Pequeñas pinceladas para recordar al Dios creador de la vida

 

“Gracias por su presencia constante en mi vida, valorando todo lo que soy y tengo…

 

Hna. Nilda

 

Olorum Dios creador de la vida acompáñame y lléname de tu espíritu para que continúe siendo una religiosa…”

 

“Bendito y alabado seas Señor por cada una de tus obras y porque en tu gran misericordia tuviste la delicadeza de colocarme en una familia que con alegría me esperaba…

 

Gracias porque desde mi pequeñez estuviste conmigo en los días de alegría, sonreíste conmigo y en mis momentos de tristeza estabas ahí para consolarme…

 

Son tantas cosas Señor, que has hecho en mi y por eso puedo decir: Te alabo: mi Señor…

 

Te bendigo Padre, porque desde mi pequeñez has preparado mi camino para llegar hasta ti…

 

Me has rodeado de personas q través de las cuales pude llegar a conocer la presencia de un Dios: Amigo, cercano y humano…

 

Concédeme la gracia de saber darte a conocer y que desde mi sencillez, entrega y solidaridad pueda mostrarte a los demás. Amén.”

 

Hna. Estania Ormaza

 

“Gracias Señor porque revelaste tu amor de padre y madre…”

 

Hna. Lourdes

 

“Gracias por mi ser mujer mestiza y consagrada, gracias señor por hacer mi camino junto a ti…”

 

Hna. María José

 

“Te doy gracias Señor, por mi cuerpo, por mi fisonomía…te agradezco por ayudarme a superar los traumas de la vida…sí creo que tu estás presente…”

 

Hna. Sara

 

“Gracias, Señor dueño de mi vida, recuerdo haber nacido en el campo junto a los ríos y animales, rodeada de árboles frutales en medio de palmeras donde nunca falta nada.

 

Rodeada de mis abuelos y tíos que siempre me cuidaban.  ¡Oh Dios! Me diste los padres que amo tanto, unos hermanos que siempre están pendientes de mí.

 

Conocí la ciudad por mi delicada salud, dejamos tierra y el campo buscando días mejores para todos…

 

Encontramos los estudios para todos, buen trabajo para mi padre…Gracias, Señor…

 

Te conocí en medio del dolor y sufrimiento…gracias por tenerme hoy aquí…mil gracias, gracias por todo: Mi Señor.”

 

Hna. Nancy Castillo

 

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, que grande es tu amor. Señor, mi Dios…porque desde la infancia tu me has guiado con cariño protegiéndome como las niñas de los ojos… ¡Qué grande es tu amor Señor, mi Dios!”

 

Hna. Nancy

 

“Oh Dios grande y glorioso, yo te alabo y te bendigo desde lo más profundo de mi ser… encontrarte a ti fue lo mejor que me pudo pasar…”

 

Hna. Nilda

 

“Gracias, Señor por estar junto a mí siempre… por darme la oportunidad de servirte y amarte con cariño, por tu presencia amorosa en mi familia...

 

Gracias por fijar tu mirada en mi, ayúdame a ser tu testigo en donde me encuentre con valentía y decisión constante…

 

Gracias por contar conmigo para continuar con tu obra y por llamarme no solo una vez sino a cada instante.

 

Gracias Señor, por amarme así como soy…”

 

Hna. Judith

 

“¡Oh Dios grande y Poderoso! yo te alabo y te bendigo desde lo más profundo de mi ser.

 

Gracias por el amor infinito que me tienes al darme la vida, al permitirme tener una familia con unos padres que me enseñaron lo que es el amor y el respeto a ti y a los demás, unos hermanos, tíos, primos, sobrinos que en todo momento me manifiestan su amor, signo de tu presencia viva.

 

Fuiste tú Señor,  que a través de mi madre pusiste el deseo y la preocupación de que sus hijos se superaran por eso, nos hiciste salir del campo a la ciudad buscando mejores oportunidades sin descuidar lo aprendido y vivido allá como son los valores de la verdadera amistad, solidaridad, respeto  a los mayores, el amor por la familia, el compartir con los vecinos sabiendo que ellos son también como parte de la familia, valores que son propios de la cultura negra.

 

Cómo no alabarte Señor, el haberte encontrado en mi Primera Comunión, el valor que me has dado de testimoniarte, de decir a los demás que tú estás vivo en medio de nosotros.

