel Cabezas.Desde ya les decimos que estamos muy contentas de que compartan unos días con nosotras!

PROYECTOS EN MARCHA

El sueño de acompañar a la gente de los campamentos con proyectos concretos que fortalezca su compromiso grupal y sea un estímulo para posibles salidas laborales, poco a poco se va haciendo realidad. Se ha tenido un Taller de Artesanía de carteras de paja con las mujeres de los 7 campamentos; y un Taller de Manualidades con los jóvenes para hacer pulseras, collares, pendientes, rosarios con material donado desde Ecuador y México. Además Soco ha terminado de pasar por los 7 campamentos con su segundo módulo de Salud y Nutrición.

Todo esto ha sido una respuesta dentro de aquel Proyecto Puente que se llevó a cabo mientras se espera la aceptación y llegada de recursos para los otros Proyectos que, esperamos, se hagan realidad lo más pronto posible.

Desde Ecuador, por intermedio de la CER, se aprobó un proyecto para financiar un programa de economía solidaria a base de microcréditos. Se está empezando a trabajar con 55 mujeres del Campamento de Automeca, el más numeroso y con mayor problemática social. En los otros campamentos vamos ya preparando los grupos que accederán a esta gestión y confiamos que los recursos se multipliquen para llegar al mayor número de personas beneficiadas. Es hermoso constatar la alegría y satisfacción de las mujeres que han comenzado ya a caminar, sintiéndose ellas mismas gestoras de su propio negocio. En grupo hacen su cotización semanal, reciben el préstamo, controlan el pago de la deuda y del 1% de interés mensual, conscientes de que si son puntuales en el pago, podrán beneficiar a más mujeres y ellas mismas podrán acceder a un nuevo préstamo.

Creemos que esta forma de actuación ayuda a crecer en dignidad, revaloriza a la persona y le hace sentir capaz de salir adelante, a pesar de todas las dificultades.

SUEÑO QUE QUIERE HACERSE REALIDAD

Y hablando de proyectos y viendo que las carpas ya no resisten para cobijar un invierno más a sus dueños y ante la pasividad de las autoridades del gobierno, estamos haciendo las averiguaciones para ver de dónde conseguir fondos para empezar a construir una casa digna a las familias de un campamento que está sufriendo fuertes presiones e intimidaciones por parte del dueño. Es el campamento más pequeño, de unas 120 familias, y está ubicado en el párking de un Palacio del Arte. Desde meses ya no tienen agua  y el propietario  impide a la Cruz Roja se los abastezca. Les ha derribado el muro que les protegía, les ha quitado, con violencia, la poca luz con energía solar que habían instalado y destruyó la carpa que el SJR utilizaba para hacer reuniones. Algunas familias han abandonado ya el lugar, pero las que quedan es porque realmente no tienen a dónde  ir. Pensando en estas personas es cuando hemos visto la necesidad de movernos para ver quién nos podría financiar alguna casa.

Las Misioneras Combonianas de México proponen enviar un proyecto “Construcción Casa” ala Asociación ONLUS de Italia. Estamos pensando hacer la petición para 50 casas que, si Dios quiere, podría ser nuestro aporte entre las 200 casas que se sueña construir. Hemos ido a conocer un terreno que ya lo ha comprado -en parte- Fe Y Alegría, y se nos ha comentado el proyecto que se tiene de  hacer un Pueblo Modelo en un espacio de 19 hectáreas. Se comenzaría haciendo las infraestructuras de agua, canalización, diseño de calles y espacios para un mercado, iglesia, dispensario médico, espacios recreativos. Se construirían los cimientos y una primera planta que se daría en donación y, luego, se motivaría para que cada familia continúe la construcción a base también de microcréditos. Trabajaríamos pues, en coordinación entre el SJR y Fe y Alegría. El costo de cada casa asciende a unos 5.000 dólares americanos. Esperamos que la Providencia de Dios se hará presente como en cada ocasión que hemos pretendido realizar algo a favor de “sus preferidos”.

EN HAITI ES POSIBLE OPTAR POR LA VIDA

Hemos tenido en este mes unas cuantas alegrías por haber podido acompañar a personas en situación crítica y luego ver resultados positivos.

En primer lugar, ONITA, la joven de 19 años que debía someterse a una delicada intervención quirúrgica y que aquí en Haití no le daban posibilidades de vida, se encuentra ya recuperándose y feliz. Después de mucho caminar, encontramos a un médico norteamericano que puso interés en su caso y trajo todos los aparatos que necesitaba para hacerle la intervención. Estuvo ingresada en el hospital unos cuantos días y ahora ya puede comer con normalidad y mirar con esperanza su futuro.

Y mujeres embarazadas dan a luz a sus pequeños/as. Hemos podido acompañarlas al hospital y resolver su situación desesperada. Y ver luego, con ternura, a aquellos bebés indefensos y frágiles junto a sus madres en medio de la pobreza de una tienda que les da cobijo. La imagen de Jesús nacido en un pesebre es aquí un cuadro cotidiano.

