PROYECTO DE ESCUELA DE ACOMPAÑAMIENTO

INSCRÍBETE YA

 

 

VIDA RELIGIOSA EN EL ECUADOR - CER

Visión

Ser hombres y mujeres de vida consagrada humana y humanizante, apasionados y centrados en Cristo y su Evangelio, capaces de vivir en unidad y comunión intercongregacional y en Iglesia, enriqueciéndonos con nuestros diversos carismas y construyendo el Reino de Dios en el Ecuador.

Misión

Revitalizar y acompañar a quienes han hecho la opción del seguimiento a Jesús desde sus propios carismas, proponiendo una formación permanente que nos lleve a ser personas plenas que podamos responder coherentemente al llamado y a los desafíos de la construcción del reino de Dios en un Ecuador justo y solidario, con una clara opción por los pobres y excluidos, según el proyecto del Evangelio y a la luz de “Aparecida”.

Objetivo General

Facilitar la integración y opción de la persona por Cristo, el Reino y la comunidad.

Objetivo Específico

Coordinar, animar y acompañar a la vida religiosa en el Ecuador, con el rostro-corazón-pensamiento propio de cada consagrado/a.

Opciones de la CER 2012-2014

  • Promover la vivencia profunda de la espiritualidad, desde la opción por Jesús y el Reino, con centralidad en la Palabra de Dios, tanto entre consagrados/as como con laicos/as.
  • Fortalecer la dimensión profética desde los pobres y excluidos, tomando en cuenta lo ecológico, la defensa de la vida, los derechos humanos y el compromiso por conocer y responder a la realidad como consagrados/as.
  • Promover la comunión eclesial, congregacional, social y entre las CER Regionales, con relaciones inter y en red y promoviendo la organización y la solidaridad en todos los ámbitos.

Prioridades 2012

  • Continuar el compromiso con la misión ad gentes y entre los excluidos/as en la Comunidad Intercongregacional misionera en Haití (CIM)
  • Concretar la Misión intercongregacional en lugares de frontera del Ecuador y apoyar a las comunidades religiosas y el Vicariato de Sucumbíos
  • Crear, acompañar y desarrollar las Escuelas de formación; que será inculturada, encarnada y profética, que fortalezca nuestra vocación y misión de consagrados/as.

 


 

ESCUELA DE ACOMPAÑAMIENTO

 

JUSTIFICACIÓN DE LA ESCUELA

Queremos y creemos en una vida religiosa con espiritualidad. Es una prioridad del proyecto de animación de la CER. Es un clamor expresado y sentido en todos nuestros encuentros. Es un imperativo para nosotros reavivar el amor, evangelizar desde esa experiencia del amor y así hacer creíble el Evangelio. Pero eso implica conversión, trabajo personal y comunitario, arduo y tenaz. En la vida cristiana, en la vida religiosa tal vez el problema más grave es la superficialidad con que se vive la fe, la falta de hondas convicciones. Seguir a Jesús supone remar contracorriente y un modo de hacer crecer con solidez y vigor este tesoro que llevamos en vasos de barro, es el acompañamiento. Urge este ministerio, para la esencia misma del seguimiento. Urgen hermanas y hermanos que estén dispuestos a entregar el tiempo y las ganas para ser testigos y compañeros de esa búsqueda de Dios que es la razón de ser y el sentido último de la vida religiosa. Nos lo confirma el hecho de que muchas hermanas y hermanos llegan a la CER preguntando por personas que puedan ofrecer este servicio.

Aparecida nos recordaba que “no se es cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una persona, que da un nuevo horizonte a la vida, y con ello una orientación decisiva” (DA 12). Ese encuentro con la persona de Jesús arraiga, toma consistencia y se vuelve experiencia fundante, en la confrontación con otro hermano o hermana que gratuitamente entregan su tiempo, su vida, su experiencia, en la aventura de acompañar.

En diferentes reuniones de animadoras/es, formadoras/es y acompañantes en general se ha expresado de manera reiterativa la necesidad de abrir un espacio de formación sistemática en el área del acompañamiento, más allá de los talleres y cursos que han existido sobre este tema.