 

Me permitiste prepararme para amar más y mejor a mis hermanos y más aún entrar en una Congregación donde su carisma de misericordia me hace sentir la ternura y compasión de Jesús Buen Pastor, que primero la tuvo conmigo.

 

Gracias Padre Santo, por tanto amor que no merezco, pero que tu bondad y misericordia me la sigue regalando día a día.

 

Encontrarte a ti fue lo mejor que pudo haber pasado.

 

Hna. Nélida Cabezas

 

 “Gracias Dios poderoso por no dejar a ninguno de tus hijos sin herencia…gracias dios de ternura porque nos alimentas con…por eso y mucho más gracias te doy…”

 

Padre Rodolfo

 

“Bendito seas Señor por tu Encarnación porque tu presencia se hace visible en el rostro de cada cultura.

 

Bendito seas en todo quehacer humano donde te revelas…dame la gracia de asumir el desafío de entrar en las raíces de mi propia cultura. Déjame conocer con la claridad que viene de ti, la tierra de mis raíces urbanas.

 

No dejes que caiga en la tentación de querer reconocer la cultura de los otros, sin haberme atrevido a entrar en mi propio pozo.  Déjame sentir que no se puede valorar lo que no está asumido.  Mantén en mi la sed que se despierta cuando entro en contacto con la otra cultura y empújame a recrear en lo cotidiano mi identidad más profunda.”

 

Hna. Urdanis

 

“Te alabo y te bendigo Señor por la vida que me regalaste en el seno de una familia grande, por el cariño, ejemplo y educación.

 

Te alabo y te bendigo por la convivencia sencilla en medio de un pueblo pequeño, por las montañas, árboles, animales y frutos del campo.

 

Te alabo y te bendigo por la posibilidad de jugar con cosas simples, pequeñas entre vecinos, compañeros y amigos.

 

Te alabo y te bendigo por la fe recibida, por las formas de rezar, por aprender a respetar, ayudar y responder.

 

Te alabo y te bendigo por los años de colegio donde se forjaron grandes ideales. Por las personas que me escucharon, corrigieron y orientaron mis sueños.

 

Te alabo y te bendigo por el trabajo hecho con gusto, como medio de colaboración y aporte al sustento de la casa.

 

Te alabo y te bendigo por la misión, el baile, donde disfrutaba, ría y hacía amigos.

 

Te alabo y te bendigo por tu amor infinito todas las creaturas.”

 

Hna. Miriam

 

“Señor de la vida y de la historia, te agradezco desde lo más profundo de mi ser.  Al ir hacia el fondo del pozo, vuelvo a retomar nuevamente mi historia personal, abrazo con todo mi amor este paso de Dios por mi vida que dejó huellas de experiencias bellas y de mucha riqueza manifestadas, en los valores de mi familia, en la naturaleza, en la relación con otros y otras, también de frustraciones.

 

Gracias Señor, porque desde mi infancia fuiste tejiendo redes de relación contigo, con la naturaleza y con toda la humanidad.”

 

Hna. Mercedes Orellana

 

“Nací en una casa diferente, con personas diferentes, con tradiciones y leyendas diferentes por eso, siempre quise ser diferente y ese deseo de ser diferente me formó indiferente a: mi raza, cultura propia, herencia y espiritualidad.

 

Al mirar y releer desde mi pozo, mi experiencia, mi vida…puedo mirar con claridad que todo cuanto soy, es don de mi PADRE – DIOS – MUNTU que me ama pero, hay tres dones con los que me ha mimado: el don de haberme creado negro, el don de la redención y el don de haberme recreado en Cristo por el Espíritu desde mi ser auténtico afro ecuatoriano.”

 

Carlos Corozo

 

“Gracias Señor  por tu bondad y  misericordia, por crearme y por darme la vida como merezco.

 

Gracias  por mi familia: papá, mamá y hermanos, por el cariño, el amor que me han brindado y siguen brindándome…

 

Gracias por cada una de mis hermanas, por el compartir de alegrías y  tristezas de cada día.

 

Gracias por llamarme y hacer de mi una mujer cristiana y mujer consagrada.  Te alabo en el medio de este mundo que tanto te necesita, te ofrezco lo mejor de mi vida y de mi misión.

 

Gracias por mi Congregación, mis hermanas en Cristo, donde aprendí mucho tus valores y comparto cada día con ellas tú Palabra.

