DON BOSCO TIENE EL SECRETO DE UNA EDUCACIÓN EXITOSA

 

Los preparativos para la llegada de la Urna con la reliquia de San Juan Bosco, están bastante adelantados en todos los países de Centroamérica. En la última etapa de información a la población, recordemos que Don Bosco, como santo y como educador, es patrimonio no sólo de la familia salesiana, sino de la Iglesia Universal y de toda la sociedad.

 

Porque Don Bosco tiene el secreto de una educación exitosa. Fue exitosa en la Italia de finales del s. XIX, cuando comenzaba la industrialización. Mientras Carlos Marx escribía el ‘Manifiesto Comunista’ en el Museo Británico, y Carlos Dikens escribía su novela Oliver Twist, Don Bosco reunía muchachos de la calle para alfabetizarlos y enseñarles un oficio. Les enseñaba a firmar contratos de trabajo con los maestros artesanos que los empleaban y, lo más importante, los instruía sobre el amor de Dios.

 

Don Bosco tiene el secreto de una educación exitosa. Y sigue siendo exitosa hoy en el mundo entero por medio del Sistema Preventivo, basado en la razón, la religión y el amor. Porque Don Bosco decía que la educación es cosa del corazón. Y, además, ¿cómo se pretende educar realmente, excluyendo a Dios de nuestras vidas?

 

Don Bosco tiene el secreto de la educación exitosa. La educación profesional –educación para un trabajo digno-, sigue otorgando a miles de jóvenes de las clases populares, la oportunidad de labrarse un futuro esperanzador; a esos mismos jóvenes que, de lo contrario estarían deambulando sin rumbo por las calles.

 

Don Bosco tiene el secreto de la educación exitosa. No sólo logra honrados ciudadanos y buenos cristianos. Logra jóvenes santos como Domingo Savio, Laura Vicuña y Ceferino Namuncurá. Logra educadores santos y educadoras santas, como la beata Sor María Romero.

 

Don Bosco tiene el secreto de la educación exitosa. En una época y en una sociedad donde la educación constituye un problema sin resolver, que preocupa a padres de familia, instituciones educativas, y a los gobiernos, invitamos a los padres de familia a consagrar a Don Bosco a sus hijos y a pedirle luces y fuerzas para hacer frente a la tarea de la educación en el hogar.

 

Don Bosco tiene el secreto de la educación exitosa de tus hijos, y de la juventud, en una sociedad donde los valores están desapareciendo. Deben saberlo las instituciones que forman educadores, los profesionales de la educación, los centros educativos, las instancias gubernamentales que son responsables de la paz social, la policía, etc., etc., etc. Hay que proclamar a los cuatro vientos que no hay verdadera educación sin valores y sin fe en Jesús.

 

Don Bosco tiene el secreto de la educación exitosa. Se ha demostrado su eficacia también en la reinserción de jóvenes pandilleros. Porque, como pudo comprobar el mismo Don Bosco cuando visitaba las cárceles de Turín (Italia), los jóvenes no son malos. Pero la carencia de una familia amorosa y los malos consejos que escuchan en una sociedad permisiva y corrompida, producen en ello esa desorientación y ese vacío que los empujan a caer en el vicio, en la violencia y, por último, en la prisión.

 

Don Bosco tiene el secreto de la educación exitosa. Él sabe que la forma de prevenir el abandono de la niñez, consiste en lograr que todos los niños nazcan en una familia basada en el matrimonio. La familia cristiana es la mejor garantía no sólo para una vida personal feliz, sino también para una juventud sana y para una sociedad desarrollada y en paz. Es más probable que los niños resulten abandonados si nacen en familias desintegradas, monoparentales o rotas.

 

El paso de la Urna con las reliquias de Don Bosco por nuestros países es una oportunidad histórica única. No podemos desaprovecharla. Informémonos sobre su recorrido. Convirtámonos en divulgadores de este evento de gracia. Acerquémonos a la Urna cuando pase por el lugar más cercano.

 

Pidamos al Señor, por intercesión del Padre y Maestro de la juventud, San Juan Bosco, que nos conceda una familia unida, una juventud sana de cuerpo y alma, y una sociedad próspera.

 

Jesús ordenó al hijo difunto de la madre viuda: ‘Joven, yo te lo digo: levántate’. Y le devolvió a la madre un hijo vivo. Pidamos al Señor por intercesión de San Juan Bosco, que devuelva vivos a tantos padres y madres, aquellos hijos muertos espiritualmente por el vicio y la desespernza; porque Don Bosco aprendió de Jesús El Maestro, el secreto de una educación exitosa.

 

 

P. Luis Corral sdb

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265