En varias Asambleas de Superiores Mayores ha existido una petición expresa de que la Conferencia de Religiosas/os brinde una oferta de formación seria a este nivel dentro del Ecuador, porque ha habido congregaciones que han debido buscar este espacio en el extranjero.

Desde la comisión de Formación permanente se percibe que AFICER responde a los Formadores proponiendo un espacio mensual de Formación para Formadores. Los que ejercen su misión de acompañantes y no son formadores siguen expresando que desearían otra propuesta más englobante y menos específica que la del acompañamiento a la formación inicial.

 

MARCO REFERENCIAL

Desde la Palabra

En camino: Emaús y una propuesta de acompañamiento (Lc. 24,13-35)

El viaje: “'Hijo, búscate un hombre de confianza que pueda acompañarte…” (Tob 5,3-4.10).[1]

La tierra explorada: 'Envía a algunos hombres, uno por cada tribu paterna, para que exploren la tierra de Canaán que voy a dar a los israelitas… hicieron una relación a ellos y a toda la comunidad… (Num 13,1-28.33).[2]

Tenemos que reconocer que gente así, «exploradora de la tierra» es la que ha conseguido, quizá sin saberlo, que echáramos a andar de nuevo después de mucho tiempo de estar medio derrumbados, como Elías, a la sombra de un matorral (I Re 19,4). «¿Cómo es posible—nos decimos con asombro—que esta persona, con los mismos problemas que yo y con los mismos motivos para estar harta que tengo yo, siga adelante silbando, no parezca quemada, no se queja de este martirio de las ampollas de los pies, consiga sacarle gusto cada día a la monotonía de este maná insípido, encuentre el lado bueno de las decisiones claramente equivocadas de Moisés y, encima, sea capaz de cargar a ratos con mi propia mochila...? Y, para colmo, ni siquiera se le puede reprochar que sea un evadido espiritualista que sólo enseña el racimo, sino que va y analiza la situación con un realismo tal que uno se siente como el pequeño saltamontes frente a esos pobladores gigantescos que nos están esperando... ¿De dónde sacará esos arrestos para seguir convencido de que, a pesar de todo, vale la pena seguir caminando hacia esa dichosa tierra...? Pero el caso es que él dice que la ha visto y que lo de la leche y la miel va en serio...» [3]

Desde la tradición del iglesia

Este servicio surgió formalmente dentro de los padres del desierto, principalmente anacoretas (=solitarios), que se retiraron a las áridas y vastas soledades de Egipto y Siria a partir de fines del siglo IV. En general, no eran sacerdotes, sino laicos. Y entre ellos hubo algunas mujeres. Estos maestros y maestras fueron llamados Abbas o ammas, es decir, padres o madres. Los siglos posteriores dieron origen a tradiciones diversas —complementarias entre sí— con el aporte de figuras como san Benito de Nursia (siglo VI), san Ignacio de Loyola y san Juan de la Cruz (ambos en el siglo XVI), y san Francisco de Sales (s. XVII).

Aparecida nombra repetidamente la necesidad de acompañar personas, procesos, situaciones en relación al ejercicio de derecho humanos irrenunciables, de desempeño pastoral, etc. Pero nombra también el acompañamiento en los procesos de discernimiento vocacional y de formación en seminarios y casas religiosas.

DA: 212-282-306-317

Desde la CLAR

Entre sus convicciones, expresadas en el PLAN GLOBAL, la Clar confirma su fe en una vida consagrada nueva, mística y profética

2.3.5. Una Vida Consagrada nueva es posible: encarnación viva de la mística, la profecía y la esperanza; al servicio de la vida amenazada, en sintonía con la creación; con un estilo de vida más minoritario pero más significativo y evangélico; con la presencia interpelante, activa y protagónica de los indígenas, los afro-americanos, los jóvenes, las mujeres, para avanzar hacia una Vida Religiosa cada vez más plural, inter-cultural, descolonizada y desclericalizada.

