HACIA LA XVII ASAMBLEA GENERAL DE LA CLAR

 

CARTILLAS DE REFLEXIÓN TEMÁTICA

 

SISTEMATIZACIÓN DEL MATERIAL RECIBIDO POR LA VIDA RELIGIOSA EN LAS CONFERENCIAS NACIONALES

 

CARTILLA Nº 1: NUEVOS ESCENARIOS Y SUJETOS EMERGENTES

1.1.- Nuevos escenarios y nuevos sujetos sociales que desafían a la Vida Religiosa hoy.

1.1.1. Nuevos escenarios

- La sociedad misma y la realidad

- Los avances científicos y la nueva realidad tecnológica

- La ecología como grito de nuestro planeta

- El mundo de los jóvenes

- La realidad de la migración

- El empobrecimiento creciente del campo y de las ciudades que crecen sin límite ni orden…

- La necesidad de pasar de la pastoral en instancias tradicionales como educación y parroquias a nuevos escenarios

- La nueva realidad económica del mundo

- Los nuevos procesos políticos

1.1.2. Nuevos sujetos:

Los jóvenes como sujetos en la sociedad y en la vida religiosa nos desafían desde su vivencia eminentemente emocional

- La realidad virtual en la que están inmersos

- Niveles de comunicación muy amplios sin implicación personal

- Dificultad para el compromiso estable y duradero, viven la inmediatez

- Dificultad para entrar o asumir una organización, rechazo a todo lo estructurado

- Dificultad para interiorizar en el encuentro consigo mismos

- La difícil realidad de las familias: desintegración, ruptura, abandono.

La migración y sus consecuencias familias, económicas, religiosas y otros.

Las nuevas realidades de exclusiones que genera el neoliberalismo

El mundo académico y profesional: acercarse a él de una manera nueva, con un lenguaje y una actitud nueva,  que sepa dialogar y dejarse enriquecer por las preguntas y los cuestionamientos

1.2.- Nuevos escenarios y nuevos sujetos en la vida religiosa que desafían las formas tradicionales de VR.

- Las asociaciones de laicos y laicas de las Congregaciones

- Experiencias de comunidad mixtas: religiosos, religiosas, sacerdotes, laicos y laicas…

- El envejecimiento de las hermanas y disminución de nuevas vocaciones

- La formación de redes inter-congregacionales a nivel de la formación y de la misión.

- La necesidad básica muy sentida hoy de trabajar la dimensión humana de las personas: autoestima, sanación de heridas, asumir la historia personal y otros.

1.3.- Desafíos para los procesos formativos y la respuesta que estamos dando en la VR.

-La necesidad de una formación que parta de un conocimiento y discernimiento de la realidad siempre cambiante.

- Formación integrada y personalizada de acuerdo a los ritmos de las personas

- Formación en la inserción y cercanía a los pobres.

- La comunidad como realidad viva y formativa.

- Actualización de costumbres

 

CARTILLA Nº 2: NUEVAS RELACIONALIDADES

2.1. Desde las relaciones intra comunitarias:

2.1.1. Aspectos que nos alegran y ofrecen esperanza.

- Cuando las hermanas y hermanos somos capaces de comunicarnos en igualdad, responsabilidad, mutualidad, confianza y sencillez.

- El esfuerzo por construir comunidades abiertas acogedoras, con un estilo de vida austero y sencillo.

- Cuando trabajamos nuestro crecimiento personal en todas las dimensiones: bio-sico-socio-espiritual.

- La ayuda que encontramos en el compartir sororal y fraterno con diferentes congregaciones en espacios de formación y en la misión.

- Lo que hemos crecido  en apertura, sencillez, capacidad para acoger diferentes culturas, salir de un círculo cerrado.  Las celebraciones festivas como Navidad y otras.

- Trabajar en equipo en diferentes instancias pastorales

- El trabajo con laicos y laicas en equipo con la comunidad, compartiendo el mismo carisma

- La búsqueda de nuevos espacios de misión

- Las pequeñas iniciativas de mutua colaboración entre congregaciones

- Las generaciones de religiosas y religiosos jóvenes más comprometidos

- El esfuerzo que se hace en muchas congregaciones por aceptarnos y valorar la dimensión comunitaria de la vida religiosa. Hoy  la persona es importante.

- El camino en la vivencia de la interculturalidad. Hay respeto, corresponsabilidad.

- Los espacios de libertad que tenemos en medio de nuestras estructuras. Es una oportunidad para crecer

- El fervor por responder de una manera radical. Las misioneras y misioneros Ad-gentes son un ejemplo de ellos

- Los espacios de reflexión en torno a nuestra vocación como vida religiosa. Hay más criterios comunes, opciones y certezas que no se discuten, que se vuelven inclaudicables. Todos y todas deseamos algo más, cargamos con una insatisfacción que nos hace buscar.

