INAUGURACIÓN DE LA SEGUNDA FERIA

“MANJARES DEL CONVENTO”

“PUEDO Y QUIERO DARME MÁS…”

Ver fotos

Vamos a empezar haciendo memoria agradecida…Hace un año, un proyecto de solidaridad nos llevó a hacer una feliz Alianza con Cáritas, para llevar a cabo la Primera Feria Gastronómica Manjares del Convento. Un esfuerzo compartido para responder a dos necesidades evidentes para nosotros en esos momentos: la de abrir un espacio común de mercado y de ingresos a las comunidades de vida contemplativa - que viven de su trabajo manual- y la de apoyar el crecimiento de una semilla sembrada en los surcos de los campamentos de Puerto Príncipe: una comunidad intercongregacional misionera enviada por la CER el 21 de octubre para acompañar la esperanza del pueblo haitiano.

Estas necesidades inmediatas dieron pie a que el proyecto fueran enriqueciéndose con otros objetivos, no tan emergentes, pero definitivamente esenciales, que hemos querido mantener.

(Poner PPT)

  1. Hacer visible la vida y trabajo de la Vida Consagrada, especialmente de la Contemplativa e Inserta, en intercongregacionalidad.
  2. Buscar medios para mejorar la sostenibilidad económica de la Vida Religiosa, con el propio trabajo
  3. Colaborar solidariamente con el proyecto de la Comunidad Intercongregacional Misionera en Haití -CIM
  4. Vivir la corresponsabilidad económica y la solidaridad intercongregacional desde la formación inicial y en todas las etapas de la Vida Consagrada.

Así, del 15 al 18 de diciembre, organizadores, voluntarios, gente de buenísima voluntad y el público en general, nos dimos cita en el Claustro de San Agustín, en una experiencia de redes tejidas, de entusiasmo y cansancio, de solidaridad compartida intercongregacional e interinstitucionalmente, que nos dejó el sabor de que algo discretamente profético se gestaba.

Recordemos un poco esa experiencia….

(Pasar primera parte del Video “Manjares”)

Los proyectos que tienen de su lado el soplo del Espíritu, no sólo tienen continuidad, sino que crecen y adquieren una fuerza insospechada. Esta primera iniciativa de la Feria de Diciembre dio lugar a un sueño más grande aún: el proyecto “Manjares del Convento” que inspira cuatro iniciativas para este año

  1. Las Canastas de Navidad
  2. La 2ª Feria solidaria
  3. Capacitación a las proveedoras y recetario ¿?
  4. Proveedoras para eventos de la CER
  5. Como posible proyección para el próximo año
  6. Una tienda permanente de los “Manjares”

Las jóvenes que ayudan a preparar el Festival misionero que realizaremos mañana por la tarde, pensaron como lema del evento: “Puedo y quiero darme más”. Y esto de Manjares nos sabe a eso, a “más”. Como los cinco panes y dos peces que se multiplican para alimentar nuestra utopía por una vida religiosa más implicada en lo inter, más solidaria, metiendo las manos en la masa del Reino. Ellas escogieron como símbolo las manos.

¿Para qué sirven las manos?

También pueden expresar PRESENCIA. Para decir, AQUÍ ESTAMOS. Quisiera evocar quiénes estamos aquí reunidos, convocados, aunque físicamente ahora nos estemos en este salón.

(encendemos una vela cada vez)

  • Está presente Cáritas, con rostros y nombres: el P. Joseba Segura, Rafael, Tony Carreras…y de manera especial, el dinamismo de su esposa Carmen Marcen –cooperante de Cáritas- que nos dejó el año pasado, que creyó en este proyecto y lo apoyó incondicionalmente. Desde el cielo, velará por él…
  • Está presente la Vida contemplativa, que con su vocación de amor orante nos devuelve la interpelación por la gratuidad evangélica, en nuestro mundo de eficacias y prisas. Presente con sus manos pero también con sus oraciones.
  • Están presentes los jóvenes formandos de AFICER, con su entusiasmo y deseos de entrega.
  • Están presentes los voluntarios, religiosas/os y laicos, que con su trabajo escondido y desinteresado hacen posible estos pequeños pasos intercongregacionales.
  • Está presente la Vida religiosa inserta, apasionada por la opción de Jesús, los pobres y pequeños
  • Está presente la Orden Carmelita, en la acogida gozosa a nuestra propuesta, ofreciéndonos el espacio y las ganas de colaborar
  • Están presentes los misioneros y misioneras -en este mes consagrado a las misiones- como fuente de inspiración y de dinamismo profético. Y especialmente la CIM, que el 25 de octubre incorporó a dos hermanas más en este sueño
  • Está presente Haití…su pueblo, su dolor, su capacidad de resistencia, su esperanza. El millón de haitianos viviendo aún en carpas y los miles de gestos de ayuda del mundo entero.

Con todos ellos, celebramos esta fiesta de lo inter. La celebramos danzando y cantando

(Presentación del Colegio Spellman)

Algún canto?

No queremos terminar este sencillo gesto de inauguración de la Feria sin evocar unas palabras de nuestras hermanas de la CIM, que pueden ser expresivas y decidoras para nosotros en este mes misionero, en este contexto de la Feria donde QUEREMOS Y PODEMOS DARNOS MÁS.

(Imagen de la comunidad)

“Fraternalmente les decimos que en Haití la vida no es tan dura como se nos la pinta. Si tenemos la ilusión de caminar cercanas a la gente que más lo necesita, sin sentirnos autosuficientes en nada y teniendo el evangelio de Jesús como norma de nuestra vida, descubriremos a cada paso la posibilidad de vivir con radicalidad lo esencial de cada uno de nuestros carismas. Dios clama a través del grito de los más pequeños y olvidados y Jesús está presente en la persona de quien tiene hambre, tiene sed, está enfermo y desnudo. Y no sólo, y aquí ya es una realidad palpable, de manera física, sino también de una manera menos tangible pero también exigente: en el hambre y la sed de justicia, en la desnudez de dignidad, en la enfermedad del conformismo. Si venimos abiertas a descubrir cada día la voluntad de Dios, deben tener la seguridad de que nuestra presencia en Haití es un REGALO DE DIOS. Y nuestra respuesta un gesto normal de gratitud”

Canto Solidaridad

 

BENDICIÓN FINAL (Evocar la fiesta de los apóstoles Simón y Judas Tadeo)