8° CRONICA DE LA CIM

COMUNIDAD INTERCONGREGACIONAL MISIONERA

EN HAITI

MAYO 2011

 

Finalmente estamos las cinco que formaremos la comunidad de la C.I.M hasta el mes de noviembre en que se harán nuevos relevos. El 31 de mayo llegaron Socorro y María Augusta de su experiencia de inmersión de un mes y medio en Monben Crochu, satisfechas de todo lo que pudieron vivir y aprender sobre la lengua, la cultura y costumbres del pueblo haitiano, el disfrute del paisaje y belleza de esa zona del país. Ahora están listas ya para lanzarse en el trabajo pastoral que se les encomiende. Las tres que quedamos en Puerto Príncipe las recibimos con cariño, manifestándoles que su ausencia ya se nos hacía demasiado larga.

Soco y Magus han hecho su propia evaluación que adjuntamos a esta crónica.

PROYECTOS EN MARCHA

En este mes de mayo hemos vivido con expectación la llegada de proyectos aprobados, el envío de otros, la necesidad de hacer pequeños “proyectos puente” hasta que los grandes proyectos tengan la aprobación definitiva y veamos el modo de operativizarlos.

El primer proyecto que ya tenemos en mano y lo hemos estudiado con el P. Lazard Wismith ha sido el enviado desde Ecuador para una intervención directa en el Campamento de Automeca con mujeres y jóvenes, los dos colectivos con mayor vulnerabilidad por las condiciones de hacinamiento y precariedad en la que viven. Se han hecho algunas observaciones que el P.Wismith lo tratará directamente con el P. Jesús, secretario de la CER. Esperamos que los puntos se concreticen pronto para comenzar a trabajar con el fin de mejorar las condiciones sociales y económicas en este campamento, que_ por las características que posee_ es el de mayor prioridad entre los siete que atendemos en coordinación con el SJR. Los objetivos a conseguir en este proyecto se dirige a: 1° Mejorar el clima social y disminuir los conflictos entre los jóvenes a partir de la formación en valores humanos y cristianos por medio de actividades culturales, recreativas y deportivas. 2° Incrementar los ingresos de las madres de familia más vulnerables a través de actividades generadoras de ingresos (programas de microcréditos).

Otro proyecto en el que muy pronto podremos participar es uno para resolver el gran problema de los niños y niñas que viven en los campamentos y no pueden ir a la escuela por la falta de medios económicos de los padres. Se adaptarán unas carpas para unas escuelas móviles en tres campamentos y se priorizará la formación de los profesores que viven en el mismo campo para que sean ellos mismos quienes trabajen en las escuela. Como el problema de desnutrición en los niños es grave, se organizará un comedor escolar y se dará trabajo al mismo tiempo a unas cuantas madres de familia, de las más necesitadas.

Los proyectos “puente” quieren ser pequeños proyectos a realizar en el lapso de dos meses. Se ha pensado organizar un taller de artesanía de sombreros y bolsos de paja para las mujeres y otro de manualidades: confección de pulseras y rosarios para los jóvenes. También en el área de salud se mantiene el proyecto que Soco que tenía previsto sobre temas de Nutrición y prevención de enfermedades.

Mientras esperamos se nos haga efectivo el dinero necesario para comenzar con estas actividades, continuamos con nuestro acercamiento a la gente procurando fortalecer el sentido de grupo, el conocimiento de sí mismos, el crecer en autoestima, las relaciones interpersonales, etc, Es hermoso caminar con esta cercanía sencilla a las personas con quienes luego trabajaremos en algún proyecto productivo.

NUESTRA VIDA EN COMUNIDAD

En este mes solamente hemos estado en Puerto Príncipe: Eugenia, Marlene y Clemencia. Hemos experimentado lo que significa responder como comunidad de 5 personas, pero solamente contando con la fuerza de 3.

FIESTA DE LAS MADRES: Como teníamos que salir adelante con el Proyecto de la celebración del Día de la Madre en Automeca para dar cauce a un dinero enviado desde Ecuador con el fin exclusivo de dar alimentos a personas que lo necesiten, todo este mes hemos tenido un trajín extra preparando listas, tarjetas, las bolsas de regalo para cerca de 600 madres. Para evitar cualquier tipo de desorden hicimos la distribución durante cuatro miércoles, asignando un día para las personas de cada bloque, según la organización que ya funciona en el campamento. Gracias a Dios, todo nos ha resultado muy bien. Los alimentos han llegado a las personas que verdaderamente lo necesitaban y ha sido una ocasión para que las madres puedan celebrar su día con tranquilidad y dedicándose sólo y exclusivamente a “ser festejadas”. El día 29 de mayo, Fiesta de las Madres en Haití, fue una jornada grande también en Automeca. A pesar de la lluvia que enturbió un poco la fiesta, todo se desarrolló de la mejor manera y era enternecedor pasearse ese día por entre las tiendas, pues en medio del lodo y la suciedad, allí estaban las madres “preparándose” con sus mejores galas y ayudándose entre vecinas para peinarse, vestirse, maquillarse…Nosotras acabamos cansadas con la experiencia, pero muy satisfechas de que el objetivo del proyecto se cumplió totalmente.