- El compartir la vida con jóvenes inquietas vocacionalmente

- Compartir la vida y misión con el laicado asociado a nuestras familias religiosas en igualdad, respeto y reciprocidad.

- En las comunidades insertas en medios populares compartimos con la gente de forma más cercana y familiar.

- La internacionalidad como opción comunitaria. Hay experiencias en las etapas de formación inicial: noviciados, juniorados donde las formandas o formandos vienen de diferentes países. Las comunidades que han salido de su lugar de “nacimiento” han crecido en diversidad y capacidad de diálogo intercultural.

2.1.2. Formas que nos entristecen y roban la esperanza.

- Grupos y personas de la jerarquía eclesiástica más preocupados por mantener el status que construir una Iglesia viva, comunitaria y solidaria con el pueblo de Dios.

- La realidad de la familia y sus problemas de desintegración, ruptura y otros que afecta a la vida religiosa, sobre todo joven.

- Congregaciones demasiado cerradas en  sí mismas

- La poca presencia de vida religiosa masculina en los espacios inter-congregacionales

- La falta de motivación  en las familias para la vida religiosa, los padres no ayudan, ni invitan a sus hijos. No hay una base cristiana en los hogares.

- La pérdida de horizonte y el desencanto de algunos religiosos-as

- La falta de actualización, una formación estancada o sin capacidad de diálogo con nuestro mundo

- No responder con la radicalidad que exige nuestro tiempo. Tener entusiasmo pero pactar al mismo tiempo con la mediocridad

2.1.3. Dificultades que encontramos al impulsar nuevas formas de relaciones interpersonales en las Comunidades.

- Tomar decisiones sin previo diálogo y consenso. Autoritarismo

- Falta discernimiento personal y comunitario para llegar a consensos en la toma de decisiones.

- El activismo que resta el tiempo de calidad para la comunidad y para la oración. Esa es una de las mayores dificultades para crecer en la relaciones interpersonales y en la aceptación de las diferencias, además de la pérdida o desgaste de la motivación religiosa-teologal del amor.

- En la internacionalidad hay dificultades de adaptación, de cierto sentido de superioridad de unos países, sus memorias históricas…

- En esta diversidad de nacionalidades, a veces se dan posturas cerradas “yo soy así,  esta es mi cultura” y punto. Esto lleva al bloqueo o enfrentamiento sin apertura a la conversión. Todas las culturas tienen aspectos que deben ser modificados desde los valores universales del evangelio.

- La diversidad de trabajos, el abrirnos a diversas necesidades nos enriquece, aunque a veces pierden de fuerza los tiempos y espacios comunitarios destinados a la oración compartida, al diálogo y al discernimiento.

- En los trabajos pastorales donde se comparte religiosas y sacerdotes, las diferencias no son solo culturales sino también de género.

 2.2. Formación en el reconocimiento y respeto a la pluralidad y la diversidad (cultural, étnica, racial, de género, religiosa, etc.).

Hay algunos esfuerzos pero falta mucho camino que recorrer

- Es un tema que hay que trabajar más profundamente en la formación inicial

- Nos falta todavía aprender a trabajar en equipo con los sacerdotes en los espacios pastorales.

-Tendríamos que profundizar nuestra  inserción entre las comunidades indígenas, afro-descendientes, niñas y niños vulnerados, chicos y chicas de la calle, adolescentes embarazadas y otros.

- Hemos organizado talleres de género, de lectura feminista de la biblia.

- Trabajar nuestras propias historias personales, aceptarlas, reconocerlas, buscar sanación de heridas, releerlas desde la mirada de Dios.

Algunos aspectos que se han promovido

- El acompañamiento psicológico y espiritual según necesidades

- Elaborar proyectos personales de vida y comunitarios a todo nivel

- Encuentros inter-congregacionales para encontrar proyectos comunes que dinamice la vida y la misión.

- La formación permanente que ofrece la CER.

- Los encuentros mensuales de la Vida Religiosa en cada región o zona

- Etapas de formación inicial que tienen ya un carácter internacional (noviciados o juniorados continentales o internacionales)

- Experiencias de misión ad-gentes

2.3. Diversidad y pluralidad emergentes: insumos para una vida religiosa actual alegre que recrea la vida.

- La pluralidad (riqueza de dones, carismas, experiencias, valores, culturas,   costumbres, expresiones religiosas, formas de amar a Dios) puede ser insumo para una vida religiosa actual y alegre, si logramos:

- Abrirnos a otros grupos emergentes, para esto tenemos que desprendernos de algunos trabajos pastorales que llevamos.

