OBSERVACIONES AL PROYECTO DE LEY DE EDUCACIÓN

 

 

1.   MOTIVACIÓN FUNDAMENTAL

Esta ley corresponde a la política educativa en el marco de una de las cinco revoluciones que se propone el gobierno.  El motivo central del Proyecto de Ley de Educación es del Gobierno de turno y se refiere a la “recuperación de rectoría de la Autoridad Educativa Nacional sobre el sistema”[1] y los 22 considerandos demuestran el interés de operativizar la mayoría de principios expresados en la Constitución. 

La educación es reconocida como un derecho de todas las personas a lo largo de la vida, un deber ineludible e inexcusable del Estado constituye un área prioritaria de la política y de la inversión estatal[2]. El Estado se propone realizar una constante y creciente inversión, recuperación y rehabilitación de la infraestructura escolar, eliminación de barreras que impedían el acceso escolar, la selección rigurosa de nuevos docentes y establecer una política salarial que dignifique el trabajo del docente.  Afirma en forma reiterada que “la educación pública será universal y laica en todos sus niveles, y gratuita hasta el tercer nivel de educación superior inclusive”[3]. La calidad educativa es considerada como uno de los 16 principios educativos y para que la educación se juzgada como tal debe ser: “pertinente, adecuada y contextualizada, actualizada, articulada en todo el proceso educativo…..que incluya procesos de evaluación permanentes”[4]. Declara a la educación como un “servicio público” y distingue tres tipos de instituciones educativas: publicas, particulares o fiscomisionales[5], estas  últimas Sólo podrán estar ubicadas en sitios en los que la oferta de la educación pública sea insuficiente.[6]. Y considera que para que el Estado ejerza  la rectoría sobre el sistema educativo éste debe ser: pertinente, inclusivo y universal.[7]  Si el concepto “servicio público” lo ofrece exclusivamente el Estado, la educación fiscomisional y particular es una concesión generosa pero temporal en la medida que no se pueda universalizar el acceso a la educación pública.

 

USO REDUCCIONISTA DE CONCEPTOS CLAVES

2.1. Los conceptos son frutos inmanentes del conocimiento intelectual, en general son el fruto de un complejo proceso de abstracción pero que una vez divulgados su significado corre el riesgo de ser reducido y manipulado.  Bajo este riesgo caen los siguientes conceptos: educación, libertad, cultura, currículum, identidad, laico, comunidad y lo público.

Sin pretender agotar la explicación del amplio significado de la educación como procesos vitales de crecimiento y conocimiento, se puede afirmar que ésta se ubica en la línea de la existencia pues tiene relación con la vocación a crecer en humanidad, personalidad y ciudadanía, por esto la educación no es responsabilidad exclusiva del Estado, bien sabemos que siendo un proceso que se desarrolla durante toda la vida, son varias las instituciones sociales responsables.  Por tanto, sería más apropiado hablar de Sistema Escolar, antes que de sistema educativo.

2.2. Libertad, Desde nuestro punto de vista, el respeto y el fomento de los derechos de los ciudadanos exigen que la Administración Pública, aun en el caso hipotético de que fuera capaz de atender por su cuenta todas las demandas “reales” de los ciudadanos, respete y proteja la libertad de elección. La ley, en congruencia con el texto constitucional, abre la posibilidad de financiar únicamente la educación fiscomisional[8], dejando sin base el apoyo estatal a la educación católica ubicada en zonas marginales fuera del territorio de misiones.

Esto exige dejar de lado un afán de monopolio o quasi-monopolio estatista y fomentar la igualdad real de oportunidades para que las familias puedan elegir en condiciones de verdadera igualdad entre modelos educativos diferentes.

2.3. Cultura, es un concepto que influye en todos los órdenes de la vida de una sociedad, bien se ha expresado en kichwa el concepto de cultura como “causaimanta yachai”. El error radica en considerarlo como un aspecto más, reduciéndolo a las expresiones folkloricas.  La cultura es todo, pero no todo es cultura.

El diseño de todo currículo ha de tomar como referencia central la cultura, con frecuencia se lo confunde con programas y programaciones olvidando que  es el sujeto del currículo es el ser humano como un ser multidimensional… y este olvido del ser desplaza el valor de la formación.