HORNO SOLAR: Nuestras amigas, religiosas del Sagrado Corazón, Matilde y Josefa, se presentaron un día con un regalo para nosotras: nada menos que un horno solar! Nos compartieron su propia experiencia de ahorro de energía, utilización del calor solar, respeto al medio ambiente, posibilidad de hacer la comida más sana y sin preocupaciones. Aquí en Haití el sol calienta mucho y ya nos hicimos ilusiones sobre su uso. Sin embargo, todavía no hemos podido disfrutarlo. El primer día pasamos “siguiendo” el recorrido del sol alrededor de la casa, pero nos cogía mucha sombra y la comida no se hizo. La segunda vez, salimos todas a trabajar y dejamos el horno en un lugar que pensamos se acertaría con el sol. Lamentablemente el día se nubló y, cuando llegamos, rápidamente tuvimos que cocinar todo pues de lo contrario no se podía comer. En esta época han comenzado las lluvias, así que el horno solar, está “a espera de días mejores”.

INUNDACION EN CASA: Y decíamos que han comenzado las lluvias. Por dos ocasiones tuvimos un susto muy grande después de unas tormentas fuertes pues el agua salía del piso y en un momento la casa se nos llenó. Por cerca de dos horas estuvimos sacando agua, sin parar, pues no dejaba de brotar. Sufrimos porque en esos días teníamos alimentos almacenados y lo que tratamos de evitar sobretodo era que no se mojaran el arroz, el fréjol, los espaguetis con los que estábamos haciendo las bolsas de regalo. El segundo día vinieron la dueña de casa y su hijo para ayudarnos a sacar el agua y a constatar algo que no se lo querían creer. Al día siguiente trataron de poner solución haciendo un canal de desahogo de un pozo que hay en el patio y, como es costumbre aquí en Haití, haciendo que toda el agua desemboque en la calle. Poco a poco, la calle de entrada a casa, se va pareciendo a un río. Vamos comprendiendo el porqué de la humedad de la casa en que vivimos: parece que está construida sobre algún manantial que crece cuando llueve.

Y si nosotras pasamos este momento de susto y preocupación, ¿nos podemos imaginar cómo se encuentran las miles de personas que viven todavía bajo unas tiendas de campaña rotas y deterioradas por el paso del tiempo? Nos dicen que cuando llueve, se pasan la noche sin dormir, buscando algún rincón donde evitar mojarse ellas y las pocas pertenencias que poseen, pues el agua se les cuela por arriba y les inunda por abajo. ¡Y la temporada ciclónica todavía no ha comenzado! Nos da dolor de corazón pasear por un campamento después de una noche de lluvia pues es imposible hacerse una idea de lo que esta gente sufrirá con tanto lodo y humedad que les rodea. Si por la mañana hace sol, sacan a secar toda la ropa, colchones o cartones que se les mojó durante la lluvia. Y así, un día tras otro!

VISITA DE RESPONSABLE DE PROYECTOS DE CARITAS DE ECUADOR: Del 23 al 31 de mayo estuvo con nosotras Agustín Cruz, responsable del seguimiento de los proyectos que Cáritas de Ecuador tiene aquí en Haití. Como debe venir con cierta regularidad se ha ofrecido para ser un contacto directo con Ecuador en todo lo que necesitemos. Es interesante dejar constancia de la labor que Cáritas de Ecuador está realizando a favor de este pueblo haitiano, golpeado por tantas desgracias. Con el dinero recogido en la campaña que Cáritas promovió a raíz del terremoto, se ha elaborado un proyecto de construcción de 113 viviendas en la zona de Puerto Príncipe y Jakmel. Según las fotos que Agustín nos iba compartiendo, unas están en fase más adelantadas que otras, pero todas son viviendas dignas, un sueño hecho realidad para personas que en el terremoto lo perdieron todo. Lástima que estos proyectos no se pueden extender a las personas que nosotras atendemos en los campamentos. El primer requisito que se exige es que los beneficiados tengan terreno en propiedad. ¡Y las gentes que nosotras visitamos NO TIENEN NADA! Es muy dura la realidad de una familia con cinco y seis hijos que se les exige desalojar un campamento pues está asentado en un terreno privado y encontrarse en la calle sin ningún medio.