- Estar atentas a la realidad de los jóvenes de hoy y las diferentes culturas juveniles

- Formar equipo con laicos y laicas para la misión.

- Trabajar y asumir como fortalezas las diferencias de las hermanas y hermanos de la propia comunidad local.

 

CARTILLA Nº 3: LA PALABRA DE DIOS

3.1. La Palabra de Dios en el día a día de nuestras comunidades y el discernimiento de los signos de los tiempos.

Consideramos que la presencia de la palabra de Dios en el diario vivir de nuestra comunidad es activa, experiencial, buscamos que la palabra de Dios que escuchamos y meditamos en cada momento se haga realidad, provocando en nosotros interpelaciones que solo a través de ella misma las podemos asumir. La Palabra ocupa el lugar principal de nuestra oración personal y comunitaria.

Ilumina la realidad,  nos ayuda a comprenderla y a comprometernos. Por otro lado, la realidad nos ayuda a encarnar la Palabra en la vida. 

En el trabajo cotidiano ilumina la vida del pueblo con el que compartimos la misión y nos ayuda a discernir los signos del Reino, a preparar las homilías, los encuentros de las Cebs y otros grupos.

Nos ayuda a vivir una experiencia de Dios en profundidad, a interiorizar la persona de Jesús. Su presencia es sentida en momentos de conflictos y crisis tanto personal, como comunitariamente.

Es presencia iluminadora y cuestionadora de nuestra vida y misión.

3.2. La Palabra crea y recrea la vida religiosa y la vida del pueblo.

Nos ayuda a crearnos y recrearnos, a vestirnos de las actitudes de Cristo, a responder con más entusiasmo y fidelidad a las necesidades de la Iglesia.

Nos ayuda a ser profetas, ser voz de los que no la tienen, nos da la libertad del anuncio y la denuncia comunitaria y personal

En la palabra de Dios encontramos el testimonio de hombres y mujeres que pudieron vivir en comunidad amándose unos  otros. Esto es un estímulo  para que nosotros podamos también vivir en comunión.

La Palabra de Dios todo lo hace nuevo, da una nueva libertad a la vida religiosa cuando se hace vida y dejamos que nos ilumine y nos desestabilice, personal, comunitaria y congregacionalmente.

En el pueblo vemos dos situaciones: 1. la mayoría desconoce la Palabra de Dios. Tiene idea de normas y palabras de los sacerdotes. Si es que van a la iglesia, practican sacramentos, pero la Palabra de Dios no tiene espacio en sus vida. 2. El pueblo va acogiendo en sus manos la Palabra , transforma su vida y le compromete. Para esto es de gran utilidad los grupos de reflexión bíblica.

Ayuda la práctica de la Semana Bíblica organizada por la CEE y los materiales

3.3. Nuestros procesos formativos cuestionados e iluminados por la Palabra de Dios.

Nos ilumina en el discernimiento y acompañamiento con la juventud

Nos ayuda a discernir para priorizar las necesidades del pueblo

Nos ayuda vivir en inserción en barrios populares y lugares de misión.

La Palabra de Dios, estudiada, contemplada, anunciada, nos ayuda a cuestionarnos sobre la vivencia de la vocación original y a estar siempre en camino de conversión.

Es importante en la formación inicial cultivar el estudio del Evangelio, diaria y permanente.

En la formación permanente la Palabra tiene que iluminar y cuestionar la vivencia del compromiso cada día

En las etapas de formación desde la pastoral vocacional vamos introduciendo a las jóvenes a la lectura orante de la Palabra de Dios y desde el Postulantado hacemos estudio sistemático sobre Ella. Va ayudando a que las formandas, a la Luz del Evangelio, sigan clarificando el llamado de Dios y cuando inician su profundización en la historia personal está iluminada por la historia de Salvación del Pueblo de Israel.

Nos cuestiona desafiando nuestras vidas e inspirándonos a un autoconocimiento, crecimiento y desarrollo emocional y espiritual.

Fortaleciendo los dones recibidos.

A un conocimiento profundo y a su vez cuestiona e inspira a una  íntima  relación con el Señor.

La Palabra cuestiona nuestras motivaciones vocacionales y nos ilumina a purificarlas y dar un sí generoso.

En la medida que transcurre nuestra vida comunitaria podemos ir viendo en que vamos fallando desde el evangelio.

En la medida en que vamos viendo lo que recogemos vemos en que debemos mejorar y en que somos buenos.