2.4. La identidad, no se configura exclusivamente desde el uso de las lenguas ancestrales.  No se niega que la lengua materna es un factor esencial pero no es el único.  La identidad se configura desde proyectos de vida que exigen autoconciencia, autoaceptación, autoestima y autodeterminación, porque este proceso de autentificación equivale al proceso de configuración de la identidad personal y social. 

2.4. Laicidad, se utiliza un concepto de laico que ya ha sido superado en otras realidades, pues aquí se considera como una generosa concesión el que los alumnos puedan recibir una “una formación equilibrada sobre las diversas religiones y su lugar en la historia”[9], deberá entenderse que la información equilibrada reemplaza a la formación religiosa acorde a las creencias religiosas de los destinatarios.

2.5. Comunidad, es un concepto que expresa un estilo de vida profundamente humana, pues la común – unión es un ideal de vida, en cierta forma es una utopía (en sentido positivo) que no se lo puede reducir a lo comunal; es más, se lo asocia en forma impropia a la condición rural e indígena de la región andina.  Es preferible nombrar otras instancias asociativas más reales.

2.6. Lo público, en el ámbito teórico de las relaciones públicas se puede concebir de dos modos: como colectivo permanente ó como colectivo situacional que varios autores los usan como sinónimos de lo público. Según el texto de la Ley de Educación, se usa el concepto de lo público con un sentido excluyente, pese que el interés de estos “públicos” es común.

2.7. El Estado – nación moderna es un concepto que para el ciudadano común tiene un peso enorme como una forma de racionalidad única, de tal forma que pensar en forma distinta es atentar contra este aparato estatal.

La construcción de una visión desde conceptos reducidos genera una racionalidad de gobierno que termina homogeneizando todos los colectivos que integran el Estado.

 

POTENCIALIDADES Y VULNERABILIDADES

3.1. Potencialidades

El proyecto regula la educación en el marco del buen vivir, la interculturalidad y la plurinacionalidad[10], matiza en forma reiterada la centralidad de la persona y la finalidad primordial es “el desarrollo de la personalidad… para convivir en una sociedad interculturalidad y plurinacional, democrática y solidaria para ejercer sus derechos y cumplir con sus obligaciones”[11], con vocación transformadora y actitud de cuidado frente al uso racional de los recursos naturales.  Se trata de una educación centrada en el valor de la persona y propone la formación ciudadana.

Reconoce la educación como un derecho humano fundamental y a la vez condición necesaria para el ejercicio de los otros derechos humanos y compromete al Estado para que la asuma como inversión que posibilita el acceso incluyente a un servicio educativo de calidad.

Acerca de la evaluación del aprendizaje  se detecta una visión humanista alternativa, esto exigirá un cambio de mentalidad por parte de los actores sociales de la comunidad educativa, especialmente de los docentes.

La mayor parte de artículos expresan la voluntad de un cambio radical en la orientación y la organización educación ecuatoriana.

 

3.2. Vulnerabilidades

Acerca de la evaluación.-  al referirse a la participación de los padres de familia en la evaluación a los docentes y en la gestión técnica, pedagógica y administrativa[12]. La participación debería  estar precedida y acompañada de un proceso formativo, estar encauzadas en el marco de un organismo de participación.  

Acerca de los nuevos niveles de la organización del sistema educativo. Los cuatro niveles  rompen tanto el paradigma como la hegemonía tradicional, por tanto se prevé la implementación será traumática y costosa porque implica romper con poderes de facto, realizar procesos de capacitación, remover personal y financiar instalaciones. Este proceso de transformación radical podría romper  con algunos procesos educativos valiosos.

Acerca de la libertad de escoger…. “escoger el tipo de institución educativa que consideren conveniente para sus representados acorde a sus creencias y principios” (art. 11, literal b).  Al no señalar que las creencias son de tipo religioso se puede percibir una fuerte tendencia laicisista que puede constituirse en razón para excluir a establecimientos considerados “no públicos” del apoyo estatal.