La Clar considera la necesidad de fortalecer procesos de acompañamiento a la Vida religiosa, desde la reflexión teológica y la formación de animadores de comunidades. Lo expresa en sus proyectos para el trienio 2009-2012

3.2.3 Revitalización, nuevas generaciones y formación de animadoras/es:

  • Intercambio de experiencias de formación nuevas, inter-culturales e inter-congregacionales
  • Formación de animadoras y animadores de comunidades
  • Promoción de teólogas/os jóvenes
  • Autocrítica personal e institucional.
  • Finalmente, propone como línea estratégica una formación en la dinámica del Maestro-acompañante, con una pedagogía

3.1.3 Búsqueda de identidades carismáticas significativas:

  • Discernir los actuales signos de los tiempos como un llamado de Dios.
  • Reconocer y dejarnos interpelar por el desencanto de las/os religiosas/os y proponer cambios de nuestras “estructuras caducas”.
  • Impulsar la inter-congregacionalidad en beneficio del compromiso con los pobres, la pastoral vocacional, la formación, el sostenimiento de las obras y los recursos económicos.
  • Promover una formación radicalmente nueva que responda a la realidad del siglo XXI y que se encamine por la dinámica del seguimiento del Maestro y su pedagogía.

Desde el Documento “Vita Consecrata” (103)

Por eso las personas consagradas tienen el deber de ofrecer con generosidad acogida y acompañamiento espiritual a todos aquellos que se dirigen a ellas, movidos por la sed de Dios y deseosos de vivir las exigencias de su fe.

Desde la “Exhortación Vida fraterna en comunidad” (36 b)

La identidad de la persona consagrada depende de la madurez espiritual: es obra del Espíritu, que impulsa a configurarse con Cristo, según la particular modalidad que nace del «carisma originario, mediación del Evangelio, para los miembros de un determinado Instituto». Es muy importante, en estos casos, la ayuda de un guía espiritual, que conozca bien y respete la espiritualidad y la misión del instituto, para «discernir la acción de Dios, acompañar al hermano en las vías del Señor, alimentar la vida con sólida doctrina y con la vida de la oración». Este acompañamiento, particularmente necesario en la formación inicial, resulta también útil para todo el resto de la vida, en orden a conseguir el «verdadero crecimiento en Cristo».

Desde “Servicio de autoridad y obediencia” (13g)

Una tarea que, hoy día, hay que considerar cada vez más importante es la de acompañar a lo largo del camino de la vida a las personas que les han sido confiadas. Ello implica no sólo ofrecerles ayuda para resolver eventuales problemas o superar posibles crisis, sino también estar atentos al crecimiento normal de cada uno en todas y cada una de las fases y estaciones de la existencia, de manera que quede garantizada esa «juventud de espíritu que permanece en el tiempo»,37 y que hace a la persona consagrada cada vez más conforme con los «sentimientos que tuvo Cristo» (Flp 2, 5).

Según el PERFIL DE VIDA RELIGIOSA QUE QUEREMOS[4]

  • Mística y profética, que sea signo de la presencia de Dios, centrada en Cristo.
  • Con mayor identidad, aunque más reducida en su número.
  • Con hermanos y hermanas que caminan acompañadas y que ofrecen el ministerio del acompañamiento en el desafío de la búsqueda de Dios en la vida.
  • Empeñada en la Revitalización de los carismas, volviendo a lo esencial de nuestra vocación de consagrados/as
  • Más fraterna, solidaria, evangélica, más humana y humanizante (lo que anunciamos, que se viva dentro de nuestras comunidades).
  • Abierta a compartir los carismas fundacionales con los laicos para un enriquecimiento mutuo en nuestra misión y espiritualidad.
  • Alternativa, viviendo los votos como una contestación al sistema
  • Frente al hedonismo y el consumismo: Pobreza como solidaridad y gratuidad
  • Frente a la degradación de las relaciones humanas y a la erotización del ambiente: Castidad como capacidad de amar y de crear relaciones humanas verdaderas e igualitarias, con conciencia de género y revalorización de la mujer
  • Frente al individualismo y la búsqueda de poder: Obediencia en libertad, discernimiento y diálogo
  • Inserta en la realidad, más presente y comprometida con nuestro pueblo pobre.
  • Más intercongregacional, en el compartir de la vida y misión
  • Germinal, humildemente presente como fermento en las diferentes realidades.
  • Esperanzada y esperanzadora, descubriendo el hoy de su historia como un Kairos donde Dios se revela y nos desafía.