TRABAJO PASTORAL:

Nuestro compromiso continúa con las CLASES DE ESPAÑOL en las Oficinas del SJR y en los campamentos de Henfrasa, Haut George, Bas George, La Grotte. Al haber marchado Cecilia y al no estar todavía Magus incorporada al trabajo encomendado, en este mes ha sido EUGENIA quien ha asumido todas las clases. Lo ha hecho muy bien, dando continuidad a los temas en los niveles ya existentes.

Con el Equipo Pastoral de los Campamentos de Automeka y Henfrasa se hicieron las evaluaciones correspondientes a las celebraciones de Semana Santa y Pascua. Hay aspectos positivos y otros a mejorar, especialmente en Henfrasa. Se está organizando un Seminario de Liturgia en el que se ha invitado a participar a los Equipos de Espiritualidad y a personas sensibles con estos temas.

MARLENE continúa con los JOVENES las reuniones semanales y se preparan ya a poner en marcha el proyecto puente, antes de que nos lleguen aprobados los otros proyectos. Con miras a que sean los mismos jóvenes quienes puedan responsabilizarse y marchar cuando nosotras no estemos, se está insistiendo en la formación de los miembros del Comité. Se tiene reuniones especiales con ellos y con los Novicios Jesuitas para hacer la planificación semanal. En Henfrasa ha comenzado con un TALLER DE GUITARRA, al que acuden con ilusión e interés 19 jóvenes. Están a espera de que se les conceda un par de guitarras más para agilizar la dinámica de las clases. Entre los jóvenes se ha detectado también aquellos que van dejando sus estudios por la imposibilidad de pagar las pensiones que en los colegios les exigen. Desde el SJR se ha logrado cubrir estos gastos y evitar que unos cuantos jóvenes se queden fuera de la posibilidad de estudiar.

Con las MUJERES, este mes ha sido muy especial pues se tenía como trasfondo la celebración del DIA DE LA MADRE. Cada campamento, con su propia peculiaridad y respondiendo a la situación del momento, fue organizando la fiesta del 29 de mayo. Quienes viven momentos más difíciles de inestabilidad, nerviosismo y estrés son las mujeres de Palé del Art, pues el propietario les exige cada vez con posturas más radicales que deben abandonar el campamento que se asentó en los patios de este centro cultural. Más de 100 familias no tienen a dónde ir y se resisten a salir. Pero no sabemos hasta cuándo podrán aguantar. El propietario les ha quitado la posibilidad de acceder al agua. Cada día son las mujeres que deben salir a buscar agua en el campamento de Henfrasa que es el más cercano o en otros lugares donde consiguen con esfuerzo y dificultad.

CLEMENCIA continúa con las reuniones formativas con las mujeres con miras a cohesionar el grupo y prepararlo para el momento de poder hacer efectivos los proyectos de gestión de los microcréditos u otros proyectos productivos.

SUEÑOS PROFETICOS:

Del viernes 27 hasta el domingo 29, EUGENIA tuvo una reunión muy interesante con tres hermanas de La Providencia de otras Congregaciones que participan del mismo carisma recibido del P. Jean Martín Moyë. Estuvieron en el encuentro: dos hermanas brasileñas pertenecientes a las Hermanas de la Providencia de Gad; una hermana francesa de La Providencia de Portieux; y Eugenia perteneciente a La Providencia de Champion. Actualmente, las cuatro están trabajando en Haití en diferentes lugares. Como fruto de esta reunión, decidieron escribir una carta a sus respectivas Superioras Generales expresándoles el sueño que ahora tienen: formar una comunidad intercongregacional en Haití pero con hermanas de las diferentes familias de La Providencia. La Congregación de Eugenia tiene garantizado su compromiso con la CIM por dos años. Es hermoso ver que el Espíritu va suscitando sueños de nuevas presencias proféticas que, sin duda, multiplicarán la rica experiencia de intercongregacionalidad que ya estamos viviendo.