 

Que cada día  sigamos buscando tu rostro. Tú que eres alfa y omega, el comienzo y el fin…sé siempre mi alegría, felicidad y camino”

 

Sor Nicole

 

Gracias Señor por mi pequeñez, por crecer en este ambiente, por mis alegrías y tristezas, por mi soledad y a la vez por estar en un grupo,  por el compartir de cada día con aquellos que me rodean.

 

Gracias Jesús por este gran don de servir a la gente de todo corazón, este es el regalo más grande de tu amor, mi Dios, Siento alegría al verte en todos mis hermanos Señor, porque yo siento en mi vida con tanta fortaleza cuando me llamas a tu misión.

 

¡Oh Padre! te ruego que me des tu bendición para anunciarte cada mañana porque: la vida no es mía sino de ti, Señor por eso,  te digo: Gracias Mi Dios…

 

 Silvia Lorena

 

“Bendito seas tú Nwathani Ngai”

 

Padre de mis padres y de mis Ancestros porque siempre has estado presente en medio de nuestro pueblo kikuyu.  Gracias por haberme llamado a ser müthinjiri Ngai, uno de los que te ofrecen sacrificios.

 

Gracias por mis queridos padres, hermanos y hermanas, mis parientes y mis amistades, además gracias Ngai, por todas las personas que han llegado a mi vida desde los diversos lugares, culturas y mentalidades donde me has llevado.

 

Hay muchas personas mejores para ti pero, a mi también me has elegido.  Gracias por todo ello, por mi pasado, mi presente y mi futuro que contigo he de navegar.  No podría ser más feliz de lo que soy, por ser yo, por mi vida feliz, por ser negro africano, sobre todo porque en ti Ngai está el sentido de mí vivir hasta que me encuentre con mis antepasados en tu Majestad. Celebro mi vida, mi amor y  mi historia.

 

 Hno. Clement K.

 

“Gracias por enseñarme y valorarme como soy…gracias por su enseñanza de cada día y de cada momento…”

 

Hna. Rosemary

 

“Celebro los cambios en mi familia y en la humanidad… soy yo y siempre quiero ser yo Señor…”

 

Padre Maurice

 

“Gracias Señor por el don de la vida, gracias porque a lo largo de este caminar me encontré con personas que me han ayudado a caminar…perdóname…”

 

Padre Francisco

 

Compartir de la experiencia escrita:

 

Sor Nicole:

 

Viendo toda mi vida no me fue fácil de escribir, había pensado realizarlo  en mi idioma pero, al ver que todos compartieron en español me puse a traducir todo lo que tenía en mi cabeza… siento una alegría inmensa  al compartir lo mío con todos los que estamos aquí…

 

Hna. Ayda Orobio:

 

Hay que estar a tono….

 

Hna. Miriam:

 

Una sensación de desconcierto, sentí que tengo mucha sensibilidad para acoger y aceptar la cultura de los otros… pero cuando tengo que pensar en mi me sentí desprovista, al coger el papel y lápiz me di cuenta que mi tema no está aun tan trabajado…

 

Hna. Nilda:

 

Fue una experiencia bellísima, un encuentro profundo conmigo misma…

 

Porque esto nos identifica como negros y negras…

 

Síntesis de la actividad realizada:  de ese pozo ofrecer a los demás así como la viuda, dar lo único que tengo… esto es muy importante porque hoy aparecida nos invita a descolonizar nuestras mentes y asumir mi historia con la escritura de hoy…hay egoísmos negativos y positivos como…

 

Egoísmo Positivo: Si yo no puedo respirar cómo puedo ayudar a respirar a otro…si no tenemos claro lo nuestro lo demás en lugar de ayudarme me hace mal, porque andaremos por la vida imitando pero no sabemos el por qué... ser uno mismo es la primera evangelización para llegar al otro, cuando la situación es muy compleja, muy difícil, la gente nos busca porque ellos intuyen que nosotros tenemos algo… nuestra tarea es ser nosotros mismos si es así, Dios tiene lo que necesita…él espera que nosotros seamos capaces de hacer lo que el nos pide es decir, conociéndonos como somos el nos da esta misión para desde ella aportar con lo que podemos…hoy se nos hace una invitación a descubrir a Dios desde el lugar donde nos encontramos para que entablemos un diálogo con él…

 

 

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265