 

OBJETIVO DE LA ESCUELA DE ACOMPAÑAMIENTO

GENERAL

Preparar integralmente personas capaces de acompañar a otras dentro de las congregaciones religiosas y otras formas de vida cristiana.

ESPECÍFICOS

  • Valorar el acompañamiento como medio esencial para un sólido crecimiento psico-humano-espiritual de las personas en el seguimiento de Jesucristo.
  • Proporcionar herramientas adecuadas y desarrollar habilidades que ayuden al acompañante en su misión.

 

PERFILES DE PARTICIPANTES

Del/a acompañante formado/a en la escuela

  • Que viva su ministerio con y desde una fuerte espiritualidad encarnada en la realidad y comprometida por la vida que clama.
  • Que tenga la experiencia de ser acompañado, por lo menos un año
  • Que sea una persona empática y libre con el/a acompañado/a.
  • Que maneje ciertas bases de psicología
  • Que tenga herramientas para su ministerio

Del/a supervisor/

  • Supervisión trimestral (al menos) del acompañamiento de los casos que hace el/a participante
  • Capacitación humana y de relación
  • Experiencia probada en el acompañamiento
  • Certificado de una escuela de acompañamiento
  • Sea acompañante en este momento.
  • Integrados/as al Plan de la escuela y confirmados/as por ésta

Del/a tutor/a

  • Referente para el seguimiento el/a participante en los contenidos, metodología y evaluación del curso
  • Formar parte del equipo de la Escuela
  • Asumir el Plan de la Escuela, en todas sus partes, y comprometerse a su ejecución
  • Capacitarse para orientar al/a participante en cada una de las áreas y en la metodología virtual
  • Capacitación humana y de relación
  • Disponibilidad de tiempo para atender al/a participante asignados/as (al menos tres horas semanales)
  • Participación en los encuentros presenciales
  • Acompañar la elaboración del “Proyecto final” del/a participante

De otros/as colaboradores/a

  • Facilitador/a: Persona experta en su área, preferentemente religioso/a, que conozca el Plan de la Escuela
  • Acompañante personal: Persona elegida por el alumno/a, preferentemente religioso/a, que conozca el Plan de la Escuela

 

REQUISITOS DEL/A PARTICIPANTE

Ser religioso/a de votos perpetuos

Tener experiencia de ser acompañado y estar acompañando en ese momento

Solicitud personal, expresando las motivaciones para iniciar esta escuela

Carta de recomendación y envío del/a superior/a mayor de su congregación

Entrevista previa con el equipo coordinador/a de la Escuela

Haber tenido alguna experiencia en la formación (inicial o/y permanente) o en la animación de comunidades locales (o equipos pastorales), u otro tipo de formación en cuestiones de acompañamiento

Edad mínima de 30 años y máxima 60 años

Disponibilidad de tiempo para los 4 módulos presenciales y para la formación virtual

Disponibilidad para acoger una propuesta de supervisión y tutoría.

Inserción en una comunidad de fe: eclesial, congregacional, etc.

 

PLAN POR ÁREAS

  

PSICOLOGÍA (12-17 marzo 2012)

“La gloria de Dios más grande es el ser humano plenamente vivo…” (San Ireneo)

OBJETIVO GENERAL:

Ayudar a que el participante tenga la sensibilidad y la preparación adecuada en el área de psicología, para ser capaz de percibir la realidad del acompañado y acercarse -en forma efectiva- al lugar sagrado de cada persona.

TEMAS

1. Autoconocimiento y crecimiento personal

1.1 Crecimiento humano y sanación de heridas

1.2 Etapas vitales y crisis existenciales

1.3 Sexualidad y afectividad

1.4 Herramientas para el autoconocimiento (eneagrama, interpretación de sueños y otras)

OBJETIVOS

  • Conocer y profundizar en el autoconocimiento humano de sus aspiraciones y motivaciones más radicales y propiciar el crecimiento y sanación de heridas, para llegar a descubrir la presencia de Dios en lo más íntimo de cada persona.
  • Crecer en información y formación adecuadas acerca de la afectividad y sexualidad, que ayude a integrarlas y desarrollarlas como fuerza esencial.
  • Propiciar el auto conocimiento y crecimiento personal a través de algunas herramientas para la sanación y liberación.