SOLIDARIAS CON EL DOLOR:

Todo este mes hemos estado muy cercanas a Jean Noël Berel, un hombre de 60 años, solo, sin familia, muy enfermo y que vive esperando la solidaridad de sus vecinos/as, pobres y necesitados como él que viven en el campamento de Automeca. Por varias veces se nos ha llamado porque parecía que se moría. Hemos ayudado a llevarle al hospital y luego lo hemos visitado tratando de hacerle sentir nuestra cercanía y presencia. En el penúltimo hospital en el que estuvo ingresado no pudieron hacer nada y le dieron el alta en unas condiciones lamentables. Sólo se nos dijo que tenía una fuerte infección de garganta y que eso era lo que le impedía comer y beber. Antes no comía porque no tenía alimentos; ahora no podía porque la enfermedad se lo impedía Regresó a su tienda en el campamento de Automeca, soñando en lo que se le había prometido: una “nueva casa” bajo un árbol. Así pensaba que pasaría menos calor. La gente del Comité del campo le concedió ese deseo: le acondicionó una carpa en un lugar más accesible para visitarlo y atenderlo, y ¡estaba bajo un árbol! (de los pocos que hay en el campamento). Los días que allí pasó creo que serían los más felices de su vida: unas cuantas mujeres le atendieron con cariño, se reunían a rezar y a leer la Biblia de acuerdo a lo que él solicitaba, las visitas no cesaban. Pidió que el P. Lazard lo visitase, y a pesar de sus múltiples ocupaciones, allí estuvo el P.Lazard. El 29 de mayo, día de la Fiesta de las Madres, nuevamente se puso muy mal y hubo que trasladarlo otra vez a otro hospital. Se había debilitado muchísimo y ya era solamente un esqueleto. En un tap-tap, tirado en el duro suelo y sin fuerzas ni siquiera para incorporarse, le acompañamos a un nuevo hospital. Por suerte lo acogieron bien y al hacerle las pruebas correspondientes, por fin nos dieron el diagnóstico definitivo: Jean Noël tiene sida y tuberculosis en estado muy avanzado. El hospital, dirigido por personal médico extranjero, ha dicho que debe quedar ingresado por lo menos durante dos meses para aplicarle un tratamiento intenso, especialmente para la tuberculosis, ya que es una bomba de contagio. Nos tranquilizamos porque por ese tiempo tiene garantizado un lugar en el que lo van atender con dignidad. Pero él, sigue soñando con su “casa bajo el árbol” y con el cariño de las personas que lo atendían y visitaban en el campamento.

ULTIMAS NOTICIAS:

Esperamos con ilusión la llegada de la Hna. Provincial de México de las Misioneras Combonianas. Se nos ha dicho que vendrá alrededor del 24 de junio pues quiere estar presente en la celebración de las Bodas de Plata de Soco que será el 29 de junio. Creemos que el compartir vida y experiencias de misión con nuestras respectivas Provinciales en el mismo sitio en el que desarrollamos nuestra actividad pastoral, es un regalo para cada una de nuestras Congregaciones que asumieron este compromiso de la C.I.M. ¡Esperamos que en la agenda de visitas se apunten las Provinciales que faltan pasar por Haití!

Con las lluvias tenemos nuevamente presente los “fantasmas” del cólera y de la malaria. Con tanta humedad y con tanta agua estancada se han hecho evidentes estas enfermedades que no sabemos cuándo se erradicarán de Haití. En los campamentos se han hecho presentes varios casos de cólera que, por suerte, si son atendidos a tiempo, es posible que salven la vida. Y aquí compartimos la gran satisfacción y alegría que nos invade cuando un joven se acerca a saludarte y agradecerte y te dice que era ese enfermo de cólera a quien ayudaste a ir al hospital.

Y nos han dicho que pronto llegará la temporada ciclónica. Nos preocupa mucho la precariedad de las tiendas de campaña en los campamentos. Nunca antes hemos sufrido tanto como ahora cuando llueve, pensando en lo mal que lo están pasando personas ahora, con rostros concretos, con nombre y apellidos, personas a quienes conocemos y queremos y que, junto a ellas, soñamos con días mejores. Pidamos que en este tiempo en que estamos a “espera” del Espíritu, sea El mismo quien nos guíe e ilumine en nuestra misión en Haití. Estamos seguras que esta experiencia de intercongregacionalidad es un soplo de su acción liberadora a favor de los hermanos y hermanas más necesitados. Nos acogemos a las oraciones que, de seguro, todas las personas que conocen este caminar de la C.I.M. continúan elevando al Señor.

 

Socorro López

(Misionera Comboniana)

Eugenia Silva

(La Providencia)

Marlene Caisaguano

(Franciscana Misionera)

Ma. Augusta Viñas

(Franciscana Misionera)

Clemencia Rodríguez

(Mercedaria Misionera)

 

Puerto Príncipe, 31 de mayo de 2011