Lo fiscomisional es un término utilizado para referirse a los tipos de establecimientos (art. 345) y los define como instituciones educativas que “están constituidas y administradas por organizaciones o congregaciones religiosas. Solo podrán estar ubicadas en sitios en los que la oferta de la educación pública sea insuficiente. Contarán con financiamiento total o parcial del Estado, con la condición de que se cumpla el principio de gratuidad, en igualdad de oportunidades para el acceso y la permanencia, de que rindan cuentas de sus resultados educativos y del manejo de los recursos y de que respeten la libertad de creencias de las familias”.[13]

En el art. 348 de la Constitución afirma que el Estado “podrá apoyar financieramente a la educación fiscomisional… siempre que cumplan con los principios de gratuidad, obligatoriedad e igualdad de oportunidades rindan cuentas de sus resultados educativos y del manejo de los recursos públicos…”

Y en el[14] quinto considerando del Decreto Ejecutivo 1780 del 12 de junio del 2009 señala que el “gobierno se obliga a respetar el carácter propio de los centros educativos; y, por su parte, la iglesia se obliga a que ellos se sujeten a las leyes, reglamentos y programas de estudios oficiales, sin perjuicio del derecho de la iglesia para dar, además, a dichos planteles carácter y orientación católicos.

 

4. OBSERVACIONES ESPECÍFICAS

a)   En el Considerando referente al Art. 29 de la Constitución, el concepto “creencias” no se debería generalizar, sino que debe precisarse como “creencias religiosas”.

b)   En el Capítulo III Derechos y obligaciones de los estudiantes. Art.7- Derechos – debe incluirse un literal que diga: “Ser respetado por sus creencias y expresiones religiosas”.

c)   En el Capítulo IV Derechos y obligaciones de los profesores Art.9 - Derechos.- al literal  “c) Expresar libre y respetuosamente su opinión” debería añadirse: “y sus creencias religiosas”.

d)   En el Capítulo V Derechos y obligaciones de las madres y padres de familia y/o representantes legales. Art. 11 - Derechos.- Al literal “b) Escoger el tipo de institución educativa que consideren conveniente para sus representados acorde a sus creencias y principios” debe añadirse “religiosos”.

e)   En el Capítulo III de los niveles educativos. Art.27- de los estándares y ejes de los niveles.- “la Autoridad Educativa Nacional determinará los estándares y ejes curriculares, basados en los principios de esta ley, para todos los niveles del sistema educativo nacional a fin de garantizar una educación equitativa, de calidad y calidez para todos los estudiantes”. Debe añadirse: “lo que no anula la autonomía institucional para promover y desarrollar innovaciones educativas y curriculares que busquen la excelencia académica”.  

f)    En el Capítulo V De la Autoridad Educativa Nacional. En el literal p) “Aprobar estatutos de entidades educati­vas, de investigación pedagógi­ca y de otras relacionadas con el ramo; Luego de educativas debe añadirse “y proyectos

 

5. RECOMENDACIONES CLAVES:

a)   Insistir porque en la Nueva Ley de Educación se respete  el Modus Vivendi que rige las relaciones Estado-Iglesia, los contratos, decretos supremos o ejecutivos, convenios con misiones, comunidades religiosas y planteles particulares de educación católica para no perder las siguientes prerrogativas concedidas.

b)   Conquistar el derecho a participar en la elaboración del Reglamento General a esta ley de educación y en ese proceso se debería regular los intereses no negociables de la educación católica y que se amparan en los contratos, decretos y convenios especiales.

c)   Los intereses no negociables son: el derecho a realizar procesos educativos fundamentados en la identidad carismática, la corresponsabilidad del Estado en el sostenimiento económico de las instituciones educativas con equidad social; el derecho a designar al personal de acuerdo a los principios de la educación católica y el derecho a participar en el Consejo Nacional de Educación a través de la CONFEDEC.

 


[1] Exposición de motivos, séptimo párrafo

[2] Primer considerando relacionado con el art. 26 de la Constitución

[3] Tercer considerando y relacionado con el art. 28 de la Constitución

[4] Art. 3

[5] Art. 39

[6] Art. 42

[7] Art. 5

[8] Arts. 41 y 42

[9] Art. 3 lit. e

[10] Art. 1

[11] Art. 2

[12] Art. 11, literal d

[13] Art. 42.- Capítulo VIII DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS

[14] Considerando del Decreto Ejecutivo 1780 del 12 de junio del 2009

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265