3.4. Dificultades para una lectura liberadora de la Palabra de Dios.

La mayor dificultad para hacer una lectura liberadora de la Palabra de Dios la encontramos en la ubicación que tenemos. Solo desde los pobres se puede hacer una lectura liberadora.

Pocas veces se llega a la contemplación y al compromiso. No hemos sabido  pasar, en algunos casos, de un estudio bíblico a una lectura orante.

Damos poco tiempo a la lectura de la Palabra de Dios

Todavía en muchas comunidades de hace lectura fundamentalista de la Biblia, falta formación más seria en exégesis y hermenéutica bíblicas.

La mayor dificultad es la adicción que tenemos al trabajo = activismo. Relativizamos el encuentro con la Palabra, el “quehacer” apostólico se vuelve una prioridad y en él invertimos nuestras mejores energías

Falta de mayor compromiso y fidelidad a las llamadas que de ella nos vienen.

Un ambiente cómodo y algunas veces mediocre en nuestra VR. No puede haber compromiso con la palabra y no puede generar una experiencia espiritual si en nuestro ritmo de vida no hay cierta disciplina para el encuentro con ella, y cierta ascesis y renuncia en nuestro estilo personal y comunitario

3.5. Propuestas para que la CLAR impulse una mejor y mayor presencia de la Palabra de Dios en la VR de América Latina y el Caribe.

La CLAR podría retomar la práctica de hace algunos años de proceso sistemático de formación bíblica para las comunidades religiosas.

Podría también retomar las diferentes hermenéuticas: feminista, campesina, juvenil y otras.

Promover especializaciones en biblia, teología, cristología, quizá a distancia, virtual ahora que contamos con estos recursos. 

Promover publicaciones sencillas y profundas de lectura orante (reflexiones sobre las lecturas del día que alimenten la página web) y materiales didácticos para las propias comunidades.

 

CARTILLA Nº 4: UNA VIDA RELIGIOSA MÍSTICO-PROFÉTICA, PROFÉTICO-MÍSTICA PORTADORA DE ESPERANZA

4.1. Elementos que nos ofrece el evangelio de Jesucristo para hacer de nuestra consagración una VR místico-profética.

El Proyecto de Dios de dar vida y vida en abundancia

El amor encarnado, la Palabra hecha carne nuestra, fragilidad y potencialidades

Cercanía, ternura, acompañamiento a través de la fragilidad

Hambre y sed de justicia que nos lleva a comprometernos hasta dar la vida

Ponernos al último, abajo para servir como Jesús, de rodillas

La certeza de la presencia de Jesús entre nosotras por medio de su Palabra y la Eucaristía.

Asumir el dolor del otro como propio, solidaridad como el samaritano

El encuentro con el Señor en la profundidad del corazón. La centralidad de Jesús como fuente de agua viva.

Las bienaventuranzas como proyecto de vida

La pasión por el Reino y su centralidad en la vida y en la misión

Discipulado como seguimiento radical, romper el frasco, la vida, entregar todo. No caer en el sentimentalismo y espiritualismo que hoy corre por todas partes y nos descentra…

Vida compartida con los últimos, los excluidos, lo que no importan a la sociedad

Experiencia del Dios de Jesús, humano, cercano, pobre, liberador

Dimensión profética, actitud de ojos abiertos para captar el paso de Dios en la historia.

4.2. Elementos esenciales de una vida religiosa místico-profética.

Experiencia del Dios de Jesús, Dios “Abbá”, de la Vida, cercano, liberador

Vida comunitaria, circular, abierta a la diversidad, con un estilo de vida sencillo

Centralidad  de Jesucristo y del Reino, opción por los últimos

4.3. Criterios y consecuencias de una formación que opta por formar religiosos/as místico-profetas.

Vivir a la manera de Jesús, experiencia cercana a la realidad del pueblo pobre

Proceso de crecimiento personal en todas las dimensiones

Servicio en gratuidad

Espiritualidad de la esperanza

Apertura y flexibilidad frente a las estructuras

Sentido crítico frente a la vida

Experiencia de Dios y compromiso con su Proyecto de hermandad

Los valores del evangelio, como su propia escala de valores

Inserción en medios pobres

Vivencia de la pobreza evangélica, desinstalación, vida exigente

Formación en comunidad y primacía de lo comunitario.

4. Acciones reales que llevaría a la VR a ser significativa desde lo personal y comunitario.

Experiencia comunitaria de radicalidad en la pobreza evangélica

Compartir la vida y la misión con los más pobres y excluidos

Misión en nuevas fronteras: enfermos de sida, pandillas, mujeres prostituidas, migrantes, refugiados y otros.

Trabajo con jóvenes en situaciones de riesgo

 

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265