2. Relación consigo mismo, con Dios, con la naturaleza y con los otros

2.1 Relación de ayuda

2.2 Pérdidas y duelos

2.3 Psicopatías

OBJETIVOS

Trabajar los niveles de relación consigo mismo, con los demás, con Dios y con la naturaleza para que el participante crezca como persona integrada y armonizada.

3. Herramientas básicas para el acompañamiento.

OBJETIVOS

Manejar herramientas terapéuticas para el proceso de descubrir y sanar heridas, de reconocer y potenciar el manantial.

FACILITADORES:

Vladimir Serrano

Ana Tibau

 

ANTROPOLOGÍA TEOLÓGICA Y ECLESIOLOGÍA (16-21 abril 2012)

“Y Dios creó a los seres humanos a su imagen; a imagen de Dios los creó, varón y mujer los creó” (Gen1,27)

OBJETIVO GENERAL:

Ofrecer al participante una visión global de la persona humana en su mundo de relaciones (con Dios, con el contexto socio-cultural, con la Iglesia) para comprenderla mejor y promover a través del acompañamiento la experiencia creyente como diálogo incesante entre la realidad y la acción de Dios en ella.

TEMAS:

Antropología teológica y dimensión religiosa de la persona

Objetivo: Adquirir una visión global del origen, misión y destino del ser humano y la humanidad a la luz de la revelación cristiana y profundizar en la dimensión teologal y trascendental de su vinculación con Dios

Contenidos

  • El misterio del hombre solo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado (GS 22).
  • Teología de la Creación.
  • Pecado original y salvación cristiana.
  • El don de Dios ofrecido a todos (Gracia)
  • Escatología

Persona en relación con su contexto externo: culturas, familia, matrimonio, posmodernidad

Objetivo: Hacer un acercamiento a estas realidades frente al fenómeno de la posmodernidad para acompañar a nuestros hermanos/as de cara a los grandes desafíos que nos plantea ser creyente en este contexto

Interculturalidad

Objetivo: Promover en el participante el reconocimiento y respeto de la diversidad social, posibilitarle actitudes para el entendimiento y relaciones entre “los distintos” y frente a “lo distinto” y ofrecerle la apertura a nuevos escenarios, conocimientos y prácticas, como un horizonte de vida.

Eclesiología

Objetivo: Este tema quiere proponer

  • una aproximación al conocimiento del Misterio de la Iglesia que ayude a los participantes a renovarse en su fe y en su compromiso eclesial,
  • un fortalecimiento en su pertenencia eclesial desde el Espíritu del Evangelio
  • una reflexión creyente sobre nuestra misión en la Iglesia y en el mundo confiados en el llamado al ministerio del acompañamiento que Jesús nos hace.

Contenidos:

1. Nos aproximamos al Misterio de la Iglesia

  • Desde la experiencia…hacia la fe
  • Experimentar y creer
  • Unas palabras sobre el Misterio
  • Como es Misterio la Iglesia
  • La Iglesia es la que cree

2. La Iglesia y la eclesiología: un poco de historia

  • La Iglesia prefigurada en el Antiguo Testamento
  • La Iglesia y las eclesiologías en el Nuevo Testamento
  • La eclesiología antigua y medieval
  • La problemática eclesiológica en tiempos del Concilio Vaticano II
  • La reflexión sobre el proceso de la Iglesia en Latinoamérica.

3. Aparecida: una Iglesia que se hace discípula

FACILITADOR:

Federico Carrasquilla

 

ESPIRITUALIDAD (11-16 Junio 2012)

“A nosotros nos lo ha revelado Dios por medio del Espíritu; porque el Espíritu lo escudriña todo, incluso las profundidades de Dios. ¿Quién puede conocer lo más íntimo del hombre sino el espíritu humano dentro de él? Del mismo modo nadie conoce lo propio de Dios sino es el Espíritu de Dios”  (1 Cor 2. 10-11)

OBJETIVO GENERAL

Profundizar la experiencia cristiana como itinerario progresivo del creyente desde su bautismo hasta la plenitud de Jesucristo, a través de un mayor conocimiento de la diversidad de carismas suscitados en la Iglesia por la acción del Espíritu.