También hay casos que nos conmueven y hacen palpar la impotencia ante dramas humanos difíciles de aceptar como reales. Tenemos muy fresca y cercana la imagen de MITCH, una joven de 14 años, violada al día siguiente del terremoto pues se quedó sola en la calle al perder a toda su familia. Como resultado de la violación dio a luz nada menos que a cuatro bebés. Uno de los pequeños murió y ella tuvo que asumir el cuidado de tres. Sola, en la calle, sin recursos, se refugió en un campamento. Una joven de 18 años, también residente en el campamento, se ofreció a cuidar a las dos niñas. MITCH se quedó con un niño. Ahora vive en Henfrasá, un campamento que atendemos. Su amiga se ha ido ya a vivir fuera y se ha llevado a las dos peueñas.MITCH tiene sobre sí innumerables heridas difíciles de curar y, como niña que todavía es, sueña con terminar sus estudios, colocar a sus hijos en algún hogar en que tengan algo para comer, y vivir en unas condiciones dignas. Nos preguntamos ¿será posible que sus sueños se hagan realidad? Si en Haití se opta por la vida, MITCH debería estar como primera de la lista.

ABIERTAS A LO DIFERENTE

Al ser comunidad intercongregacional tenemos como motivación estar abiertas a lo diferente. Aquí en Haití tenemos innumerables ocasiones de vivir esta realidad y, no sólo entre nosotras, sino disponibles en aceptar y participar en fiestas y acontecimientos de otras Congregaciones.

En la Fiesta del Sagrado Corazón fuimos invitadas por Matilde y Josefa a participar en la fiesta de su Congregación. Hermosas reflexiones compartidas sobre la ternura y la misericordia de un Dios que camina con su pueblo. Nos dejaron una carta de su Superiora General con reflexiones actuales y comprometidas de un Dios “que nos amó primero”. En algunas de nuestras reuniones comunitarias hemos tenido esta carta como objeto de reflexión.

Y el día de San Ignacio fuimos invitadas por los Jesuitas a participar de su fiesta. Al estar comprometidas en su tarea pastoral nos consideran como parte de su familia y, con confianza, nos hacen partícipes de sus celebraciones.

También hemos tenido una invitación a hacer un recorrido por tres lugares emblemáticos de Puerto Príncipe. Pilar, una cooperante española de “Entre culturas”, muy amiga nuestra y que trabaja en Fe y Alegría, nos llevó un sábado a conocer el Mirador, un lugar hermoso desde el cual se tiene una amplia visión panorámica de toda la ciudad; luego fuimos a Fort Jack, una fortaleza de defensa en la lucha por la independencia contra los franceses; y finalmente visitamos el famoso Hotel Olofsson, lugar donde Graham Greene escribió el libro “Los Comediantes”. Nos ha servido para mirar otra  faceta desconocida de Puerto Príncipe. Lamentamos, sin embargo, que estos sitios tan emblemáticos de la ciudad, sean tan poco explotados y cuidados como recurso turístico.

IMPOTENCIA ANTE AGRESIONES.

En este mes hemos participado con dolor de las agresiones por parte de la Policía a gente que tiene como medio para sobrevivir la venta ambulante. Si en otros lugares ese tipo de comercio es visto como algo negativo, aquí en Haití se valora el que miles de mujeres  salgancon sus ventas a la calle. ¡Es el único medio de subsistencia que la mayoría tiene! Y se valora la creatividad, la constancia, la paciencia en permanecer desde la madrugada hasta altas horas de la noche, alumbrando sus puestos con una vela, con la esperanza de que algo podrán vender. Muchas veces nos decimos ¿es que esos objetos que exponen podrán ser vendidos? Pero  allí están, día tras día, en la calle bajo un sol abrasador, esperando que “alguien” les compre algo. Hay muy pocos lugares que hacen de mercado, así que quien quiere vender se debe colocar en cualquier sitio de la acera.

Pues parece que se ha dado alguna orden de desalojo desde el Ayuntamiento y en varias ocasiones ya hemos visto la forma brutal en que la policía cumple su cometido. Parecen una horda de bandoleros que atacan, roban y destrozan. Sin contemplaciones y sin pensar que quizá sus mismas madres y mujeres estarán en esas circunstancias, bajan como enloquecidos a destrozar, golpear y quitar todo lo que pueden. Y nadie dice nada. Callan y aceptan estas agresiones, pero sin duda, la violencia, el dolor y la impotencia se va almacenando en sus corazones. Y es preocupante que para los niños esto está significando un modelo de actuación en la convivencia social.

NOTICIAS VARIAS

Nos estamos preparando para ir a Jakmel, a la Casa de las Hermanas Mercedarias de la Caridad, para nuestros Ejercicios Espirituales. Nos acompañará el P. Mateo Aguirre, jesuita, quien en estos días regresa de España. Iremos el 16 de agosto y regresaremos el 25.

La dirección de nuestra casa a partir de Agosto será en Delmas 31, Rue Guinou, 3.

 

Con un fuerte abrazo nos despedimos hasta el próximo mes, desde la casa nueva.

 

Socorro Lòpez

Eugenia Silva

Marlene Caisaguano

Ma.Augusta Viñàn

Clemencia Rodrìguez


Puerto Prìncipe, 31 de Julio de 2011