Identidad de la Vida Religiosa Masculina

en su compromiso pastoral

REFLEXIONES DE LA CER PARA LA CEE

Quito 19 de octubre de 2004

Tema

Fidelidad de la vida religiosa masculina a su propio carisma, manteniendo su identidad en el servicio y misión eclesial.

Iluminación

Estamos llamados (varones y mujeres consagrados) a vivir el encuentro con Cristo (como la samaritana: Jn 4,6) y con las personas sufrientes (como el samaritano: Lc 10, 31-33), por encima de todo compromiso pastoral buscado o encomendado.

La iglesia Madre y Maestra, campo de acción y misión para los consagrados (EN 8 y 24). Nuestros fundadores siempre están en comunión con la Iglesia, y siempre son voz profética dentro de ella.

La VC se ha reencontrado con la Palabra (VC 81 y 94).

“Renacer al entusiasmo y recuperar la fantasía creadora de los orígenes en los nuevos contextos y respondiendo a nuevas necesidades” (VC 37).

“La VC se siente bloqueada cuando existe un sistema eclesiástico cerrado que desconfía y recela (tanto a nivel de la Iglesia universal como de las iglesias particulares) de la libertad evangélica que tantas veces anima a la VC” (Preparación Congreso VC, 2004).

Cuestionamientos (Inquietudes-Aspiraciones)

La vida religiosa masculina está formada por hermanos sacerdotes y laicos.

Históricamente ha habido momentos con “clases sociales” por la condición clerical.

En muchas ocasiones, los religiosos son valorados por su función pastoral y por las responsabilidades que pueden ejercer dentro de la diócesis o parroquia. Incluso, a veces “pierden” su condición de religiosos al sobreponer la de sacerdotes.

“No debemos dar por supuesto más que lo que vivimos”: las actividades pastorales, con frecuencia, acaparan la atención y el tiempo de los religiosos, de tal manera que su identidad religiosa queda para un segundo plano en la vida comunitaria, formación permanente en la VC, vida contemplativa, etc.

Ejercicio minorítico del ministerio ordenado, con primacía en la pertenencia a su comunidad religiosa, en obras de misericordia con los que más sufren (“derramando sobre sus heridas el aceite de nuestra contemplación”) y sin signos de poder, siempre en diálogo con los otros pastores (especialmente obispos), manteniendo la “prudencia” a la hora de aceptar cargos y estructuras.

Desafío: cambiar las prioridades para promover las dinámicas de la proximidad compasiva y retomar el Evangelio como primera norma.

La VC si opta por el conformismo pierde su profetismo y si opta por el profetismo se ve excluida. ¿Obediencia a la Iglesia o fidelidad al Espíritu y el carisma de VC?

Pregunta

Los compromisos pastorales de los religiosos (varones) y su condición de sacerdotes, ¿hasta dónde anulan o potencian la identidad de su consagración?.

 

Contador de Visitas

contador

Av. Garcia León 215(Oe4-33) Ruiz de Castilla 593 2 3202759 / 3202193 / 3202265