TEMAS:

Acompañamiento en y desde la fe

Objetivos

  • Entender el acompañamiento de las personas como una colaboración con el Espíritu, en el camino teologal y eclesial, hacia la unión con Dios.
  • Proporcionar elementos para acompañar procesualmente a las personas y favorecer la experiencia personal de Dios.

Tradiciones y teología espiritual

Objetivo

Iluminar teológicamente los fundamentos y ayudas para comprender el camino de fe del creyente hoy: sus raíces bíblicas, sus implicaciones antropológicas y sus expresiones carismáticas a lo largo de la historia.

Vida religiosa: vocación y búsqueda

Objetivos:

  • Proporcionar elementos que favorezcan la percepción histórica de la vida religiosa como testimonio místico y profético en la Iglesia en fidelidad a los signos de los tiempos.
  • Redescubrir el sentido y la misión de la vida religiosa en el mundo, en la Iglesia de hoy, en América Latina y en el Ecuador

Discernimiento y crecimiento

Objetivos

  • Proporcionar elementos para ayudar a las personas acompañadas en el discernimiento de su propia vocación y para vivir los desafíos de la vida cotidiana como camino de fidelidad a Dios.
  • Aprender a diferenciar las etapas propias del crecimiento espiritual de las personas.
  • Propiciar elementos para acompañar en una óptica que favorezca el ejercicio de la libertad personal y la formación de actitudes en fidelidad al Espíritu.

FACILITADORA:

Mercedes Navarro

 

METODOLOGÍA (10-15 septiembre 2012)

“Acompañar es asistir al largo proceso de gestación de la vida nueva que el Espíritu está creando en otro y estar junto a él, atento a los signos de su proceso”. (Dolores Aleixandre, rscj)

OBJETIVO GENERAL

Ofrecer herramientas teóricas y prácticas para que el/la participante pueda ejercer el ministerio del acompañamiento como un espacio de crecimiento y de ayuda, promoviendo la libertad y el respeto a cada persona.

TEMAS:

Deontología del acompañante

Objetivo: Suscitar la convicción del acompañamiento como un contrato implícito con un horizonte de principios éticos que exige seriedad y fidelidad.

Acompañamiento personal

La entrevista

Transferencias y contratransferencias

Objetivos:

  • Aplicar adecuadamente el arte y las técnicas de acompañamiento que promuevan la responsabilidad personal y el desarrollo del propio potencial.
  • Conocer y aprender a manejar las transferencias y contratransferencias que se suscitan en la relación de ayuda.

Acompañamiento grupal

Objetivo: Proporcionar elementos para acompañar grupos y sus procesos de crecimiento.

FACILITADORES:

  • Carlos Ignacio Man Ging, sj
  • Daniel Ycaza, sj

 

PRÁCTICA:

“En la vida somos peregrinos, caminantes. Debemos sentirnos insatisfechos con lo que somos, si queremos llegar a donde esperamos. Si estamos satisfechos con lo que somos, dejamos de progresar. Si nos convencemos de que somos suficientes, no daremos un paso adelante en la vida. No podemos parar, porque entonces andaríamos para atrás”. (San Agustín)

OBJETIVO GENERAL

Proporcionar a los participantes un acompañamiento a distintos niveles (personal, supervisión y tutorías) para discernir y afianzar en el diálogo, con personas cualificadas, la propia experiencia y el ministerio de acompañamiento recibido como un don.

TEMAS

Acompañamiento personal

Supervisión de la experiencia: relectura del acompañamiento actual.

Tutoría: marcha de la escuela con un responsable de ésta.

Desarrollar el Proyecto con el/a tutor/a

 


 

FORMACIÓN VIRTUAL

  • Inscripciones
  • Rellenar el formulario
  • Pago en efectivo en la CER o por transferencia bancaria
  • Aceptación del compromiso de estudio
  • Entrega del acceso: usuario y contraseña

Contenidos

  • Cinco capítulos en cada módulo
  • Ocho meses mínimo de curso
  • Encuentros presenciales: cinco semanas desde lunes a sábado (inclusive), desde las 08:00 hasta las 17:00

Capítulos:

  • Texto base
  • Textos complementarios entregados
  • Bibliografía opcional
  • Tareas y elaboración de trabajos, a nivel personal y comunitario
  • Evaluación objetiva y en línea

Trabajo final

Síntesis de lo estudiado

Proyecto para la vida

 

Modalidad:

  • Presencial, cinco veces en el año (una semana, de lunes a sábado), (al menos 180 horas)
  • Virtual: Con una formación complementaria (al menos, 100 horas)
  • Experiencial: ser acompañado y acompañar (al menos 20 horas)

 

Acompañantes

Frances Slater

Gloria Inés Giraldo

Rodolfo Erburu

Lourdes Alonso

Herta Haug

Eulalia Ruiz

Jesús Arroyo

Pedro Jesús Arenas

Jesús García

 

Supervisores/as

Eulalia Ruiz

Frances Slater

María Eugenia Ramírez

 

Facilitadores:

Ana y Wladimir Serrano (Psicología, Marzo 12-17)

Federico Carrasquilla, (Antropología, Abril 16-21)

Mercedes Navarro, mc (Espiritualidad,  Junio 11-16)

Carlos Ignacio Man Ging y Daniel Ycaza, sj (Metodología, Septiembre 10-15)

 

Costo:

  • una cuota al contado de 950 dólares
  • dos cuotas de 500 dólares cada una (antes de iniciar y antes de la mitad del curso)
  • tres cuotas de 380 dólares cada una (una antes de iniciar y las otras dos antes de la mitad del curso)
  • descuento de 100 dólares del monto total de tres personas de la misma congregación.

 

Inscripción:

Desde el 4 de febrero 2012 hasta el 5 marzo de marzo 2012

INSCRÍBETE YA

 

Coordinación General

Alexandra medina

Lourdes Alonso

Nardi Torres

Francis Slater

Lorgia Carrión

 

[1] «Tobías dijo a su padre: 'Padre, haré el viaje que me has dicho, pero no conozco el camino de Media'. Le respondió Tobías: 'Hijo, búscate un hombre de confianza que pueda acompañarte, y le pagaremos por todo lo que dure el viaje'. Y Tobías salió a buscar un guía experto que lo acompañase a Media. Cuando salió, se encontró con el ángel Rafael parado, pero no sabía que era un ángel de Dios (...) Tobit le dijo: 'Mi hijo Tobías quiere ir a Media. ¿Puedes acompañarlo como guía? Yo te lo pagaré, amigo'. El respondió: 'Sí. Conozco todos los caminos. He ido a Media muchas veces, he atravesado sus llanuras y montañas; sé todos los caminos...'» (Tob 5,3-4.10)

[2] «El Señor habló a Moisés y le dijo: 'Envía a algunos hombres, uno por cada tribu paterna, para que exploren la tierra de Canaán que voy a dar a los israelitas. Que sean todos principales entre ellos'. Los envió Moisés a explorar el país de Canaán, diciéndoles: 'Subid por este desierto hasta llegar a la montaña. Reconoced el país, a ver qué tal es, y el pueblo que lo habita, si es fuerte o débil, escaso o numeroso; qué tal es la tierra que viven buena o mala; cómo son las ciudades en que habitan, abiertas o fortificadas, y cómo es la tierra, fértil o pobre, si tiene árboles o no. Tened valor y traednos frutos del país'. Subieron y exploraron el país desde el desierto de Sin hasta Rejoh, a la entrada de Jamat. Llegaron al Valle de Eskol y cortaron allí un sarmiento con un racimo de uva, que transportaron con una pértiga entre dos, y también granadas e higos. Al cabo de cuarenta días, volvieron de explorar la tierra y se presentaron a Moisés, a Aarón y a toda la comunidad de los israelitas, en el desierto de Parán, en Cades. Les hicieron una relación a ellos y a toda la comunidad, y les mostraron los productos del país. Les contaron lo siguiente: 'Fuimos al país al que nos enviaste, y en verdad que mana leche y miel; éstos son sus productos. Pero el pueblo que habita el País es poderoso, tiene grandes ciudades fortificadas (...), es de gran estatura, parecíamos saltamontes a su lado, y así nos veían ellos...'» (Num 13,1-28.33).

[3] Dolores Aleixandre. Iconos bíblicos para el acompañamiento

[4] Recogido de numerosos encuentros de vida religiosa organizados por la CER

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265